Capítulo 8 Gobernar Su Propia Casa

“Que gobierne bien su casa . . .
pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa,
¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?” 
—1 Timoteo 3: 4-5

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

Muchos hombres sienten que es su responsabilidad castigar o regañar a otros que pecan, especialmente a sus esposas. Las Escrituras nos enseñan de manera diferente y nos dicen que nos daremos cuenta de las consecuencias adversas de estas acciones orgullosas. El esposo debe ser la autoridad sobre la esposa, esto es cierto, pero ¿y si la esposa se rebela? ¿Entonces debemos castigarla como hacemos con nuestros hijos? Proverbios 10:12 dice: “El odio crea rencillas, pero el amor cubre todas las transgresiones”. Y 1 Pedro 4:8 dice: “Sobre todo, sean fervientes en su amor losunos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados”.

Disciplina. La disciplina se menciona 90 veces en el Antiguo Testamento. La disciplina, dice la Escritura, es para entrenar, corregir y castigar. Dios es el Padre, y nosotros somos Sus hijos. La relación de Cristo con la iglesia es nuestro ejemplo de una relación adecuada entre marido y mujer. “Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia,  siendo Él mismo  el Salvador del cuerpo” (Ef. 5:23). Entonces, ¿qué hace Cristo para disciplinar a la iglesia? No vemos disciplina de Cristo; Toda disciplina viene de Dios nuestro Padre. En cambio, desde nuestro Señor Jesús, vemos el epítome del amor. “Maridos, amen a sus esposas, así como Cristo también amó a la iglesia y se dio El mismo por ella. . . ”(Ef. 5:25). Este amor es lo que nos acerca a Él; habla a nuestros corazones y es la razón por la cual deseamos obedecerle. “Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo” (Ef. 5:24).

Proverbios. Las referencias a la disciplina se encuentran 36 veces en Proverbios y casi siempre se usan para darnos instrucciones sobre la relación entre padres e hijos. Aunque hay muchas Escrituras que se refieren a los esposos y sus esposas en la Biblia, ninguna instruye al esposo para que discipline, regañe o castigue a su esposa.

Conocer el amor.  Pablo siguió el ejemplo de nuestro Señor y vivió el amor por aquellos en la iglesia. Él escribió: “Pues por la mucha aflicción y angustia de corazón les escribí con muchas lágrimas; no para entristecerlos, sino para que conozcan el amor que tengo especialmente por ustedes. . . ustedes más bien deberían perdonarlo y consolarlo, no sea que en alguna manera este sea abrumado por tanta tristeza. Por lo cual les ruego que reafirmen su amor hacia él” (2 Cor. 2:4–8). ¡Esto es tan importante! “Sana a los quebrantados de corazón. . . ”(Sal. 147: 3).

Alentados a amar.  Pero, ¿no se les manda también a las mujeres amar a sus esposos? No, ellas deben ser animadas a amar a sus esposos y a sus hijos por las “Mujeres de Tito” mayores. “Así mismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta. . . enseñen lo bueno, para que puedan instruir (exhortar) a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos . . ” (Tito 2:3–4). El movimiento feminista ha cambiado la forma de pensar de todos. A menos que lo que esté hablando o refiriéndose sea unisex, no es “políticamente correcto”. Esto ha dado como resultado que los pastores, los programas de radio y televisión Cristianos y las publicaciones Cristianas tengan mucho cuidado de no violar esta nueva forma de pensar. Pero Dios dijo: “Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y hembra” (Marcos 10:6). Necesitamos enseñar a nuestros hijos e hijas a comprender y estar satisfechos con sus diferencias entre hombres y mujeres, ya que así es como Dios los creó.

Honra y obedece. A los niños nunca se les manda amar a sus madres o padres; se les ordena honrar y obedecer. “Hijos, obedezcan a sus padres en el Señor, porque esto es justo” (Ef. 6:1). “Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te ha mandado. . . ”(Deut. 5:16). A los niños se les ordena 15 veces en la Biblia que honren a sus padres. Es el quinto de los Diez Mandamientos. ¿Estás entrenando a tus hijos a seguir este mandamiento? ¿Podría tu comportamiento estar causando que tropiecen? “Mejor le sería si le colgara una piedra de molino al cuello, y fuera arrojado al mar, que hacer tropezar a uno de estos pequeños” (Lucas 17:2). ¿Es usted un borracho, un perezoso o un amante de sí mismo cuyo único propósito es jugar? (Consulte el Capítulo 14, “Instrucciones del Padre”, para obtener más información).

Concede su honor. “Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas.” (1 Ped. 3:7).

Ama a tu esposa.  A las esposas se les ordena someterse y respetar a sus esposos. No se les manda a amarnos ni a honrarnos. Sin embargo, a los esposos se nos manda a amar y a honrar a nuestras esposas.

Ama a tu propia esposa como a tí mismo. “En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su mujer como a sí mismo, y que la mujer respete a su marido.” (Ef. 5:33)

Amen sus esposas. “Maridos, amen a sus esposas, así como Cristo también amó a la iglesia y se dio El mismo por ella. . .” (Ef. 5:25)

Ama a tu propia esposa. “Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. . .” (Ef. 5:28). ¿Significa esto que debemos amarnos a nosotros mismos antes de que podamos amar a nuestras esposas? No. Dios nos dice que todos nos amamos a nosotros mismos: “El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia. . .” (Ef. 5:29). Si te amas a ti mismo más de lo que deberías, entonces solo eres un ejemplo de hombre en los últimos días: “Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. Porque los hombres serán amadores de sí mismos . . .” (2 Tim. 3:1-2).

