Capítulo 2 Su Primer Amor

“Pero tengo esto contra ti:
que has dejado tu primer amor”
—Apocalipsis 2:4

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

¿Has dejado tu primer amor? ¿Quién es tu primer amor? ¿Es tu esposa, tu trabajo, tu pasatiempo, tus hijos o tus deportes tu primer amor? ¿Quién o qué es realmente lo primero en tu vida? “El que ama al padre o a la madre más que a Mí, no es digno de Mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a Mí, no es digno de Mí.” (Mateo 10:37).  La Escritura en Apocalípsis dice: “Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor.” (Apoc 2:4)

¿Qué nos está diciendo Jesús? Él está diciendo que cada vez que pones a alguien o algo por delante de tu amor y tu relación con Él, no eres digno de Su amor.

Buscar primero. Debes ponerlo primero en tus prioridades, primero en tu día y primero en tu corazón. “Pero busquen primero Su reino y Su justicia; y todas estas cosas les serán añadidas” (Mat. 6:33). ¿Qué es lo primero que haces cada mañana? ¿Qué deberías hacer primero? Hágase estas preguntas: ¿Tienen valor eterno las cosas que estoy haciendo? ¿Ayudará lo que hago hoy a aumentar Su reino? ¿Busco Su justicia? Recuerda, nuestra justicia es como trapos de inmundicia (Isa. 64: 6).

¿Qué pasa cuando pones a alguien antes que al Señor? ¿Qué hace Él para traerte de regreso a Él? “Has alejado de mí mis amistades; Me has hecho objeto de repugnancia para ellos” (Sal. 88:8). “Has alejado de mí al compañero y al amigo; Mis conocidos están en tinieblas” (Sal. 88:18). Algunos hombres han perdido a sus esposas con otro hombre, han perdido a sus hijos y han perdido sus empleos.

¿A quién quieres agradar? Nuestro objetivo debe ser complacer al Señor, en lugar de tratar de complacer a nuestras esposas o a cualquier otra persona en nuestras vidas. “Cuando los caminos del hombre son agradables al Señor,  Aun a sus enemigos hace que estén en paz con él.” (Prov. 16:7). “Deléitate en el Señor, y Él te dará los deseos de tu corazón” (Salm. 37:4).

¿Por qué no tratar de complacer a mi esposa? Ese fue el primer error del hombre. Echemos un vistazo a algunos hechos bíblicos: “Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió, y ella también dio a su marido que estaba con ella, y él comió” (Gen. 3:6). ¿Por qué Adán comería la fruta cuando sabía que no esta correcto?

El hombre pecó a sabiendas. Adán escuchó directamente de Dios. En Génesis 2:17, Dios le ordenó al hombre que no comiera el fruto. La mujer no fue creada hasta Génesis 2:22. Nunca vemos a Dios ordenandole  a Eva directamente. Eva fue engañada; Adán pecó a sabiendas.

La mujer fue creada para el hombre. Dios le dio a Adán el dominio sobre todos los seres vivos en el jardín, incluyendo a Eva. Eva fue creada para Adán, no al revés. “En verdad, el hombre no fue creado a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre” (1 Cor. 11: 9). “Entonces el Señor Dios dijo: ‘No es bueno que el hombre esté solo; le hare una ayuda adecuada.’” (Gen. 2:18).

Adán nunca detuvo a Eva, a pesar de que él estaba con ella. “. . . también dio a su marido que estaba con ella, y él comió” (Gen. 3:6). ¿Por qué? ¿Por qué él también comió la fruta? ¿Es posible que Adán estuviera tratando de complacer a Eva? Tal vez él solo quería dejar que ella hiciera lo que ella quería, aunque en el fondo él sabía que era un error. ¿Qué pasa contigo? ¿Hace cosas solo para complacer a su esposa sin detenerse a considerar lo que Dios piensa al respecto? ¿Muchas veces deja que su esposa (o sus hijos) hagan cosas que su corazón le dice que no están bien?

