Capítulo 14 "Provee para los Suyos"

“Pero si alguien no provee para los suyos,
y especialmente para los de su casa,
ha negado la fe y es peor que un incrédulo.”
—1 Timoteo 5:8

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

Un rol extremadamente importante de un esposo y padre es él de proveedor. La “Mujer de Proverbios 31” si obtenía “ganancias” y su valor era mas alto que las joyas. Significa que tener una “esposa que trabaja” es lo que Dios quiere? Debemos tener cuidado al enseñar este concepto; no debemos agregar ni quitar de Su Palabra. Debemos ver las Escrituras que se refieren a las mujeres, esposas y en especial a las madres antes de tomar una decisión y enviar a nuestras esposas a trabajar fuera del hogar. Debemos examinar los “frutos” de mujeres que trabajan. Comencemos buscando Su Palabra por la Verdad que podemos seguir y compartir con otros.

Muchos hombres Cristianos usan el ejemplo de la “mujer de Proverbios” para justificar que sus esposas trabajen fuera del hogar. La clave para ver a la “mujer de Proverbios” es notar que ella compra un campo y planta un viñedo. En el mundo de hoy a eso se le llamaria ser un granjero. Como granjera, ella no estaba fuera del hogar, lejos de sus hijos o en un trabajo como muchas mujeres hoy en dia. Ella estaba bajo la autoridad de su propio esposo y por lo tanto bajo la del Señor. Ya que los recorridos eran lentos, es probable que su campo estuviese al lado de, o a poca distancia de su hogar, asi que ella podía atender a las necesidades de su casa. 

Las esposas deben estar bajo sus propios esposos. Tu esposa no debe estar bajo la autoridad de otro hombre o mujer. “Las mujeres estén sometidas a sus propios maridos como al Señor.” (Efesios 5:22). “... Asimismo ustedes, mujeres, estén sujetas a sus maridos …” (1 Pedro 3:1). “ Mujeres, estén sujetas a sus maridos, como conviene en el Señor.” (Col. 3:18). “Entonces el Señor Dios dijo: “No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda adecuada.” (Gen. 2:18). Es tu esposa una ayuda adecuada para otro “alguien” en su trabajo?

Las esposas deben trabajar en casa. “... prudentes, puras, hacendosas en el hogar …” (Tito 2:5). Se nos dice que la ramera  “Es alborotadora y rebelde, Sus pies no permanecen en casa” (Prov. 7:11). Aquí se nos dice solo una de las recompensas de tener una esposa que permanece en casa “Y la que se queda en casa repartirá el botín.” (Sal. 68:12). Es importante ser honestos aquí. Cuando tu esposa trabaja fuera de casa, no puede evitar descuidar muchos de sus deberes en casa. Seremos más específicos después en este capítulo. Muchas veces las mujeres que trabajan pierden sus ahorros porque no pueden comprar las “ofertas” por falta de tiempo. También, las esposas que se quedan en casa pueden cocinar comidas desde cero y sin necesidad de muchas comidas caras pre preparadas.

Una esposa que trabaja no puede dar él mismo tiempo y atención a sus hijos. Sabemos que nadie puede tomar él lugar de una madre en cuanto al amor, sacrificio, y paciencia con sus hijos. “Tiempo de calidad” es una mentira y contradice a esta Escritura: “Les enseñarás diligentemente a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” (Deut. 6:7). En otras palabras, todo el dia. Desafortunadamente, hemos visto los frutos de niños que han sido dejados solos o puestos al cuidado de alguien mas. Sin importar lo que otros digan, él hecho es que solo una madre puede darle a un hijo él amor y cuidado que necesitan tan desesperadamente. Eso no quiere decir que nosotros los padres no tenemos un papel importante, pero como alguien dijo alguna vez, no hay nada como él amor de una madre.

Tu esposa trabajadora en algún momento se sentirá insatisfecha con su vida. Grupos de especial interés y las redes sociales han animado a las mujeres a copiar el papel del hombre en la sociedad, Han intentado “borrar” las diferencias entre hombres y mujeres y hacernos, en especial a nuestras esposas, infelices en nuestros papeles especialmente creados por Dios. Dios nos dice en Génesis que una esposa debe ser la ayuda adecuada para su esposo. Los feministas (y algunos de nosotros) presionamos o animamos a nuestras esposas a salir y trabajar - dejando atrás a sus hijos, sus hogares, y a nosotros. Y como nuestros papeles han sido “borrados”, ha tenido un efecto devastante en nuestros hijos, nuestros hogares, nuestras familias, y nuestra nación. Los niños ven a sus amigos por aprobación y guianza. Una esposa ahora tiene “su propia vida” en su trabajo y con ella también colegas. Eso muchas veces causa división entre la relación entre esposos que muchas veces resulta en divorcio.