Ama a tu esposa. “Maridos, amen a sus mujeres y no sean ásperos con ellas.” (Col. 3:19)

Amamos porque Él nos amo primero. El fundamento del amor se encuentra en 1 Juan 4:19: “Nosotros amamos, porque Él nos amó primero”. El ejemplo de Cristo hacia nosotros es lo que debemos seguir. “Porque has sido llamado para este propósito. . . Dejándote un ejemplo para que sigas en Sus pasos” (1 Pedro 2:2). Una esposa no puede dar amor sin ser amada primero.

Cuando damos nuestro amor primero, solo entonces nuestras esposas pueden aprender a amarnos. El amor motiva la sumisión y el respeto. De la misma manera, cuando crecemos más enamorados de nuestro Señor, nos sentimos motivados a una vida justa. ¿Tu esposa te respeta, te ama y se somete a tí? Si no, ¿podría ser debido a una expresión inadecuada de tu amor por ella? Tu amor es evidente en la forma en que miras a tu esposa, en las palabras de amor que le hablas, en tu toque de amor y en el tiempo que pasas con ella. ¿Tu esposa siente tu amor?

Además, note que las palabras de amor vinieron antes del toque de amor. Hombres, tenemos la costumbre de no decir las palabras amorosas que nuestra esposa quiere escuchar, pero esperamos que responda a nuestro contacto. Nuestras esposas pueden rogarnos (en sus corazones) que digamos que las amamos. Algunos de nosotros decimos que las amamos y, sin embargo, no les hablamos. ¿Su esposa está constantemente pidiendo hablar con usted? Hablar, lo que significa que realmente participas y compartes la conversación. Aprende a ser un buen oyente primero, y luego comenta sobre lo que ella ha dicho. Si ves a un hombre que no está recibiendo afecto de su esposa, puedes estar seguro de que no le está mostrando el amor apropiado.

Si la amas, muéstraselo. Deja de fingir que la amas solo porque la cuidas o porque se lo dices. “No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor, siendo hombre de doble ánimo (que duda), inestable en todos sus caminos.” (Santiago 1:8). El amor es una acción. Veamos el capítulo 13 de 1 Corintios para averiguar más sobre el amor.

¿Qué es entonces el amor? Miles de autores, escritores de películas y directores de cine nos han proporcionado lo que creen que es el amor. Vayamos al Autor del Amor para la descripción verdadera: “Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento; y si tuviera toda la fe, como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy. Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha. El amor es paciente, es bondadoso. El amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no es arrogante. No se porta indecorasamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido, no se regocija en la injusticia, sino que se alegra con la Verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser” (1 Cor. 13:2–8). El amor es más que solo decir que amas a tu esposa; Son tus acciones o reacciones hacia ella. Averiguemos más sobre cómo actuar nuestro amor.

El Amor Nunca Falla

El amor es paciente. La paciencia, que parece escasear entre muchos de nosotros, es una reacción y, por lo tanto, es muy importante que aprendamos a reaccionar con paciencia a nuestras esposas. “Y les exhortamos, hermanos. . . animen a los desalentados, sostengan a los débiles, y sean pacientes con todos” (1 Tes. 5:14). ¿Notaste que este versículo también dice “sostengan a los débiles”?

Hombres, ¿eres culpable de no ayudar a tu esposa con las tareas que necesita hacer debido a tu pereza? Dios te dio fuerza física que no le dio a tu esposa. Las mujeres que tienen esposos que no las ayudan generalmente recurren a todo tipo de formas para realizar el trabajo. Aprenderán a hacerlo ellas mismas, le pedirán a un vecino o esperarán a que sus hijos crezcan lo suficientemente fuertes como para ayudarlas. ¿No es patético?

Por supuesto, muchos de nosotros somos rápidos en acusar a nuestras esposas de molestarnos cuando nos recuerdan algo que prometimos hacer días, semanas, meses o incluso años atrás. Incluso podemos reírnos de este comportamiento con nuestros amigos. ¡Y luego nos preguntamos qué pasó cuando nuestras esposas se amargan! “La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida.” (Prov 13:12)

Nuestro siguiente paso generalmente es juzgar esa amargura en nuestras esposas como pecado. Hermano, ¿eres rápido para juzgar a tu esposa? “No juzguen a nadie, para que nadie los juzgue a ustedes. Porque tal como juzguen se les juzgará, y con la medida que midan a otros, se les medirá a ustedes. ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Déjame sacarte la astilla del ojo”, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano.” (Mat. 7:1–5). Dios no le ordenó a su esposa que no se amargue hacia usted, pero Él le ordenó que usted no se amargue con ella. “Maridos, ame cada uno a su esposa y nunca la trate con aspereza.” (Col. 3:19).

El amor es bondadoso. Parece que olvidamos que la amabilidad nos ayuda mucho cuando tratamos con nuestras esposas. ¿No es por eso que tu esposa se casó contigo? ¿Elegiría casarse con alguien que luego sería cruel con ella? “El siervo del Señor no debe andar peleando, sino que debe ser bondadoso con todos, capaz de enseñar, y paciente con las personas difíciles. . . ” (2 Tim. 2:24). Cuando tenga una conversación con su esposa, déle toda su atención, mire a los ojos y hable con ella de una manera amable y gentil. La mayoría de nosotros no escuchamos ni comentamos lo que dicen nuestras esposas; entonces, de repente, ladramos nuestra respuesta. La no participación generalmente resultará en que nuestras esposas nos griten.

