Capítulo 11 "Yo Aborrezco el Divorcio"

“‘Yo aborrezco el divorcio,’
dice el Señor, Dios de Israel”
—Malaquías 2:16

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

¿Por qué hay tantos matrimonios que terminan en divorcio? Todos hemos escuchado las estadísticas… 50 por ciento de los matrimonios terminan en divorcio y 80 por ciento de los segundos matrimonios terminan en divorcio!

Pero ¿por qué? “Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca.” (Mateo 7:25). La mayoría de nuestras casas no fueron construidas sobre la roca de la Palabra de Dios.

¿Construiste tu casa sobre la Roca? Si no fue así, entonces tú al igual que yo, fuiste un tonto. “Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, soplaron los vientos y azotaron aquella casa. Esta se derrumbó, y grande fue su ruina.” (Mateo 7:27)

La Roca sobre la que necesitamos construir es Su Palabra. “Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.” (Mateo 19:6)  “... y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”. Así que ya no son dos, sino uno solo.” (Marcos 10:8). “... Pero yo les digo que, excepto en caso de inmoralidad sexual, todo el que se divorcia de su esposa la induce a cometer adulterio, y el que se casa con la divorciada comete adulterio también.” (Mateo 5:32). “Les digo que, excepto en caso de inmoralidad sexual, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio.” (Mateo 19:9). “El que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio contra la primera… “ (Marcos 10:11). “Todo el que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio; y el que se casa con la divorciada comete adulterio” (Lucas 16:18).

“Por eso, si se casa con otro hombre mientras su esposo vive, se le considera adúltera. Pero, si muere su esposo, ella queda libre de esa ley, y no es adúltera aunque se case con otro hombre.” (Romanos 7:3).

Las Escrituras sobre el matrimonio son bastante claras.

Compromiso

Otra razón por la que la tasa de divorcio es bastante alta es la falta de compromiso. No nos comprometemos a quedarnos casados. Es afuera con lo viejo; busquemos a alguien nuevo. La verdadera vergüenza son los muchos matrimonios dentro de la iglesia, porque la iglesia acepta el divorcio como una opción!

Aceptar el divorcio como una opción es otra razón por la cual la tasa de divorcio es tan alta en la iglesia. Cuando contemplamos un pensamiento o una idea errónea, Dios nos dice que es porque “... Todo lo contrario, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo se ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte. Mis queridos hermanos, no se engañen.” (Santiago 1:14-16).

Muchos dirán que no hay nada malo con el divorcio, en especial bajo ciertas circunstancias: es allí cuando entra el engaño.

El Engaño

Debemos obedecer a Dios y no a los hombres. Todos tienen su propia opinión en cuanto al matrimonio y lo que “piensan” que Dios les dice sobre el matrimonio en Su Palabra. El “área gris” es la manera más fácil para la mayoría de Cristianos, pero no está cimentada en la Palabra. El divorcio es claramente un asunto de blanco y negro. Una lucha firme es difícil y poco popular, es por ello que muchos pastores no quieren establecer una postura firme contra el divorcio. Pero, “Debemos obedecer a Dios en vez de obedecer a los hombres.” (Hechos 5:29).

Él es nuestra única esperanza para salvación. No busques seguir lo que una persona diga. En su lugar, sigue y obedece a Dios, porque Él es nuestra única esperanza para salvación. No compliques Su Palabra al intentar encontrar lo que “creas que Él está diciendo.” Él quiere decir exactamente  lo que dice! Algunos de las iglesias más liberales o progresivas han cambiado los milagros de Jesús en algo completamente diferente. Escuchamos a una pastora decir en su sermón que el milagro de los panes y los pescados no era más que una lección sobre “compartir”. Que el niñito fue el primero en compartir su comida; y que luego otros comenzaron a compartir lo que habían estado escondiendo!

No estoy avergonzada del evangelio de Cristo. Por favor permanece en las enseñanzas de Dios sin importar cuánta gente en tu iglesia esté divorciada o casada por segunda vez. “Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree” (Romanos 1:16). Por favor ten en mente que si los matrimonios se pueden salvar, debemos permanecer en la Verdad!