Tener una esposa trabajadora dañará tu matrimonio. Cuando tu esposa trabaja fuera del hogar, crea una independencia de ti como su esposo. En un publicación de la revista Business Week, vieron el divorcio desde el punto financiero. El estudio demostró que “cuando una mujer puede proveer para sí misma, ya no siente la necesidad de estar casada.” Sabemos que también comienza a creer que no necesita someterse a su esposo en cuanto a que y cuando comprar, porque tiene “su propio dinero.” “Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo.” (Efesios 5:24). Cuando nuestras esposas traen parte del ingreso familiar, tendemos a ser cuidadosos de no tocar el tema del dinero. Esta “igualdad autoritativa” debilita la fuerza y la efectividad de nuestro hogar y eventualmente el futuro de nuestra familia. Aún así, muchos esposos animan a sus esposas a ayudar yendo a trabajar. No se dan cuenta de los malos efectos que esta decisión tendrá en la familia. “Perturba su casa el que tiene ganancias ilícitas” (Prov. 15:27).

No te canses a ti mismo por ganar riqueza. Proverbios 23:4 dice “No te fatigues en adquirir riquezas, Deja de pensar en ellas Cuando pones tus ojos en ella, ya no está. Porque la riqueza ciertamente se hace alas Como águila que vuela hacia los cielos.” La pregunta es, crees en la Palabra de Dios? “Y mi Dios proveerá a todas sus necesidades, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.” (Fil. 4:19). Sus caminos son perfectos. Confiarás en Él? o piensas que Él necesita que tu esposa abandone su hogar y trabaje para suplir todas tus necesidades?

Una esposa que trabaja debe dividir sus cuidados y prioridades. Aquí hay algo en qué pensar. Si tu esposa trabaja fuera del hogar, ella demostrará hacia su jefe, esas actitudes y características de una esposa ideal! “Pero conociendo El sus pensamientos, les dijo: “Todo reino dividido contra sí mismo es asolado; y una casa dividida contra sí misma, se derrumba.” (Lucas 11:17). Cuando tu esposa tiene trabajo, ella debe cumplir y responder a las necesidades y deseos de su jefe para mantener su trabajo. Puede que se le pida que dé de su tiempo con su familia :trabajando hasta tarde, llegando temprano, o trabajando los fines de semana. Ella demostrará gratitud cuando su jefe le diga cumplidos sobre su apariencia o sobre su desempeño en el trabajo. Hasta podría llevarla a almorzar o darle bonus y regalos.

Tu esposa se encontrará en dos mundos que compiten sobre sí; cada mundo tiene un set diferente de demandas y recompensas. La Escritura nos dice que no podemos servir a dos señores, “Nadie puede servir a dos señores; porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o apreciará a uno y despreciará al otro.” (Mat. 6:24). Hombres, despierten! Quieren que sus esposas salgan allá fuera con los lobos? No seas ingenuo; no son solo los hombres quienes huyen con sus secretarias o colegas. Ha habido un incremento en el número de mujeres que dejan a sus esposos por otros hombres que conocieron en sus trabajos!

Una esposa que trabaja experimentará muchas presiones destructivas. Trabajando con otros, en especial con quienes no son Cristianos, toma su factura. Muchos sienten que son la “luz” de su lugar de trabajo. Consideremos la Escritura que nos dice “Deja la presencia del necio o no discernirás las palabras del conocimiento” (Prov. 14:7). “No se dejen engañar: “Las malas compañías corrompen las buenas costumbres.” (1 Cor. 15:33). Otro pasatiempo común de las mujeres en el lugar de trabajo es el chisme. Proverbios 20:19 dice “El que anda murmurando revela secretos, Por tanto no te asocies con el chismoso” Tu esposa escuchará a otras mujeres que están insatisfechas o simplemente disgustadas con sus esposos y esto dará lugar a la misma actitud de ella hacia ti.

Tener una esposa que trabaja da mal ejemplo hacia los demás. Una esposa que trabaja usualmente pone las necesidades de su esposo en segundo plano. Su esposo debe valerse por sí mismo en cuanto a comidas o él lavado y planchado de su ropa. Hasta él que su esposa lo escuche se irá, cuando se apresure en la noche para alistarse para él siguiente dia. Ya que nosotros los hombres normalmente no confiamos en otros hombres, eventualmente descubrimos él “oído comprensivo y atento” de una mujer en nuestro lugar de trabajo. “Sino que cada uno es tentado cuando es llevado y seducido por su propia pasión. Después, cuando la pasión ha concebido, da a luz el pecado; y cuando el pecado es consumado, engendra la muerte.” (Santiago 1:14-15). Esto puede resultar en muerte espiritual y la muerte de nuestro matrimonio.