¿Parece tu esposa repetir lo mismo una y otra vez? Cuando esto sucede, obviamente no le has demostrado que la has escuchado al responderle, asintiendo con la cabeza, gruñendo o lo que sea. Hombres, sabemos que con demasiada frecuencia estamos “separados”, en “otro mundo”. Creemos que es nuestro derecho volver a casa para encontrar paz y tranquilidad; Es nuestro lugar para relajarnos, descansar. No queremos ser molestados al escuchar otra cosa, ¿verdad? Hombres, asegúrese de sintonizar con su esposa en lugar de con la televisión o el periódico. Por supuesto, nuestra excusa es que “nunca me dejará en paz hasta que se salga con la suya. ¡Ella no solo quiere que escuche!” Intenta escuchar, comentar y responder durante tus conversaciones con ella y ver qué sucede. Se supone que nuestras esposas están bajo nuestra autoridad y nuestra protección. No hagamos que sea tan difícil para ellas estar bajo nuestra autoridad y ser obedientes a la Palabra de Dios.

Una vez más, debemos recordar que las mujeres son diferentes a los hombres. No se limitan a “llegar al punto”; Tienden a tomar la “ruta escénica” en la conversación. Sin embargo, todavía se nos ordena ser pacientes y comprensivos con ellas. “Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas.” (1 Pedro 3:7). Cuando su esposa no siente que usted entiende, ella le dirá eso o se irá rota. “Un corazón alegre es una buena medicina, pero un espíritu quebrantado seca los huesos” (Prov. 17:22). “El espíritu del hombre puede soportar su enfermedad, pero el espíritu quebrantado, ¿quién lo puede sobrellevar?” (Prov. 18:14). ¿Cómo ha sido su rostro últimamente? “El corazón gozoso alegra  el rostro, pero en la tristeza del corazón se quebranta el espíritu” (Prov. 15:13).

El amor no actúa de manera impropia. Actuar de manera impropia se ha convertido en un lugar común en muchos de nuestros hogares. Las “escenas” principales o los “despotricados y desvaríos” aparecen con demasiada frecuencia. ¿Tienes control sobre tu espíritu? Ama a tu esposa lo suficiente como para controlar tu espíritu. No espere que su esposa controle su espíritu hasta que usted pueda controlar el suyo. “Como ciudad invadida y sin murallas es el hombre que no domina su espíritu” (Prov. 25:28). Tú eres su líder; Ella es la vasija más frágil.

El amor no busca lo suyo. Se alienta a los hombres de la sociedad actual a “hacer lo suyo” y “simplemente hacerlo”. No hace mucho tiempo, esa actitud se habría considerado egoísta y egocéntrica. La Palabra de Dios nos devuelve a la verdad: el egoísmo solo cosechará tristeza y arrepentimientos. “No hagan nada por egoísmo (rivalidad) o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo. . . ” (Fil. 2:3). Considere la responsabilidad que tiene de administrar su hogar, amar a su esposa e instruir y capacitar a sus hijos. Si estamos haciendo todo lo que Dios manda, ¿cómo podemos tener tanto tiempo libre para practicar deportes, ver televisión, cazar o jugar con pasatiempos? Es, obviamente, porque buscamos nuestros propios intereses y deshacemos muchas de nuestras responsabilidades sobre nuestras esposas.

El amor no es provocado. ¿Qué tan corto es tu fusible? ¿Eres rápido para volar de la manija? ¿Es la mayor parte de lo que dice expresado en una voz elevada? “El hombre irascible provoca riñas, pero el lento para la ira apacigua pleitos.”(Prov. 15:18). “Mejor es el lento para la ira que el poderoso, Y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad” (Prov. 16:32). “La discreción del hombre le hace lento para la ira, Y su gloria es pasar por alto una ofensa.” (Prov. 19:11). Debemos aprender a controlar nuestras emociones y practicar la discreción cuando estamos ofendidos o decepcionados. A los que nacen en la realeza se les enseña desde una edad temprana a controlar sus sentimientos y emociones en público. ¡Somos hijos adoptivos del Rey! Por lo tanto, debemos actuar en consecuencia en presencia de otros, especialmente de nuestras esposas.

El amor soporta todas las cosas. Las cargas que llevamos como esposos y padres a veces pueden parecer abrumadoras; No seas demasiado orgulloso para correr hacia Él. “Bendito sea el Señor, que cada dia lleva nuestra carga, el Dios que es nuestra salvación. Selah” (Sal. 68:19). “Porque esto halla gracia, si por causa de la conciencia ante Dios, alguien sobrelleva penalidades sufriendo injustamente” (1 Pedro 2:19). Muchos hombres corren a sus esposas en busca de ayuda. Otros corren a otra mujer, a la botella, o a las drogas para pedir ayuda. ¡Recuerda correr a Él y solo a Él!

El amor cree todas las cosas. A veces, seguir las Escrituras, cuando se trata de tratar con nuestras esposas, requiere mucha fe, ¡pero Dios nos promete que no nos decepcionaremos! “. . . Porque con el corazón se cree, para justicia, y con la boca se confiesa, para salvación” (Rom. 10:10). Pues la Escritura dice: “. . . Todo el que confíe en Él no sera jamás defraudado” (Rom. 10:11). ¡Confíe en nuestro Creador y en el Autor de la vida para un cambio real!

El amor espera todas las cosas. ¿Te describirías como una persona positiva o negativa? Tal vez puedas engañar a otros para que crean que eres una persona muy optimista, pero ¿qué diría tu esposa si le pidieran que te describiera? ¿Tienes fe? Eso es lo que es una actitud positiva: la fe. “Ahora bien la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). “Debes saber que así es la sabiduría para tu alma; si la hallas, entonces habrá un futuro y tu esperanza no sera cortará ”(Prov. 24:14).