¿Qué hace un hombre a menudo cuando las cosas van mal? Una vez atrapado, ¿qué hace Adán? “El hombre contestó: La mujer que tú me diste fue quien me dio del fruto, y yo lo comí.” (Gn. 3:12). Él culpa a Eva. ¡Fue su culpa! La conclusión es que él también culpa a Dios! Bueno, no hay duda de que Eva se equivocó al comer la fruta. Pero, ¿por qué no la culpan por la caída del hombre si ella lo comió primero y luego se lo dio a Adán? ¿Por qué el pecado no pasa a través de ella? “Por tanto, tal como el pecado entró en el mundo por medio de un hombre, y por medio del pecado la muerte, así también la muerte se extendió a todos los hombres, porque todos pecaron. . . ” (Rom. 5:12).

Eva fue engañada pero Adán pecó a sabiendas. Adán fue en última instancia responsable y dio cuentas ante Dios. “Entonces el Señor dijo a Adán: ‘Por cuanto has escuchado la voz de tu mujer y has comido del árbol del cual te ordené diciendo:'No comerás de él’”. (Gen. 3:17). Hombres, en última instancia, somos responsables y rendimos cuentas a Dios cuando “hemos escuchado la voz de nuestras esposas” y era opuesto a lo que sabíamos que era correcto. Cuando la Palabra de Dios dice algo más, o Él nos ha dirigido de manera diferente, debemos movernos en la dirección correcta. La conclusión es que nosotros hagamos lo correcto. “A nuestra manera” o “a la manera de ella” no importa; debe ser el camino de Dios.

Debemos ser los protectores de nuestras esposas. Nos pusieron encima de nuestras esposas para su protección, ¡a pesar de que muchas veces sienten que es su maldición! Porque fue la mujer la que fue engañada, Dios sintió que no estaba a salvo de los engañosos planes de Satanás y le asignó al hombre que gobernara sobre ella. Una vez más, es del engaño que debemos proteger a nuestras esposas. “Y Adán no fue el engañado, sino que la mujer, siendo engañada completamente, cayó en transgresión” (1 Tim. 2:14). Como esposos y jefes de nuestros hogares, debemos proteger a nuestras esposas espiritualmente.

Protección Espiritual

Mujeres en la iglesia. “Las mujeres guarden silencio en las iglesias; porque no se les es permitido hablar, antes bien, que se sujeten como dice también la Ley. Y si quieren aprender algo, que pregunten a sus propios maridos en casa; porque no es correcto que la mujer hable en la iglesia” (1 Cor. 14: 34–35). ¿Por qué los servicios religiosos y los seminarios cristianos parecen atraer más mujeres que hombres? ¿Dónde están los hombres? Si no asisten, ¿entonces quién está liderando? Hombres, ¿somos capaces de responder a las preguntas espirituales de nuestras esposas? Tal vez no nos estén haciendo preguntas debido al mal ejemplo que hemos establecido como líderes Cristianos.

Mujeres mayores animando a las jóvenes.  Las mujeres deben estar en sus hogares enseñando y alentando a las mujeres más jóvenes, no en el liderazgo de la iglesia. “Mujeres mayores . . . instruyan a las más jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a vivir sabiamente y a ser puras, a trabajador en el hogar, a hacer el bien y a someterse a sus esposos. Entonces no deshonrarán la Palabra de Dios” (Tito 2:4-5).

Cautivando las mujeres débiles. ¿De quién recibe instrucciones tu esposa? ¿Una mujer mayor u otro hombre? ¿Qué le están enseñando? ¿Cosas que deberías enseñarle? “Así son los que van de casa en casa cautivando a mujeres débiles cargadas de pecados, que se dejan llevar de toda clase de pasiones.  Ellas siempre están aprendiendo, pero nunca logran conocer la Verdad.” (2 Tim. 3:6-7). Ciertamente, hay cosas que su esposa necesita aprender de una mujer mayor, como las de Titus 2: 3–5, pero el esposo debe enseñar a su esposa y ser el líder espiritual en su matrimonio. ¿Estás preparado para tal desafío? ¿Has entregado tu liderazgo espiritual al maestro de estudio de la Biblia y a tu predicador el Domingo?