Con gentileza, corrigiendo a los que se oponen. Por favor no debatas el asunto del divorcio. Cada persona es responsable de hablar, enseñar, y vivir la Verdad. El Espíritu Santo te convencerá y el Señor volverá el corazón. “Pero rechaza los razonamientos necios e ignorantes, sabiendo que producen altercados (peleas). El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido. Debe reprender tiernamente a los que se oponen, por si acaso Dios les da el arrepentimiento que conduce al pleno conocimiento de la verdad, y volviendo en sí, escapen del lazo del diablo, habiendo estado cautivos de él para hacer su voluntad.” (2 Tim. 2:23-26).

El árbol se conocerá por sus frutos. Podemos ver los “frutos” de aquellos en la iglesia que han permitido dudas y el abuso de las excepciones populares para el divorcio. Hemos visto que comienza con la “infidelidad o adulterio” y lleva al divorcio prácticamente sin ninguna razón! Se asemeja a lo que ocurre con el tema del aborto … violación, incesto, y la salud de la madre ahora son responsables por menos del 1 por ciento de todos los abortos realizados 99 por ciento son a causa de conveniencia! “Por sus frutos los conocerán.” (Mateo 7:16). “O hagan ustedes bueno el árbol y bueno su fruto, o hagan malo el árbol y malo su fruto; porque por el fruto se conoce el árbol.” (Mateo 12:33). Claramente podemos ver el mal fruto que ha producido -votos y matrimonios rotos.

Las Preguntas

¿Por qué debemos comprender y seguir la Ley de Dios en cuanto al matrimonio?

Ya que hay familias que están siendo destruidas, sin la familia, la base sobre la cual está construido nuestro país sería removida y muy grande sería nuestra caída! Como Cristianos, nosotros tendríamos la culpa. No podemos culpar a otros debido a la promesa de Dios hacia los creyentes: “Si se humillara mi pueblo, sobre el cual es invocado Mi nombre, y oran, buscan Mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces Yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra.” (2 Crónicas 7:14).

Los matrimonios Cristianos perecen al mismo ritmo de destrucción que aquellos en el mundo. ¿Por qué? “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento.” (Oseas 4:6). Los Cristianos han sido engañados y siguen los caminos del mundo, y no los de Dios.

Como podemos saber que estamos siendo engañados sobre el matrimonio y divorcio?

Sabemos que estamos siendo engañados porque no queremos escuchar la Verdad. “Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros, y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos (a las fábulas).” (2 Timoteo 4:3-4).

Sabemos que estamos siendo engañados porque estamos buscando soluciones mundanas para matrimonios heridos o con problemas. “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido para posesión de Dios” (1 Pedro 2:9). No estamos siendo un “pueblo escogido” si seguimos el camino que lleva a la corte de divorcio!

Ya que Su Palabra es siempre consistente- la Palabra de Dios es lo opuesto a las filosofías del mundo y a veces más difícil de comprender y seguir. “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque son cosas que se disciernen (se examinan) espiritualmente.” (1 Corintios 2:14). “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que ustedes no pueden hacer lo que deseen.” (Galatas 5:17).

Nuevamente, vemos estos “frutos” de los matrimonios Cristianos que han sido destruidos porque creyeron estas mentiras.  “Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos.” (Mateo 7:15-17).

Escrituras Para Estar Firmes

Busquemos más Escrituras para ver la opinión de Dios sobre el matrimonio.

Esposa por pacto. El matrimonio era un pacto de sangre. En la noche de bodas un pacto de sangre ocurria cuando la pareja consumaba su matrimonio. “Esta copa es el nuevo pacto en Mi sangre” (1 Corintios 11:25). “Y esta otra cosa hacen: cubren el altar del Señor de lágrimas, llantos y gemidos, porque El ya no mira la ofrenda ni la acepta con agrado de su mano. Y ustedes dicen: ‘¿Por qué?’ Porque el Señor ha sido testigo entre tú y la mujer de tu juventud, contra la cual has obrado deslealmente, aunque ella es tu compañera y la mujer de tu pacto.” (Malaquias 2:13-14). “No quebrantaré Mi pacto, Ni cambiaré la palabra de Mis labios.” (Salmos 89:34). “Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad. Para aquéllos que guardan Su pacto y Sus testimonios.” (Salmos 25:10).