Si le falta fe, busque la Palabra de Dios, estudie detenidamente y medite en ella. “¡Cuán bienaventurado es el hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores. Ni se sienta en la silla de los escarnecedores! Sino que en la ley del Señor está su deleite, Y en Su ley medita de día y de noche! Será como árbol plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo y su hoja no se marchita; en todo lo que hace, prospera.” (Sal. 1:1).

El amor perdura sobre todo. Cuando sentimos que estamos al final de nuestra cuerda, Dios nos anima a aferrarnos a él. “Pero el que persevere hasta el fin, ese será salvo” (Mateo 24:13). “Y ustedes serán odiados de todos por causa de mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ese será salvo” (Marcos 13:13). La mayoría de nosotros sufrimos ciertos tipos de dificultades, sin queja, como un hombre debería. Pero si nos examinamos a nosotros mismos, podemos encontrar áreas en las que no podemos “soportar”, áreas en nuestras vidas en las que estamos actuando como bebés o que renuncian.

Hombres, tenemos que actuar como hombres; debemos ser ejemplos para nuestros hijos, hijas, esposas y para esta sociedad que acepta afeminados. Tenemos que demostrar, a través de nuestro ejemplo, lo que dicen las Escrituras. “Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, porténse varonilmente, sean fuertes” (1 Co. 16:13). “¿O no saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se dejen engañar; ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los difamadores ni los estafadores heredarán el reino de Dios ” (1 Cor. 6: 9-10).

El amor nunca falla. ¡Esta es una de las grandes promesas de Dios de que su amor por nosotros y nuestro amor por los demás, especialmente por nuestras esposas, nunca fallarán! “El odio crea rencillas, pero el amor cubre todas las transgresiones” (Prov. 10:12). Hay un orden apropiado para todo, ya que Dios es un Dios de orden. Solo necesitamos ver el orden perfecto del universo, el orden perfecto de las estaciones y los días para ver el orden de Dios. Dios también estableció el orden de autoridad: “Pero quiero que sepan que la cabeza de todo hombre es Cristo y la cabeza de la mujer es el hombre y la cabeza de Cristo es Dios” (1 Corintios 11:3). Así que Dios está sobre Cristo, Cristo está sobre el hombre, el hombre está sobre la mujer y los padres sobre los niños. Lo interesante a tener en cuenta es que todo amor debe darse desde arriba, no desde abajo. El amor es iniciado por la figura de autoridad, y, si se da de manera adecuada, es respondido y correspondido por aquellos bajo autoridad. “El que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor” (1 Juan 4:8).

Dios es el origen del amor. “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8). Dios declara su amor por nosotros y también demuestra su amor por nosotros. Nosotros, de la misma manera, debemos decirle a nuestras esposas que las amamos y luego demostrarlo con nuestras acciones como se indica en 1 Corintios 13. Pero, ¿cómo debemos poseer el amor apropiado para nuestras esposas? “. . . y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el conocimiento, para que sean llenos hasta la medida de toda la plenitud de Dios” (Ef. 3:19). Primero debemos conocer y experimentar el amor de Cristo. ¿Cuándo fue la última vez que corriste a Él por tu amor? Todos necesitamos amor. ¿De dónde obtienes tu amor cuando te estás quedando vacío? Muchas veces, cuando no recibimos el amor que nos gustaría recibir de nuestras esposas, nos volvemos fríos hacia ellas o completamente ruines.

Hombres, no culpen a su esposa si ella no satisface sus necesidades; lo más probable es que estés cosechando lo que has sembrado por tu falta de amor por ella. Recuerda, debes obtener tu amor de Cristo y darle ese tipo de amor a tu esposa. Entonces ella responderá dándote el amor que deseas de ella. “Maridos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se dio El mismo por ella. . . ” (Ef. 5:25). “Porque si ustedes aman a los que te aman, ¿qué recompensa tienen? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de impuestos?” (Mat. 5:46). “Si aman a los que los aman, ¿qué mérito tienen? Porque también los pecadores aman a los que los aman” (Lucas 6:32). ¡Darle a nuestras esposas amor cuando no lo merecen (amar a los que no son amados) es de lo que trata el amor como el de Cristo!

Amor inagotable. “¿Dónde hay otro Dios como tú? . . porque Tú te deleitas en mostrar tu amor inagotable” (Mic. 7:18). Comience a demostrar su amor inagotable por su esposa e hijos demostrando, con su hablar y sus acciones, que los ama en todas las situaciones. Asegúrate de que sepan que siempre los amarás.

Cómo Amar Realmente a Tu Esposa.

Ámala con tu tiempo. Cuando nos gusta alguien, disfrutamos pasar tiempo con él o ella. ¿Dónde se pasa la mayor parte del tiempo? Cuando da prioridad a todo lo que es importante para usted, ¿dónde encaja su esposa? La mayoría de nosotros somos culpables de perder demasiado tiempo precioso en cosas que no significarán absolutamente nada en los próximos años. Cuando pasas tiempo con ella, ¿a dónde vas o qué haces? ¿Siempre eres tú quien decide dónde irás o qué harás? ¿Le da tiempo a su esposa para hacer las cosas que a ella le gusta hacer, o espera que ella sea la única que cuide a los niños mientras lo espera en su casa mientras usted hace lo suyo? ¿Le da algo de su tiempo para arreglar, hacer o mover cosas, o su “Lista cosas por hacer, Querido” es más como una lista de “Mi marido Nunca lo Hará”. Demuéstrale a tu esposa que la amas dándole tu tiempo y atención.