¡¿Mujeres débiles? !! Si un predicador alguna vez se levantara en el púlpito e insinuara que las mujeres eran débiles, posiblemente dividiría a la iglesia. El movimiento feminista nos ha adoctrinado a todos tanto que nos sentimos ofendidos por tales implicaciones. Sin embargo, la Palabra de Dios dice en 1 Pedro 3: 7, “Ustedes maridos, igualmente convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto  que es mujer...” ¿Debemos negar la manera en que Dios creó a una mujer? Si lo hacemos, también la trataremos como a una igual, ¡igualmente dura! Pero la Palabra de Dios dice que debemos vivir con ella de manera diferente, “de una manera comprensiva, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer.”

Honrarla como compañera heredera. Si su esposa es más débil, ¿eso la convierte en una ciudadana de clase baja en el reino de Dios? Leamos todo el versículo: “Ustedes maridos, igualmente convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto  que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas.” (1 Pedro 3:7). Dios también nos dice nuestro castigo por no otorgarle el honor a nuestras esposas; nuestras oraciones se verán obstaculizadas, si no vivimos con ella de manera comprensiva, como con un vaso más frágil, ¡ya que ella es una mujer!

Vestida como una ramera. “Entonces una mujer le sale al encuentro, vestida como ramera y astuta de corazón.  Es alborotadora y rebelde, sus pies no permanecen en casa; está ya en las calles, ya en las plazas, Y acecha por todas las esquinas.” (Prov. 7: 10–12). Hombres, ¿permiten que sus hijas se vistan como rameras? ¿Le pides a tu esposa que se vista como una, tal vez en el dormitorio, para satisfacer los deseos de la carne que despertaron durante tus días de noviazgo? ¿La presionas para que se vea y actúe como los pliegues centrales de tus ojos antes de que fueras un Cristiano?

Sujeto con las cuerdas de tu pecado. ¿Sigues sujeto por las cuerdas de tu pecado? “De sus propias iniquidades sera presa el impío y en los lazos de su pecado quedará atrapado. Morirá por falta de instrucción, y por su mucha necedad perecerá” (Prov. 5:22-23). Hombres, necesitan estar bien delante de Dios. El versículo justo antes de esto dice: “Pues los caminos del hombre están delante de los ojos del Señor, y Él observa todos sus senderos” (Prov. 5:21). Hazlo bien con Dios. Considera confesarlo a otro hermano cristiano y haz que ore por ti. “Por lo tanto, confiesense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración eficaz del justo puede lograr mucho” (Santiago 5:16). Luego trata a tu esposa de la manera que Dios quería y libérala de la esclavitud de tus pecados pasados.

Me casé con una ramera. Tal vez dirías que ella era una ramera cuando te casaste con ella. Una vez que lo hagas bien con Dios, comparte con ella tu confesión. Esto puede llevarla a arrepentirse también. “Porque el esposo no creyente ha sido santificado por la union con su esposa, y la esposa no creyente ha sido santificada por la union con su esposo creyente. Si así no fuera, sus hijos serían impuros, mientras que, de hecho son santos” (1 Cor. 7:14). “Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa.  Él la purificó,  lavándola con agua mediante la Palabra, para presentársela a Sí mismo como una iglesia radiante,  sin mancha ni arruga ni ninguna otra imperfección; sino santa e intachable”. (Efesios 5:25-27). Dios puede darles a ambos un comienzo limpio. Ve a Él, confiesa, arrepiéntete y comienza de nuevo.