Ya no son dos, sino una sola carne. El matrimonio es para toda la vida. Decimos los votos hasta que la muerte nos separe, pero los decimos en serio? “Así que ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.” (Mateo 19:6). “y los dos serán una sola carne; así que ya no son dos, sino una sola carne.” (Marcos 10:8).

Porque Yo aborrezco el divorcio, dice el Señor. Dios dice que Él odia el divorcio! Primeramente, El dice, “Porque Yo detesto el divorcio,” dice el Señor” (Malaquías 2:16). Y El nunca cambia. “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos.” (Hebreos 13:8). No cambia por ti, ni por tu amigo, o tu hermano… “Ciertamente ahora entiendo que Dios no hace acepción de personas” (Hechos 10:34).

Esposo de una mujer. Debemos ser un ejemplo vivo de Cristo y su iglesia, el esposo de una sola mujer. “... marido de una sola mujer… “ (1 Timoteo 3:2). “... Lo designarás, si el anciano es irreprensible, marido de una sola mujer… “ (Tito 1:6).

Comete adulterio. Las segundas nupcias no son una “opción”, es “adulterio”! “... Pero Yo les digo que todo el que se divorcia de su mujer, a no ser por causa de infidelidad, la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, comete adulterio.” (Mateo 5:32). “Pero Yo les digo que cualquiera que se divorcie de su mujer, salvo por infidelidad, y se case con otra, comete adulterio.” (Mateo 19:9). “Y Él les dijo: “Cualquiera que se divorcie de su mujer y se case con otra, comete adulterio contra ella” (Marcos 10:11). “Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la que está divorciada del marido, comete adulterio.” (Lucas 16:18).

Si te divorcias, te falta entendimiento! “El que comete adulterio no tiene entendimiento; El que lo hace destruye su alma.” (Proverbios 6:32). “Si un hombre comete adulterio con la mujer de otro hombre, (que cometa adulterio con la mujer de su prójimo), el adúltero y la adúltera ciertamente han de morir.” (Levitico 20:10). “Le he dado tiempo para arrepentirse, y no quiere arrepentirse de su inmoralidad.” (Apocalipsis 2:21).

Serás llamado mentiroso. Que hay sobre la cláusula de la excepción? Primero que nada, muy pocos matrimonios en la iglesia terminan debido al adulterio, incluso si esto fuera la excepción “correcta”. El versículo dice “... Pero Yo les digo que todo el que se divorcia de su mujer, a no ser por causa de infidelidad [adultério, fornicación, impureza moral o falta de castidad], la hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una mujer divorciada, comete adulterio.” En las diferentes versiones de la Biblia, las palabras adultério, fornicación, impureza moral, y falta de castidad se usan de manera indistintamente como si fueran lo mismo.  Ellas no son lo mismo.

La “excepción” de la que habla Jesús es la palabra fornicación, inmoralidad, e impureza. Esto es porneia (4202), antes de que se lleve a cabo el matrimonio. La palabra adulterio, la cual se refiere a después del matrimonio, es moichao (3429) en la concordancia del griego o idioma original en Strong. Adulterio o moichao (3429) y porneia (4202) son dos cosas y pecados diferentes. Por lo tanto, no te puedes divorciar de tu esposa a causa de adulterio, inmoralidad, o impureza. El divorcio fue y es solamente permitido en el caso de fornicación cuando una mujer no era virgen en su noche de bodas.

Otra anotación interesante se encuentra en la definición de 4202. El autor admite que tiene que agregar sus propias palabras. El dice, “Estas palabras han sido agregadas  para incluir ‘adulterio’ e ‘incesto’ para comprender mejor la palabra fornicación (porneia). El dice que adulterio fue agregado a la definición de la palabra porneia. Pero la Palabra de Dios dice, “No añadas a Sus palabras, No sea que El te reprenda y seas hallado mentiroso.” (Proverbios 30:6).