Ámala con tus ojos. A pesar de que nuestras vidas pueden ser apresuradas, estresantes, demasiado plenas y demasiado agotadoras, debemos tomarnos el tiempo de mirar amorosamente a los ojos de nuestra esposa. ¡Ella necesita saber que ella es la niña de tus ojos! David deseaba esto de parte del Señor en el Salmo 17:8: “Guárdame como a la niña de tus ojos. . . ” Todas las actividades que parecen mantenernos tan ocupados son generalmente temporales; por lo tanto solo tienen valor temporal. “. . . al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (2 Cor. 4:18).

Baje el periódico o la revista, aléjese de aquello con lo que está haciendo ajustes, apague la televisión y preste atención a su esposa. Mírala a los ojos y sorpréndele preguntándole algo como: “¿Cómo estuvo tu día, cariño?” Luego prepárate para mostrarle tu amor siendo paciente y escuchando. Mantén el contacto visual con ella y responde asintiendo con la cabeza y haciendo comentarios breves como: “Eso es genial”, “¿Lo hizo realmente?” “Ojalá hubiera visto eso”, etc. Esto puede sonar tonto, pero la mayoría de nosotros Nos hemos vuelto tan complacientes con nuestras esposas, después de años de matrimonio, que necesitamos una lección básica de comunicación! A menudo usamos habilidades de comunicación adecuadas con los demás, pero las descuidamos con nuestras esposas.

Ámala con tu toque. El tacto es muy importante, ya que es capaz de ofrecer tanto confort como poderes curativos. ¿Qué tipo de toque le das a tu esposa? ¿Solo la tocas cuando quieres tener íntimidad? ¿La haces sentir barata al agarrarla en áreas embarazosas? ¿Qué le dice tu toque a ella? ¿La consuela abrazándola cuando está llorando, especialmente cuando usted fue quien la lastimó? ¿Puede confiar en ti lo suficiente como para decirte lo que la ha lastimado, sabiendo que lo entenderás? Maridos, seamos honestos. Cuando nuestras esposas nos dan el “hombro frío”, es casi siempre porque están reaccionando a nuestro comportamiento inapropiado hacia ellas. A la mayoría de nosotros no nos importa mirar las semillas despreocupadas que hemos sembrado y, si lo hacemos, tendemos a poner mala cara o enfurruñarnos en lugar de ser lo suficientemente hombres para sembrar una buena semilla. Siembre la “semilla” de un toque amoroso y disfrute de la cosecha de una esposa amorosa y cariñosa.

Ámala con tu consuelo. “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que también nosotros podamos consolar a los que están en cualquier aflicción, dándoles el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios.” (2 Cor. 1:3). ¿Conoces a tu esposa cuando está herida o cuando llora? La verdad es que nosotros, los hombres, muchas veces somos indiferentes a las lágrimas de nuestras esposas. Tal vez es porque sentimos que sus lágrimas nos han manipulado en el pasado y, como no queremos caer en eso otra vez, seguimos siendo fríos. Hombres, no pierdas la oportunidad de consolar a tu esposa. Estos son momentos de valor incalculable que se pueden usar para atraerlos a la unidad que desean. Tu esposa no querrá tener intimidad contigo cuando se sienta emocionalmente distante de ti. Haz que sea fácil para ella amarte al consolarla cuando le duele.

Ámala con honor. El honor se define como “tener una alta consideración”. Debemos considerar a nuestras esposas como dignas de honor, honor que ya deberíamos mostrarles. “Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas.” (1 Pedro 3:7). Recuerda, al mostrar honor a nuestras esposas, traemos gloria a Dios. Cuando no les damos a nuestras esposas este tipo de respeto, estamos deshonrando a Dios y su Palabra. Estamos diciendo que somos cristianos, pero nuestras obras lo niegan. “Profesan conocer a Dios, pero por sus hechos lo niegan, siendo abominables y desobedientes, e inútiles para cualquier obra buena” (Tito 1:16). ¿Estás entendiendo a tu esposa? “El buen entendimiento produce favor, pero el camino de los malvados es difícil” (Prov.13:15). Si descubres que no puedes entender a tu esposa, tal vez sea porque has vivido con ella de una manera traicionera. Honrala desde tu corazón. “Este pueblo con sus labios me honra, pero su corazón está muy lejos” (Mateo 15:8). Debes ser humilde: “Y antes de la Gloria está la humildad” (Prov. 15:33). “Pero a la gloria  precede la humildad” (Prov.18:12). El resultado será el honor de tu esposa. “El orgullo del hombre lo humillará, pero el de espíritu humilde obtendrá honores” (Prov. 29:23).

Ámala con tu aprecio. La apreciación se define como reconocimiento favorable. Aprender significa apreciar, disfrutar, valorar, comprender, atesorar (especialmente en el voto matrimonial), cuidar y mantener vivo (en la emoción). Hablamos antes sobre hacer las cosas desde el corazón. Si tu esposa no es uno de tus tesoros, tu corazón no está con ella. “Porque donde esté tu tesoro, también estará tu corazón” (Mateo 6:21). A menudo, cuando perdemos algo que damos por sentado, comenzamos a darnos cuenta de lo importante que es para nosotros. ¿Necesitas perder a tu esposa antes de comenzar a atesorarla? Si crees que eso nunca podría sucederte porque tu esposa es cristiana, piénsalo de nuevo. Hay innumerables parejas, muchas de las cuales probablemente conozcas, cuyos matrimonios terminaron en divorcio porque la esposa no se sintió amada y atesorada como lo hizo cuando se casaron por primera vez. No esperes Demuestre su amor por su esposa ahora mostrándole y diciéndole que la aprecia.