También, si tu esposa trabaja, probablemente no pueda estar con tus hijos cuando regresen de la escuela. Muchas mujeres creen que él “tiempo adecuado” para trabajar (o regresar a sus estudios) es cuando sus hijos estan en la escuela. Es por esto que tenemos a tantos niños que pasan horas frente a la televisión viendo programas inmorales. Hombres, no permitan que esto pase. Si lo hacen, estarán colocando a sus hijos en un lugar de tentación. Consideren Lucas 15:2 “Mejor le sería si se le colgara una piedra de molino al cuello y fuera arrojado al mar, que hacer tropezar (escandalizar) a uno de estos pequeños.” Estudios impresionantes han revelado que la cama de los padres es él lugar donde ocurre la mayor parte del sexo premarital - mientras los padres están trabajando. “Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin deshonra, porque a los inmorales y a los adúlteros los juzgará Dios.” (Heb. 13:4).

También, se espera que muchos de nosotros seamos “ayudantes” de nuestras esposas, haciendo las compras, recogiendo a los niños, etc. Se espera que hagamos “nuestra parte” de los deberes del hogar, y todo es por “amor al dinero.” Estudios han confirmado, sin embargo, que los hombres raramente ayudan. En lugar de ello permitimos que nuestras esposas se cansen intentando hacerlo todo. 

Dios nos dice que “tenerlo todo” es vanidad. “Es en vano que se levantan de madrugada, Que se acuesten tarde, Que coman el pan de afanosa labor, Pues El da a Su amado aun mientras duerme.” (Sal. 127:2). Cuándo fue la última vez que tu esposa esperó en la puerta para saludarte al regresar del trabajo? Muchos hombres descubren que estar casados con una mujer trabajadora es como vivir como soltero sin los beneficios de estar en silencio.

Tener una esposa que trabaja es financieramente imprudente. Muchos esposos sienten que sus esposas deben trabajar fuera del hogar para poder cubrir con las cuentas. Su ingreso combinado puede ser mayor, pero también los gastos serán mayores y pagarán más impuestos. Cuando el marido y la mujer trabajan, muchas familias adquieren un segundo automóvil. Gastarán más en ropa, lavandería, comiendo afuera, y por supuesto en guarderías.

Tu esposa que trabaja no tendrá tiempo de ser una mujer como dice en Tito. “Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta, no calumniadoras ni esclavas de mucho vino. Que enseñen lo bueno, para que puedan instruir (exhortar) a las jóvenes a que amen a sus maridos, a que amen a sus hijos, a que sean prudentes, puras, hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” (Tito 2:3-5). Si tu esposa se ha quedado en casa con tus hijos cuando estaban pequeños, puede que pienses que ahora es él “tiempo ideal” para que regrese o entre por primera vez a la escena laboral. Si este es él caso entonces tu esposa se unirá a muchas mujeres que pasan su tiempo en él trabajo. Estas mujeres no están disponibles para enseñar a las mujeres jóvenes sobre como ser esposas piadosas y como disciplinar y entrenar a sus hijos apropiadamente. Estas mujeres son totalmente inefectivas en cuando a la guia espiritual ya que han escogido los caminos del mundo en lugar de los de Dios. “las ancianas … Que enseñen lo bueno” (Tito 2:3). Si permites que tu esposa siga este camino, ella comenzará a absorber los caminos del mundo, los llevará a casa, y los pasará a tus hijos y nietos.

Administración

Deuda. Seguramente la mayor razón para que queramos que nuestras esposas trabajen es porque estamos en deuda. En lugar de esperar por las cosas que queremos, compramos a crédito. En vez de vivir como se puede, vivimos sobre lo que podemos pagar. “No deban a nadie nada, sino el amarse unos a otros. Porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.” (Rom. 13:8). “El rico domina a los pobres, Y el deudor es esclavo del acreedor.” (Prov. 22:7).

Saliendo de la deuda. Debemos orar y trabajar con Dios para salir de la deuda. Esto debe ser él deseo de nuestro corazón y oraciones. Como líder debes poner el ejemplo al no usar tu tarjeta de crédito y asegurarte de que cada compra sea absolutamente necesaria. Considera arreglar las cosas que piensas que debes reemplazar. La clave es aprender a esperar! “El ladrón sólo viene para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Juan 10:10). El plan de satanás es él de robar a tus hijos (en la guardería), dividir tu casa (dos carreras), y él de destruir tu familia (divorcio).

Tu esposa gasta de más? Muchos hombres culpan al malgasto de sus apuros financieros a sus esposas. Y muchas veces es cierto. Pero tú como cabeza de tu hogar debes tomar la autoridad que te da Dios y poner un alto al patrón que eventualmente podría destruir tu hogar. “Pero quiero que sepan que la cabeza de todo hombre es Cristo (el Mesías), y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios.” (1 Cor. 11:13). Pero, antes de apuntarle con él dedo, debes asegurarte de que él palo no esté en tu ojo! Estás gastando de más?