Conociendo el bien y el mal. “Y la serpiente dijo a la mujer: '¡Ciertamente no morirán! Pues Dios sabe que el día que de él coman, se les abrirán los ojos, y ustedes serán como Dios, conociendo el bien y el mal. "Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió. También dio a su marido que estaba con ella, y él comió.” (Gen. 3:4–5). ¿Quieres que tus hijas conozcan el bien y el mal? Las mujeres parecen especialmente atraídas a buscar el conocimiento. Pero las Escrituras nos dicen que ya que la serpiente engañó a la mujer, ella necesita la protección del hombre. ¿Deberíamos enviar a nuestras hijas a la universidad donde se les enseñará el conocimiento del bien y del mal? ¿Cuál es la razón fundamental para enviar a una hija a la universidad? ¿Cuáles podrían ser las consecuencias de esa decisión? Es una decisión que debe ser ponderada y orada con seriedad, ya que el futuro de su hija está en sus manos. ¿Qué pasa con nuestros hijos? ¿Deberían asistir a la universidad?

Mayor aprendizaje. Charles Darwin se graduó en la universidad de la Biblia con un título en teología (el único título que obtuvo), pero después de leer un libro de Charles Lawton, su fe fue destruida. Somos muy conscientes de la destrucción que Darwin ha tenido en la fe de los demás. ¿Podemos entonces justificar a alguien que pasa al “mayor aprendizaje” solo para adoctrinarlo en el mal y la mentira? Dios nos dice específicamente qué hacer cuando nos enfrentamos al mal. “que se aparte del mal y haga el bien. . .” (1 Ped. 3:11).

No hay cosa sin valor. Dios nos dice en el Salmo 101:3: “No pondré cosa indigna delante de mis ojos; Aborrezco la obra de los que se desvían; no se aferrará a mí.” Hay algo muy interesante en ese versículo. ¿Lo notaste? ¡Incluso poner cosas indignas ante nosotros puede hacer que nos “caigamos”! ¿Podría esto tener algo que ver con el motivo por el cual hay tanta rebelión en nuestros niños que se enseña, día tras día, cosas sin valor, mentiras y maldad? Como los jefes de nuestros hogares y aquellos que finalmente rendirán cuentas al Señor, Dios nos ha puesto a cargo para proteger a nuestras familias. Debemos repensar la decisión de enviar a nuestros hijos a cualquier escuela que enseñe cosas sin valor y malas. Y hablando de cosas sin valor, ¿podría el salmista también haber estado profetizando acerca de la televisión, las películas y los videojuegos? ¿Estamos protegiendo a nuestras familias y a nosotros mismos de estas cosas que pueden hacer que nos alejemos de Dios?

Las esposas vuelven a la escuela. ¿Y qué hay de que nuestras esposas vuelvan a la universidad? ¿Por qué van? Algunas quieren ir porque están aburridas. Muchos quieren terminar sus estudios universitarios, y algunas de las que trabajan en trabajos de baja categoría quieren poder tener mejores empleos. A muchas les gusta la educación. ¡Pero demasiadas mujeres que han venido a Ministerios de Restauración cuentan cómo cayeron en adulterio en el lugar de trabajo o en los campus universitarios, y todas eran mujeres Cristianas! Varias, después de estar en el campus, se sintieron insatisfechas con su vida hogareña y terminaron en conflictos mentales y emocionales. “No piense, pues, ese hombre, que recibirá cosa alguna del Señor,  siendo hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos.” (Santiago 1:7–8). “Pero que el hermano de condición humilde se gloríe en su alta posición; y el rico en su humillación, pues el pasará como la flor de la hierba” (Santiago 1: 9–10). “Nadie puede servir a dos amos. Pues odiará a uno y amará al otro; será leal a uno y despreciará al otro. No se puede servir a Dios y al dinero.” (Mateo 6:24). (En griego, mammon o mammon que significa confianza, es decir, riqueza personificada).