Déjame citar otra nota de Strong en Símbolos Utilizados y Plan del Libro: “Paréntesis… denota una palabra dada con la palabra principal a la que se le anexa y unas cuantas palabras para explicación son agregadas para identificarla.” De nuevo, uno nunca debe “... No añadas a Sus palabras, No sea que El te reprenda y seas hallado mentiroso.” (Proverbios 30:6).

Falsedades y jactancia imprudente. Ten cuidado de lo que dices que Dios te dijo. “Estoy contra los profetas,” declara el Señor, “que usan sus lenguas y dicen: ‘El Señor declara.’Estoy contra los que profetizan sueños falsos,” declara el Señor, “y los cuentan y hacen errar a Mi pueblo con sus mentiras y sus presunciones, cuando Yo no los envié ni les di órdenes, ni son de provecho alguno para este pueblo,” declara el Señor.” (Jeremias 23:31-32). “Porque Yo detesto el divorcio,” dice el Señor.” (Malaquias 2:16). Dios nunca nos dice que vayamos contra Su Palabra! El nunca cambia.

También, ten cuidado de lo que dices sobre el divorcio o las segundas nupcias; puede llevar a alguien a divorciarse o a casarse de nuevo. “¡Ay del mundo por sus piedras de tropiezo! Porque es inevitable que vengan piedras de tropiezo; pero ¡ay de aquel hombre por quien viene el tropiezo! … mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar.” (Mateo 18:7.6).

Grande fue su caída. Si tu crees que el divorcio está bien en algunas circunstancias, has sido engañado. “Y no es de extrañar, pues aun Satanás se disfraza como ángel de luz.” (2 Corintios 11:14). Cuando sientas que has sido llevado a decir o hacer algo, asegurate de que concuerde con la Escritura. “Por tanto, cualquiera que oye estas palabras Mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca. Todo el que oye estas palabras Mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su ruina.” (Mateo 7:24-27).

El espíritu contra la carne. Después de verificar la Escritura, verifica para ver que tan impulsado estas en cuanto a eso.  Los deseos de la carne se sienten bien en la carne. Cuando tengas la urgencia en cuanto a lo que haces, no necesitas gracia para lograrlo. “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que ustedes no pueden hacer lo que deseen.” (Galatas 5:17).

Que Pasa Si...

Qué ocurre si mi esposa es infiel y comete adulterio, se me permite divorciarme de ella?

No. Su Palabra dice que puedes divorciarte por la única razón de fornicación, lo cual, como dijimos anteriormente, son relaciones sexuales antes del matrimonio. Esto ocurre dentro del tiempo del compromiso. La fornicación y el adulterio no son el mismo pecado. Si lo fueran no estarían listados en el mismo versículo, como en esta Escritura: “...  ni los inmorales, ni los idólatras, ni los adúlteros…” (1 Corintios 6:9).

El divorcio por causa de fornicación fue permitido durante el tiempo del compromiso, como lo fue el en caso de Maria y Jose. “Entonces José su marido, siendo un hombre justo y no queriendo denunciarla públicamente, quiso abandonarla en secreto.” (Mateo 1:19). Los términos prometido y comprometido no fueron utilizados durante este periodo en la historia. José era considerado su esposo porque él ya se había comprometido a casarse con Maria. Se le permitió divorciarse de ella porque era antes de su matrimonio, ya que el divorcio era permitido en el caso de fornicación. En el versículo anterior se explica que el divorcio se llevaría a cabo antes del matrimonio! “ … antes de que se llevara a cabo el matrimonio, se halló que había concebido…” (Mateo 1:18). Lo más tarde que un divorcio podía llevarse a cabo era el dia antes de la noche de bodas, si se sabía que la mujer ya no era virgen. 

Que pasa si mi esposa ha muerto?

Para quienes han enviudado, es importante saber que si conocen a una mujer y están considerando el matrimonio, ella también debe ser viuda, o nunca haberse casado. Recuerden, Satanás usualmente muestra su mejor opción - el Señor te hace esperar y luego muestra Su mejor opción! “ Espera en el Señor y guarda Su camino” (Salmos 37:34).