Ámala con tus amables palabras. “Una lengua apacible es árbol de la vida, pero la perversidad en ella quebranta el espíritu” (Prov.15:4). Si ha estado hablando palabras desagradables a su esposa, lo más probable es que su espíritu hacia usted haya sido aplastado. ¿Has estado posponiendo las cosas que prometiste que harías por ella? Entonces su corazón puede estar enfermo hacia ti. “La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de la vida” (Prov. 13:12). ¿Cómo podemos cuidar espiritualmente de nuestras esposas y mantener su amor vivo para nosotros emocionalmente? Necesitamos hablar constantemente con dulzura y amabilidad con nuestras esposas. Esta bendición puede ser suya: “Todos los días de los afligidos son malos, pero el de corazón alegre tiene un banquete continuo” (Prov. 15:15).

Ámala llevando tus cargas al Señor. Cuando tenga preocupaciones financieras o preocupaciones relacionadas con el trabajo, lleve sus problemas o preocupaciones al Señor. “La ansiedad en el corazón de un hombre lo pesa, pero una buena palabra lo alegra” (Prov.12:25). Pasa las páginas de tu Biblia “descuidada excepto por el domingo” y encuentra las promesas de Dios, para que puedas aprender a apoyarte en Él. Deja de apoyarte en tu esposa cuando tengas problemas; Ella no fue diseñada para llevar sus cargas. “Confía en el Señor con todo tu corazón, y no te apoyes en tu propio entendimiento” (Prov.3:5). Una vez que hayas acudido al Señor con tus problemas y hayas tomado la promesa de seguir adelante, ¡serás un hombre nuevo cuando te levantes de tu silla! “El corazón alegre es buena medicina, pero el espíritu quebrantado seca los huesos” (Prov. 17:22). Deja que tu rostro muestre la alegría que está en tu corazón. “El corazón gozoso alegra el rostro, pero en la tristeza del corazón se quebranta el espíritu” (Prov. 15:13). Estar verdaderamente agradecido “Den gracias en todo; porque esta es la voluntad de Dios para ustedes en Cristo Jesús” (1 Tes. 5:18). Aprende a estar contento en todas las situaciones. “. . . pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza (vivir humildemente. . . En todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad.” (Fil. 4:11–12). ¡Amén!

¿Por qué Deberías Amarla Así?

Deberías amarla porque el Señor ha sido un testigo. “Y esta otra cosa hacen: cubren el altar del Señor de lágrimas, llantos y gemidos, porque El ya no mira la ofrenda ni la acepta con agrado de su mano. Y ustedes dicen: ‘¿Por qué?’ Porque el Señor ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto. Pero ninguno que tenga un remanente del Espíritu” (Mal. 2:13–15). ¿Cuál es la definición de traidor? La Concordancia de Strong define esta palabra como “saquear, tratar con engaño o infidelidad, ofender, transgredir, partir”. ¿Alguna vez has hecho, o estás haciendo, alguna de las cosas que hay en esta definición? Si es así, estás viviendo de manera traicionera con tu esposa. Ya sea que quieras reconocerlo o no, el Señor está muy consciente de cómo la tratas.

Fue Dios quien le dio al hombre la mujer como un ayuda adecuada para él. No olvidemos el amor que el Señor siente por nuestras esposas. ¿Está su esposa clamando al Señor por la forma en que la ha tratado? ¿La estás descuidando? ¿Las palabras que le hablas a ella son cortantes y crueles? Tal vez incluso la has golpeado. Hombres, el principio de la sabiduría es temer al Señor. ¿Temes a Dios? Recordemos una parte de la Escritura anterior, grabémosla en nuestra mente y meditemos en ella: “. . . el Señor ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto. Pero ninguno que tenga un remanente del Espíritu” (Mal. 2:15). ¡Ni siquiera tienes un “remanente de su Espíritu” en tí si has sido poco amable con la esposa que el Señor te ha dado!

Deberías amarla porque nunca es demasiado tarde. Es posible que esté sentado allí pensando que es demasiado tarde porque no ha estado amando a su esposa adecuadamente durante años. Pero la verdad es que nunca es tarde para demostrar tu amor por ella. Comience con sus palabras. Nuestras esposas necesitan una palabra amable de nosotros antes de que acepten nuestro toque. Un buen lugar para comenzar puede ser con una humilde disculpa. Tus palabras deben ser de profunda convicción, compartir con ella lo mal que has estado y luego pedirle perdón. Asegúrese de no olvidar decir: “Te amo”. Muchos hombres moribundos se han arrepentido de no haber dicho esas tres palabras con más frecuencia a su esposa e hijos.

Deberías amarla a pesar de tu orgullo. ¿Se está metiendo tu orgullo en el camino? Tal vez usarías la palabra autoestima. Nuestro mundo ha tomado el mandato de Dios de “estimar a los demás mejor que nosotros mismos” y lo ha torcido para tratar de engañarnos para que nos construyamos a nosotros mismos, en lugar de a los demás. “No hagan nada por egoísmo (rivalidad) o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Haya, pues, en ustedes esta actitud (esta manera de pensar) que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que Se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres.” (Fil. 2: 3–7, NBLH)

¿Qué hay de la Sumisión?