Talentos para glorificar a Dios. Si su esposa se siente sofocada en sus circunstancias actuales, es posible que necesite estímulo y tiempo para seguir aprendiendo y que última instancia “glorificará a Dios.” Hay talentos que se encuentran en la mujer de Proverbios 31. También hay una lista en Tito 2. ¿Cuáles son los dones y talentos de su esposa? Asegúrese de que usted, como su esposo, le permita y anime a usar o aprender talentos que le permitan enseñar a sus hijas u otras mujeres. ¿Ha sido crítico o se ha burlado de sus intentos de probar una nueva receta o hornear pan desde cero? ¿Te has burlado de sus creaciones cuando intentó coser? Tal vez fuiste lo suficientemente tonto como para decirle que ella podría haberlo comprado mucho más barato. ¿Cuál fue tu reacción a la nueva corona que hizo para la puerta de tu casa o la forma en que reorganizó los muebles? ¿Le agradece por el tiempo y el esfuerzo que le lleva conducir a las ventas de garaje y buscar ofertas que le ahorren dinero a su familia?

Busca el amor. Puedes pensar que ella está perdiendo tiempo y dinero haciendo estas cosas. Ella podría estar haciéndolo, pero hay una manera amorosa de manejar todo. Recuerda, “el amor nunca falla. . .!” (1 Cor. 13:8). Hable amablemente y luego dele una cantidad específica de dinero para usar cuando compre. Anímela a encontrar mujeres que sepa que puedan enseñarle algunas de las cosas que necesita aprender, como coser, hornear y decorar. Una vez más, recuerde darle un presupuesto de tiempo y dinero. Las mujeres son naturalmente creativas y les encanta un desafío. Si has sido demasiado estricto o tacaño debido a sus errores pasados, dale algo de libertad. Si se le ha permitido correr libremente y no ha habido ninguna responsabilidad, aprieta un poco y comienza a proteger. Si no lo haces, engendrarás independencia y rebelión en tus hijas.

Causa para tropezar. Además, las mujeres envidian a las mujeres que pueden salirse con la suya de todo; no hagas que otros tropiecen porque eres demasiado perezoso o demasiado débil para manejar un posible conflicto. “Sería mejor que se arrojara al mar con una piedra de molino alrededor del cuello que hacer que uno de estos pequeños caiga en pecado” (Lucas 17:2).

Refrenarla? Puedes estar diciendo: “¡No conoces a mi esposa! ¡Nunca podría hacerme cargo de nuestro hogar!” Dios conoce a su esposa. “Gotera constante en día de lluvia Y mujer rencillosa, son semejantes; El que trata de contenerla, es como refrenar al viento. Y recoger aceite con su mano derecha.” (Prov. 27:15-16). Pero, hombres, es hora de tomar control de nuestros hogares, nuestros hijos y nuestro país. Si hacemos lo correcto y dejamos que el Señor enfrente las reacciones de nuestras esposas, podemos cambiar nuestros hogares. Recuerde, seremos responsables de lo que hagamos o no hagamos. Su esposa será responsable de someterse a Dios. Mantenerse firme en nuestra fe y hacer todo con amor hará toda la diferencia. “Estén alerta, permanezcan firmes en la fe, pórtense varonilmente, sean fuertes” (1 Cor. 16:13).

Si Me Amas

Después de poner a Dios primero en tu vida y comenzar a obedecer la Palabra de Dios, debes desechar la falsa doctrina que dice: “Eres salvo por la gracia, por lo que realmente está bien pecar.” Ya no estamos bajo la ley . Revisemos las Escrituras:

¿Tus acciones lo niegan? “Profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo abomidables y desobedientes y inútiles para cualquier obra buena” (Tito 1:16).

¿Haces lo que Su Palabra dice? “¿Por qué ustedes Me llaman: ‘Señor, Señor,’y no hacen lo que Yo digo?” (Lucas 6:46)

¿Debemos continuar en el pecado? ¿Qué diremos, entonces? ¿Continuaremos en pecado para que la gracia abunde?  ¡De ningún modo! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?” (Rom. 6: 1-2).

La fe sin obras está muerta. “¿De qué sirve, hermanos míos, si alguien dice que tiene fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo?” (Santiago 2:14). “Porque así como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26).

Nunca los conocí. Muchos creen que puedes vivir de la forma que desees y luego entrar en el cielo una vez que mueras; esto simplemente no es cierto. “Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?’ Entonces les declararé: ‘Jamás los conocí; apartense de Mi, los que practican la iniquidad.” (Mateo 7:22-23).