“Si alguno de ustedes conoce algún impedimento, por la cual no puedan unirse en matrimonio, deben confesarla. Pues tengan por seguro, que si algunos son unidos sin que se permita en la Palabra de Dios, el matrimonio no es lícito” (El Servicio Matrimonial”, C.R. Gibson Co.).

Qué ocurre si ya estoy en mi segundo o tercer matrimonio?

Primeramente, debes pedir el perdón de Dios, ya sea que te hayas casado antes de ser salvo o no. No puedes ser efectivo en tu caminar Cristiano si no puedes admitir tus pecados. “El que encubre sus pecados no prosperará.” (Proverbios 28:13). “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad (iniquidad).” (1 Juan 1:8-9).

Hora de arrepentirse. Recuerda Apocalipsis 2:21, “Le he dado tiempo para arrepentirse, y no quiere arrepentirse de su inmoralidad.  Por eso, la postraré en cama, y a los que cometen adulterio con ella los arrojaré en gran tribulación, si no se arrepienten de las obras de ella” No tengas miedo de confesar, ya que ya no estamos bajo la ley. Gloria a Dios! “Si un hombre comete adulterio con la mujer de otro hombre, (que cometa adulterio con la mujer de su prójimo), el adúltero y la adúltera ciertamente han de morir.” (Lev. 20:10). “Por tanto, confiésense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros para que sean sanados. La oración (súplica) eficaz del justo puede lograr mucho.” (Santiago 5:16).

Que no se haga mi voluntad, sino la Tuya. Después de confesar, debes dejar de lado tu voluntad y preguntarle a tu Padre Celestial cuál es Su voluntad en cuanto a lo que Él quiera que hagas. Muchos otros quienes están en su segundo (o subsecuente) matrimonio han enfrentado esta difícil tarea. Algunos tuvieron la seguridad de que Dios quería que se quedaran en su actual matrimonio y usarán sus vidas como un testimonio contra el divorcio. Otros vieron que su matrimonio se derrumbaba porque habían sido utilizados por Satanás cuando destruyeron su matrimonio anterior. “El ladrón sólo viene para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10).

Confia en El. Debes confiar en El. El quiere darte una vida abundante, no una mentira.

Puede el Adulterio Ser Perdonado?

Si, Jesús dijo a la mujer encontrada en adulterio: “¿Ninguno te ha condenado? …  Yo tampoco te condeno. Vete; y desde ahora no peques más.” (Juan 8:10-11). Pero debes confesar tus pecados y no animar a otros a pecar como tú.

En realidad, no solo no es el adulterio causa de divorcio, sino que es causa para perdonar como se muestra con Cristo en Juan 8:10 arriba. También tenemos el ejemplo en Oseas de un esposo perdonando el adulterio. “Entonces el Señor me dijo: “Ve otra vez, ama a una mujer amada por otro y adúltera.” (Oseas 3:1).

Luego en 1 Corintios 6:9-11, cuando Dios se refiere a los adúlteros y fornicarios, Él dice: “Y esto eran algunos de ustedes; pero fueron lavados, pero fueron santificados, pero fueron justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.” Somos lavados en Su sangre y perdón.

Aun así, muchos pastores dicen que el adulterio es causa de divorcio. “Ustedes han oído que se dijo: ‘No cometerás adulterio.’ Pero Yo les digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla ya cometió adulterio con ella en su corazón.” (Mateo 5:27-28). Si es cierto que el adulterio es causa de divorcio, entonces muchas mujeres casadas se podrían divorciar de sus esposos, ya que muchos de ellos han codiciado a mujeres que han visto en televisión o en revistas!

Pero muchísimas iglesias y pastores dicen que el divorcio está bien en ciertas situaciones y que las segundas nupcias están bien si es bajo ciertas circunstancias. “Cualquiera, pues, que anule uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.” (Mateo 5:19).

Como puedo estar seguro de que esta enseñanza es correcta y que mucho de lo que las iglesias enseñan esta mal? “Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?’ Entonces les declararé: ‘Jamás los conocí; apártense de Mí, los que practican la iniquidad.’” (Mat. 7:15, 22–23). ¿Que no están muchas de las familias en tu iglesia derrumbándose y los matrimonios disolviéndose? Estos son los malos frutos de muchos “consejeros matrimoniales Cristianos.”