Se encomendaba. Una mujer llamó a Restore Ministries y preguntó: “¿Hasta qué punto espera Dios que una mujer llegue para someterse a su esposo?” ¿Por qué las mujeres temen o no desean someterse a nosotros como sus esposos y líderes? Dios le pide a los esposos y esposas cristianos que sigan los pasos de Cristo: “Porque para este propósito han sido llamados, pues también Cristo sufrió por ustedes, dejándoles ejemplo para que sigan Sus pasos . . . y quien cuando Lo ultrajaban, no respondía ultrajando. Cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a Aquél que juzga con justicia.” (1 Pedro 2:21–23).

Síguelo a Él “de la misma manera”. Jesús le pide a las mujeres que lo sigan específicamente a Él y a Su ejemplo, ya que comienza de inmediato a 1 Pedro 3 con “Así mismo ustedes”. Él le dice a nuestras esposas que se sometan a nosotros como esposos así como El se sometió a Su Padre celestial, la autoridad directa sobre él. El segundo ejemplo que Dios le da a nuestras esposas es Sara: “Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y ustedes han llegado a ser hijas de ella, si hacen el bien y no tienen miedo de nada que pueda aterrorizarlas” (1 Pedro 3:6). Nuestras esposas deben esforzarse por obedecernos como sus esposos, como lo hizo Sara. Entonces, ¿por qué es tan difícil para ellas hacer eso?

Asustado por cualquier miedo. “Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor, y ustedes han llegado a ser hijas de ella, si hacen el bien y no tienen miedo de nada que pueda aterrorizarlas.” (1 Pedro 3:6). ¿Tiene tu esposa miedo de obedecerte? ¿Por qué podría tener miedo? Bueno, ¿Qué fue lo que le pidié Abraham el esposo de Sara que hiciera que podría haberla hecho temerle? En Génesis 12: 11–13 y también en Génesis 20: 2, vemos que Abraham le pidió a Sara que mintiera. ¡Pecar! Cuando Abraham le dijo que dijera que ella era su hermana, esto causó que ella cayera en otro pecado, ¡que fuera tomada como la esposa de otro hombre! ¿Le ha pedido a su esposa que se someta a (o acepte) algo que ella sintió que estaba mal o era pecaminoso? Muchas mujeres temen la sumisión porque sus esposos les han pedido que pecen. Si una esposa no puede confiar en que su esposo está siguiendo al Señor, eso hace que su sumisión sea una carga de temor. Tal vez te estás diciendo a ti mismo: “¡Oye, nunca le pedí que fuera la esposa de otro hombre!” En primer lugar, para aclarar las cosas,  Abraham tampoco. Cuando le pidió a Sara que dijera que ella era su hermana, esto no era solo una “pequeña mentira”, sino que era una “media mentira”, ya que ella era su media hermana. Sin embargo, ¡esta pequeña “media mentira” resultó en que Sara fuera llevada dos veces como esposa de otro hombre!

La iniquidad de los padres a las generaciones tercera y cuarta. ¿Sabías que Abraham pasó este pecado idéntico a su hijo Isaac? “Cuando los hombres de aquel lugar le preguntaron acerca de su mujer, Isaac dijo: ‘Es mi hermana’; porque tenía temor de decir: ‘Es mi mujer.’ Porque pensaba: “no sea que los hombres del lugar me maten por causa de Rebeca, pues es de hermosa apariencia.”. . Entonces Abimelec llamó a Isaac, y le dijo: “Ciertamente ella es tu mujer. ¿Por qué, pues, dijiste: ‘Es mi hermana’?” “Porque me dije: ‘No sea que yo muera por causa de ella’” respondió Isaac.” (Gen. 26:7). El pecado de Isaac fue peor porque Rebeca no era una media hermana.

Puede que no sepas los versículos que nos recuerdan las enormes consecuencias del pecado de un padre: “. . . que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación . . . ”(Ex. 20: 5). “. . . no tendrá por inocente al culpable; que castiga la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos hasta la tercera y cuarta generación.” (Éxodo 34:7). “El Señor es lento para la ira y abundante en misericordia, y perdona la iniquidad y la transgresión; pero de ninguna manera tundra por inocente al culpable, sino que castigará la iniquidad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación” (Núm. 14:18). “No los adorarás ni los servirás; porque yo, el Señor tu Dios, soy Dios celoso, que castigo la iniquidad de los padres sobre los hijos, y sobre la tercera y cuarta generacion. . . ” (Deut. 5:9). ¡Hombres, haríamos bien en tener esto en cuenta cuando pensemos en comprometer la Verdad!

Ustedes maridos igualmente. La sección de la esposa en 1 Pedro es seguida por el versículo del marido que comienza: “Ustedes maridos igualmente. . . ” (1 Pedro 3:7). ¿Cómo estamos como esposos sobre nuestras esposas para comportarnos? Sigamos leyendo: “Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas.. En conclusión, sean todos de un mismo sentir (tengan todos armonía), compasivos, fraternales, misericordiosos, y de espíritu humilde; no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fueron llamados con el propósito de heredar bendición. Porque, El que desea la vida, amar y ver dias buenos, refrene su lengua del mal y sus labios no hablen engaño. Apartese del mal y haga el bien; busque la paz y sigala. Porque los ojos del Señor estan sobre los justos, y Sus oidos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor esta contra los que hacen el mal” (1 Pedro 3: 9–12).