Confiesa tus pecados. Si has continuado pecando, piensa que eres salvo por gracia incluso cuando andas en desobediencia, haz lo que dice la Escritura: “Por lo tanto, confiesa tus pecados unos a otros, y ora unos por otros, para que puedas ser sanado” (Santiago 5:16).

Obediencia a Su Palabra

“La sabiduría clama en la calle, En las plazas alza su voz; Clama en las esquinas de las calles concurridas; A la entrada de las puertas de la ciudad pronuncia sus discursos: “¿Hasta cuándo, oh simples, amarán la simpleza, Y los burladores se deleitarán en hacer burla, Y los necios aborrecerán el conocimiento? Vuélvanse a mi reprensión, Y derramaré mi espíritu sobre ustedes; Les haré conocer mis palabras. Porque he llamadoy han rehusado oír, He extendido mi mano y nadie ha hecho caso. Han desatendido todo consejo mío Y no han deseado mi reprensión. También yo me reiré de la calamidad de ustedes, Me burlaré cuando sobrevenga lo que temen, Cuando venga como tormenta lo que temen Y su calamidad sobrevenga como torbellino, Cuando vengan sobre ustedes tribulación y angustia. Entonces me invocarán, pero no responderé; Me buscarán con diligencia, pero no me hallarán, porque odiaron el conocimiento, Y no escogieron el temor del Señor, Ni quisieron aceptar mi consejo, Y despreciaron toda mi reprensión. Comerán del fruto de su conducta, Y de sus propias artimañas se hartarán. Porque el desvío de los simples los matará, Y la complacencia de los necios los destruirá. Pero el que me escucha vivirá seguro, Y descansará, sin temor al mal.” (Prov. 1: 20–33).

La Obediencia viene del corazón. “. . . se hicieron obedientes de corazón a aquella forma de doctrina a la que fueron entregados” (Rom 6:17). Y de nuevo, “porque Dios no ve como el hombre ve, pues el hombre mira la apariencia exterior, pero el Señor mira el corazón.” (1 Sam. 16:7)

La obediencia necesita pruebas. “No se sorprenda del fuego de prueba que en medio de ustedes ha venido para probarlos” (1 Ped. 4:12).

La obediencia purifica tu alma. “Puesto que en obediencia a la verdad ustedes han purificado sus almas” (1 Pedro 1:22).

La obediencia da testimonio de quién es tu Padre. “‘Escuchen Mi voz y Yo seré su Dios y ustedes serán Mi pueblo, y andarán en todo camino por el que Yo los envíe para que les vaya bien.’ “Pero ellos no escucharon ni inclinaron su oído, sino que anduvieron en sus propias deliberaciones y en la terquedad de su malvado corazón, y fueron hacia atrás y no hacia delante.” (Jer. 7:23-24)

Tu desobediencia en realidad alaba a los malvados. “Los que abandonan la ley alaban a los impíos, Pero los que guardan la ley luchan contra ellos.” (Prov. 28:4)

Las oraciones de los desobedientes no son escuchadas. “Al que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominación.” (Prov. 28:9)

Nuestro Ejemplo Es Cristo

El fue obedient aún hasta la muerte. “se humilló El mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” (Filip 2:5-11)

El aprendió obediencia.  “Aunque era Hijo, aprendió obediencia por lo que padeció.” (Heb. 5:7-10)

El fue obediente y sumiso a Su autoridad. “Padre Mío, si es posible, que pase de Mí esta copa; pero no sea como Yo quiero, sino como Tú quieras… Padre Mío, si esta copa no puede pasar sin que Yo la beba, hágase Tu voluntad” (Mat. 26:39, 42).