Muchos pastores sienten convicción en cuanto al matrimonio “en lo profundo”, pero no quieren “ofender” a nadie - en especial a todos los “miembros de la iglesia” que están en su segundo o tercer matrimonio. “¿No saben ustedes que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (Santiago 4:4).

Si un pastor o iglesia toma una posición firme contra el divorcio y las segundas nupcias se les llaman “legalistas” o “criticones”. Y aquellos que quieren hacer su “propia cosa” irán a otra iglesia a escuchar lo que quieran oír, porque tienen “comezón en los oídos”. “Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros,  y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos (a las fábulas).” (2 Tim. 4:3-4).

Ya que me divorcié y estoy “soltero nuevamente”, no podría salir o casarme nuevamente y luego pedirle a Dios que me perdone?

Primero que nada tú no estás soltero! Solo alguien que nunca se ha casado es soltero. “Y Él les dijo: “Cualquiera que se divorcie de su mujer y se case con otra, comete adulterio contra ella…” (Marcos 10:11). “Todo el que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio; y el que se casa con la que está divorciada del marido, comete adulterio.” (Lucas 16:18).

En segundo lugar, cosecharás lo que has sembrado. “No se dejen engañar, de Dios nadie se burla; pues todo lo que el hombre siembre, eso también segará.” (Gal. 6:7). Estás entrando en pecado a sabiendas. “A aquél, pues, que sabe hacer lo bueno y no lo hace, le es pecado.” (Santiago 4:17).

La venganza de Dios. Estarás predispuesto para la venganza de Dios. “Porque si continuamos pecando deliberadamentedespués de haber recibido el conocimiento de la Verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados. ¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merecerá el que ha pisoteado bajo sus pies al Hijo de Dios? Mia es la venganza, Yo pagare.” Y otra vez: “El Señor juzgara a Su pueblo.” 31 ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo! (Heb. 10:26-31).

“Porque si continuamos pecando deliberadamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio alguno por los pecados, sino cierta horrenda expectación de juicio, y la furia de un fuego que ha de consumir a los adversarios. Cualquiera que viola la Ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merecerá el que ha pisoteado bajo sus pies al Hijo de Dios, y ha tenido por inmunda la sangre del pacto por la cual fue santificado, y ha ultrajado al Espíritu de gracia? Pues conocemos a Aquél que dijo: “Mía es la venganza, Yo pagaré.” Y otra vez: “El Señor juzgará a Su pueblo.” ¡Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo! (Hebreos 10:26-31).

Para concluir este tema tan difícil, debido a la magnitud del pecado de la iglesia, veamos la afirmación firme que Pedro escribió en Timoteo: “Si alguien enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras, las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido y nada entiende, sino que tiene un interés corrompido en discusiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, y constantes rencillas entre hombres de mente depravada, que están privados de la verdad, que suponen que la piedad (la religión) es un medio de ganancia.” (1 Timoteo 6:3-5). “Si ustedes Me aman, guardarán Mis mandamientos.” (Juan 14:15). Si eliges seguir las creencias del mundo, has elegido seguir y ser un esclavo de Satanás. Si dices que crees en Dios, entonces obedecelo. “¿Por qué ustedes Me llaman: ‘Señor, Señor,’ y no hacen lo que Yo digo?” (Lucas 6:46). Si has decidido pedirle a Jesús por tu salvación pero no estás seguro de seguir Sus enseñanzas, entonces Él no es tu Amo y Señor. Si El  es tu Señor , asegurate de actuar así al obedecer Su Palabra. 

Hagamos un compromiso personal de

Permanecer Casados

y animar a todos los hombres a hacer lo mismo.

Compromiso personal: Permanecer casados y animar a otros a hacer lo mismo. “Basado en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a mi matrimonio. Me humillare cuando sea necesario y me esforzare a buscar la paz en mi matrimonio. No encubriré mi transgresión ni causaré a otro para tropezar. Dedicaré mis labios a compartir la Verdad de Dios sobre el matrimonio.

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.