Porque el marido es el jefe de la mujer. Esta parte de las Escrituras explica que nuestra relación con nuestras esposas es reflejar la de Cristo y su iglesia. “Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor. Porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, siendo El mismo el Salvador del cuerpo. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo.” (Efesios 5:22–24). ¿No es triste que muchas iglesias no se sometan a Cristo y sus enseñanzas, al igual que muchas mujeres no se sometan a sus esposos? Probablemente hay una correlación aquí, ¿no te parece?

Tu compañera y tu esposa por pacto. ¿Por qué es tan importante que actuemos de acuerdo con la Palabra de Dios? Porque cuando no lo hacemos, nuestras acciones deshonran a Dios y se burlan de Su Palabra. “Y ustedes dicen: ‘¿Por qué?’ Porque el Señor ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto. Pero ninguno que tenga un remanente del Espíritu lo ha hecho así.. . . . Presten atención, pues, a su espíritu; no seas desleal. Ustedes han cansado al Señor con sus palabras. Y dicen: “¿En qué Lo hemos cansado?” Cuando dicen: “Todo el que hace mal es bueno a los ojos del Señor, y en ellos El se complace; o: ¿Dónde está el Dios de la justicia?’” (Mal. 2:14–17). Como una pareja cristiana, nuestras vidas deben reflejar una imagen de Cristo y su iglesia. Cuando un esposo ama, honra y comprende a su esposa y ella no se somete y reverencia a su esposo con un espíritu gentil y tranquilo, entonces su esposo es llamado “enclenque” o “presuntuoso”. Cuando una esposa se somete y respeta a su esposo con un espíritu apacible y tranquilo y su esposo no ama, honra ni comprende a su esposa, entonces le dicen que es un felpudo. Solo cuando se unen entre sí y se mueven en la dirección de los principios bíblicos, se levantará la Palabra de Dios. (Consulte el Capítulo 9, “Hombre solo” para obtener más información).

Ahora que hemos buscado las Escrituras, respondamos algunas preguntas con la Sabiduría de Dios...

¿Es la sumisión aplicable hoy? Algunos hombres que son amables o quizás simplemente tranquilos no ejercen autoridad sobre sus esposas porque sienten que no es aplicable hoy en día. “Jesucristo es el mismo ayer y hoy,  y por los siglos” (Hebreos 13:8). En Mateo 5:18, Jesús dice: “Porque en verdad les digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley hasta que toda se cumpla.” “ ... Porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen por Dios son constituidas” (Romanos 13:1). Hay una falsa enseñanza que ha permeado en algunas iglesias. Esta enseñanza intenta engañar a hombres y mujeres diciendo que Jesús rompió todas las ataduras y, por lo tanto, las esposas ya no deben someterse a sus esposos. Bueno, hay un par de grandes agujeros en esta teoría. Primero, Efesios (donde el tema de la sujeción se cubre en gran medida) fue escrito después de la resurrección de Jesús. Y en segundo lugar, las esposas no deben estar bajo sus esposos en esclavitud, sino para su protección. Si su esposa no se siente protegida, sino que siente que está en cautiverio, ¡necesita hacer un cambio definitivo en sus acciones y actitud hacia ella!

Si nuestras esposas no se someten o no se someten a nuestra autoridad, ¿debemos usar el “amor duro”? En 1 Corintios 13, dice que el amor es gentil y amable, no duro. En 1 Pedro 2:23, Jesús no pronunció amenazas cuando sufrió y ¡Él dice que debemos seguir sus pasos! En 2 Timoteo 4: 4, dice que en los últimos días querremos que nos hagan cosquillas en los oídos y recurriremos a los mitos. Usar el “amor duro” con nuestras esposas es un mito. Y en 2 Timoteo 4:3, también dice que acumularemos maestros que estén de acuerdo con nuestros propios deseos. Se siente bien a nuestra carne dar ultimátums y confrontar a otros. Pero, el Espíritu y la carne están en oposición unos a otros, “para que no hagas las cosas que te gustan” (Gálatas 5:16).

Dar una bendición en su lugar. En lugar de repartir amor duro, responda por “. . . no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo” (1 Pedro 3:9). “. . . y quien cuando Lo ultrajaban, no respondía ultrajando. Cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba a Aquél que juzga con justicia.. . . ” (1 Ped. 2:23). “No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien” (Rom. 12:21). “El odio crea rencillas, pero el amor cubre todas las transgresiones.” (Prov. 10:12). “Sobre todo, sean fervientes en su amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.” (1 Pedro 4: 8). Una vez más, debemos seguir nuestra manera de tratar a nuestras esposas según el ejemplo de Cristo de cómo Él ama y trata a su iglesia.

¿Cómo podemos hacer todo lo que el Señor nos pide que hagamos como esposos en el mundo de hoy? ¡Por gracia! ¿Y cómo obtenemos la gracia? Al humillarnos a nosotros mismos. En Santiago 4:6 dice: “Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes”. Y en 2 Corintios 12:9 dice: “Te basta con mi gracia pues mi poder se perfecciona en la debilidad”. Y sí Al contrario de las opiniones tontas del mundo, las mujeres son más débiles que los hombres. En primer lugar, 1 Pedro 3:7 dice: “Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer. . .” Debemos buscar la Verdad en la Palabra de Dios. Tenemos que proteger a nuestras esposas “. . . Porque entre ellos están los que se meten en las casas y se llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados, llevadas por diversas pasiones, que siempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad.” (2 Tim. 3:6–7).

Compromiso personal: Manejar mi propia casa. “Basándome en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a caminar enamorado de mi esposa. Guiaré a mi familia con mi ejemplo piadoso. Prometo nunca pedirle a mi esposa que peque, y la protegeré para que no tema la sumisión.”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.