El secreto del éxito. “Todas las sendas del Señor son misericordia y verdad Para aquéllos que guardan Su pacto y Sus testimonios. Oh Señor, por amor de Tu nombre, Perdona mi iniquidad, porque es grande. ¿Quién es el hombre que teme al Señor? El le instruirá en el camino que debe escoger. En prosperidad habitará su alma, Y su descendencia poseerá la tierra. Los secretos del Señor son para los que Le temen” (Sal. 25:10-11)

La insensatez para él.  Es posible que tenga problemas para asimilar todo esto. Pero le garantizo que nunca lo entenderá hasta que no obedezca. “Pero el hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque son cosas que se disciernen (se examinan) espiritualmente. En cambio, el que es espiritual juzga todas las cosas. . .” (1 Cor. 2:14–15).

Se condena a sí mismo. Desafortunadamente, la mayoría disputa o discute el verdadero significado de las Escrituras, que Dios dice que es para su propia destrucción. “Pero evita controversias necias, genealogías, contiendas y discusiones acerca de la Ley, porque son sin provecho y sin valor. Al hombre que cause divisiones, después de la primera y segunda amonestación, recházalo, sabiendo que el tal es perverso y está pecando, habiéndose condenado a sí mismo.” (Tito 3:9-11)

Apártate de los mitos. En lugar de buscar la Verdad, algunos quieren que otros estén de acuerdo con sus ideas falsas o decisiones comprometedoras: “sino que teniendo comezón de oídos, conforme a sus propios deseos, acumularán para sí maestros, y apartarán sus oídos de la verdad, y se volverán a los mitos” (2 Tim. 4:3–4).

Obediencia para Ser Liberado de Nuestras Pruebas

Recuerda que solo los sin culpa serán entregados. “El que anda en integridad será salvo, Pero el que es de camino torcido caerá de repente.” (Prov. 28:18)

Dios observa y bendice lo que haces. “Pues Tú pagas al hombre conforme a sus obras.” (Salm 62:12)

Cuida tu locura. “Pero que no vuelvan ellos a la insensatez. Ciertamente cercana está Su salvación para los que Le temen,” (Salm 85:8-9)

Se necesita Sabiduría. “El que anda con sabiduría será librado.” (Prov. 28:26)

Oye y teme. “El que desprecia la Palabra pagará por ello, Pero el que teme el mandamiento será recompensado.” (Prov. 13:13)

Busca y sigue la sabiduría.  “El que confía en su propio corazón es un necio, Pero el que anda con sabiduría será librado. ” (Prov. 28:26).

Sé autodisciplinado en tu obediencia a Su Palabra. “No seas como el caballo o como el mulo, que no tienen entendimiento; Cuyos arreos incluyen brida y freno para sujetarlos, Porque si no, no se acercan a ti.” (Salm 32:9)

Si no obedeces, El te disciplinará. “El Señor me ha reprendido severamente,  pero no me ha entregado a la muerte.” (Salm 118:18)

Dios es fiel en Su Palabra. “Si sus hijos abandonan Mi ley Y no andan en Mis juicios, Si violan Mis estatutos Y no guardan Mis mandamientos, Entonces castigaré con vara su transgresión Y con azotes su iniquidad.” (Salm 89:30-34)

Inclinemos la cabeza y recemos el Salmo 51 en voz alta: “Lávame por completo de mi maldad, Y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco mis transgresiones, Y mi pecado está siempre delante de mí.  Contra Ti, contra Ti sólo he pecado, Y he hecho lo malo delante de Tus ojos, Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, Y renueva un espíritu recto dentro de mí. Y no quites de mí Tu Santo Espíritu. Restitúyeme el gozo de Tu salvación, Y sostenme con un espíritu de poder. Entonces enseñaré a los transgresores Tus caminos, Y los pecadores se convertirán a Ti.  Los sacrificios de Dios son el espíritu contrito; Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás.”

¡Que Dios te acompañe mientras te esfuerzas por ser más como Cristo!

Compromiso personal: poner al Señor primero en mi vida. “Basándome en lo que he aprendido en las Escrituras, me comprometo a buscar primero su reino y su justicia. Mostraré al Señor, y a los demás, mi compromiso con Él por mi obediencia a Su Palabra.”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.