Deja de comprar. Una forma de romper con los malgastos es la de limpiar tu casa. Recomiendo que lean él libro La última posición del desorden sobre limpiar tu casa por Don Aslett. Mientras comienzas a percibir muchas de tus posesiones como basura, vas a dejar de comprar mucho de lo que no necesitas. Funcionó para mi.

Contentamiento. “No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación.” (Filipenses 4:11). “Y si tenemos qué comer y con qué cubrirnos, con eso estaremos contentos.” (1 Tim. 6:8). Nosotros los esposo debemos cumplir con el siguiente versículo: “Pero si alguien no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.” (1 Tim. 5:8). El descontento se origina al codiciar las posesiones de otros. Enseñen estos preceptos a su familia. Pero también, tu ejemplo y no solo tus palabras, tendrán más influencia sobre tu esposa e hijos.

Fe. Los hombres necesitamos tener fe en que Dios proveerá para las necesidades de nuestra familia (y también nuestros deseos!) si aprendemos a esperar! “Espera al Señor; Esfuérzate y aliéntese tu corazón. Sí, espera al Señor.” (Sal. 27:14).

Amor al dinero. No es el dinero el que es malo, sino el “amor” al dinero que destruye. “porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores.” (1 Tim. 6:10). “Sea el carácter de ustedes sin avaricia, contentos con lo que tienen…” (Heb. 13:5).

Entrando profundamente en deuda. Cuando un hombre consigue un segundo trabajo o envía a su esposa a trabajar, en lugar de salir de deudas, la pareja se adentrará más en ella.  Inevitablemente comprarán más y así levantarán su estandar de vida a un nivel más alto por que que tienen que trabajar para mantener. “No te fatigues en adquirir riquezas, Deja de pensar en ellas. Cuando pones tus ojos en ella, ya no está. Porque la riqueza ciertamente se hace alas Como águila que vuela hacia los cielos.” (Prov. 23:4).

Fuera de orden. Ora para que solamente tú puedas mantener a tu familia. Una de las razones por las que puedas estar teniendo problemas al sostener a tu familia es que tu esposa maneja las finanzas. Un hombre es castrado cuando su esposa paga las cuentas. Hombres, necesitan estar conscientes de no solo él dinero que entra, sino en dónde es gastado. Debes estar preparado para la oposición. Muchas mujeres les cuesta trabajo soltar las riendas de las finanzas. Hay mucha sumisión en ello y no les gusta. Muchas mujeres no quieren que sus esposos sepan cuanto dinero gastan y en donde. Prefieren “controlar” el dinero. 

Hombres, permitir que su esposa controle el dinero es un grave error. Muchos dirán excusas y dirán que sus esposas son mejores con los números, que tienen más tiempo, o son más responsables. Sus esposas necesitan estar bajo su autoridad en todas las cosas. “ Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las mujeres deben estarlo a sus maridos en todo.” (Efesios 5:24). Muchas discusiones entre esposos son sobre problemas de dinero más que de cualquier otra cosa. Toma autoridad sobre esta área; hazlo hoy! Tu familia necesita de tu protección y discernimiento en esta área. Si necesitas ayuda, busca en tu iglesia a otro hombre que controle las finanzas en su hogar y pide consejos. Sólo asegúrate de que sus sugerencias estén de acuerdo con las Escrituras antes de seguirlas. 

Oremos él Salmo 37:4-9. “Pon tu delicia en el Señor, Y Él te dará las peticiones de tu corazón.  Encomienda al Señor tu camino, Confía en El, que Él actuará; Hará resplandecer tu justicia como la luz, Y tu derecho como el mediodía. Confía callado en el Señor y espera en El con paciencia; No te irrites a causa del que prospera en su camino, Por el hombre que lleva a cabo sus intrigas. Deja la ira y abandona el furor; No te irrites, sólo harías lo malo. Porque los malhechores serán exterminados, Pero los que esperan en el Señor poseerán la tierra.”

Que Dios Mantenga a la Mujer Cristiana en Casa!

Compromiso personal: Obedecer los mandatos de Dios, proveer para los míos, y permitir que mi esposa sea una trabajadora en casa. “Basado en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a orar para ser él único proveedor para mi familia. Me comprometo a mantener a mi esposa en nuestro hogar o pedirle que regrese a casa. Apreciaré a mi esposa, mi hogar y los hijos que Dios me ha dado. Compartiré la Verdad sobre las esposas trabajadoras con otros hombres y oraré para que ellos quieran que sus esposas regresen al su hogar.”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.