Sharing is caring!

Capítulo 10 "Las peticiones de su corazón"

“Como canales de agua es el corazón del rey
en la mano del Señor;
El lo dirige donde le place.”

—Proverbios 21:1

mRYM-Spanish-Cover

Cuando tome la decisión de defender su matrimonio quizás sea bombardeado, como lo han sido otros hombres, por los que le dirán que su esposa tiene libre albedrío para escoger o dejarlo, o para estar con otra persona. Pero la clave no se encuentra en la voluntad de ella; sino en la voluntad de Dios. No obstante, le toca a usted orar con fervor para hacer volver el corazón de su esposa. 

La voluntad del hombres vs. la voluntad de Dios

Veamos lo que dice el libro de Daniel:


“El altísimo tiene el dominio. . . .” Daniel 4:32.

“Y lo da a quien él quiere. . . .” Daniel 4:25.

“Nuestro Dios. . . puede librarnos” Daniel 3:17.

Considere a Nabucodonosor. Después que el orgullo había llevado al rey al punto tan bajo de llegar a arrastrarse como un animal, dijo de Dios: “él hace según su voluntad en el ejército del cielo, y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, y le diga: ¿Qué haces?” Daniel 4:35. Este, amigo mío, es el mismo Dios que todavía hace su voluntad.

También considere a Jonás. Él no estaba dispuesto, pero Dios lo hizo estar dispuesto. “Pero Jehová tenía preparado un gran pez que tragase a Jonás; y estuvo Jonás en el vientre del pez tres

días y tres noches” Jonás 3:17. ¿Acaso no puede Dios también hacer que su esposa esté dispuesta?


Por último, considere a Pablo. “Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor. . . repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo. . . entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie. . . el Señor Jesús. . . me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado” Hechos 9:1-18. ¡Dios puede cambiar a su esposa en un instante! 

Volver el corazón

Muchos pastores y compañeros cristianos dirán que es la voluntad de su esposa dejarlo, divorciarlo, o estar con otro. Sin embargo, ¡Dios puede cambiar el corazón de ella!


El primer paso que usted necesita dar es afirmarse en las promesas de Dios, en su verdad...

“Como los repartimientos de las aguas, así está el corazón del rey en la mano de Jehová” Proverbios 21:1.


“Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en paz con él” Proverbios 16:7.


“Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón” Salmos 37:4.

“Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará” Salmos 37:5.


“Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas” Mateo 6:33.


Cuando usted pone a Dios primero en su vida, Él comenzará a hacer volver el corazón de su esposa hacia usted. Usted debe volver a fundar su hogar sobre “la roca” con la renovación de su mente. (Para más ayuda vea Un Hombre Sabio: Un manual para hombres.) Veamos algunas de las Escrituras que nos enseñan cómo Dios cambió el corazón de hombres y hasta de reyes:


“Jehová Dios . . . puso tal cosa en el corazón del rey” Esdrás 7:27.


“Yo endureceré el corazón de los egipcios” Éxodo 14:17.

“Jehová endureció el corazón de Faraón” Éxodo 10:27.


“El corazón del rey . . . a todo lo que quiere lo inclina” Proverbios 21:1.


El libro de Proverbios está lleno de la sabiduría de Dios. En el capítulo 1 de Proverbios, versículos 2 a 7, encontramos una lista de los beneficios de leer y entender los Proverbios:

Entender sabiduría.


Conocer razones prudentes.


Recibir consejo de prudencia.


También recibir instrucción en justicia, juicio, y equidad.


Dar sagacidad al simple.

A la juventud: conocimiento.


Lea los Proverbios todos los días. (En el Capítulo 14 encontrará un horario para leer todos los Salmos y los Proverbios en un mes.)


Si su esposa lo ha dejado, es muy probable que se debió a que su hogar no estaba sobre la “Roca”. Estaba dividido y destrozado. Veamos los Proverbios y algunas Escrituras del Nuevo Testameno:


La casa del necio. “Con sabiduría se edificará la casa” Proverbios 24:3.


La casa dividida contra sí misma. “Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá” Mateo 12:25. 

Y no cayó. “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca” Mateo 7:24-25.

Juntamente edificados. “Siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” Efesios 2:20-22.

No lo separe el hombe. “El, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” Mateo 19:4-6.


Dios ha prometido restaurar su matrimonio y hacer que su esposa vuelva a usted. “Por la iniquidad de su codicia me enojé y le herí, escondí mi rostro y me indigné; y él siguió rebelde por el camino de su corazón. He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados; produciré fruto de sus labios: Paz, paz al que está lejos y al cercano, dijo Jehová; y lo sanaré” Isaías 57:17-19. 

“Porque nada hay imposible para Dios” Lucas 1:37

“El corazón . . . en la mano de Jehová. . . a todo
lo que quiere lo inclina” Proverbios 21:1

Compromiso personal: Pedir a Dios que cambie el corazón de mi esposa y no temer la voluntad del hombre. “Basado en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a confiar que el Señor cambiará el corazón de mi esposa. Desecho las mentiras de que mi esposa tiene libre albedrío, de modo que Dios no intervendrá a mi favor. Al contrario, yo creo que mi esposa regresará después que Dios haga que su corazón vuelva a mí.”

Por favor comienza este diario con EL SEÑOR tomando en cuenta todo lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 días para "Restaurar su Matrimonio."

Mientras más vierta su corazón en estas formas, mayor será la ayuda que Dios y nosotros podremos brindarle. Estas formas también podrán ayudarlo a usted y a su eCompañero* a llevar un registor del diario. HAGA CLIC AQUÍ.