Capítulo 16 "Habladores vacíos y Engañosos"

“Y es que hay muchos rebeldes,
charlatanes y engañadores…  A esos hay que taparles la boca,
ya que están arruinando familias enteras al enseñar
lo que no se debe; y lo hacen para obtener ganancias mal habidas.”
—Tito 1:10-11

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

En nuestra sociedad, todos, hasta los Cristianos, buscan “expertos” que los ayuden en su matrimonio, en especial los jovenes que estan empezando una familia. Éstos jóvenes en su mayoría, han sido engañados. Están siendo llevados por los “habladores vacíos y engañadores” todo a causa de ganar algo a cambio.

El versículo de introducción dice: “Profesan conocer a Dios, pero con sus acciones lo niegan; son abominables, desobedientes e incapaces de hacer nada bueno.” (Tito 1:16).

Muchas veces no hacen del esposo una presa, sino que van tras la presa más fácil- la esposa. “Así son los que van de casa en casa cautivando a mujeres débiles cargadas de pecados, que se dejan llevar de toda clase de pasiones. Ellas siempre están aprendiendo, pero nunca logran conocer la verdad.” (2 Tim. 3:6-7). Los hombres no saben cómo guiar a su familia o proteger a sus esposas porque nadie se ha tomado el tiempo o la energía para enseñarles. El libro de Tito tiene mucho que decirnos en cuanto a hombres (y mujeres) animando (o enseñando como dicen algunas versiones de la Biblia) a los jóvenes.  

“A los ancianos, enséñales que sean moderados, respetables, sensatos, e íntegros en la fe, en el amor y en la constancia. A las ancianas, enséñales que sean reverentes en su conducta, y no calumniadoras ni adictas al mucho vino. Deben enseñar lo bueno y aconsejar a las jóvenes a amar a sus esposos y a sus hijos, a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la palabra de Dios. A los jóvenes, exhórtalos a ser sensatos.” (Tito 2:2-6).

Tito 2:6-8 dice “A los jóvenes, exhórtalos a ser sensatos. Con tus buenas obras, dales tú mismo ejemplo en todo. Cuando enseñes, hazlo con integridad y seriedad, y con un mensaje sano e intachable. Así se avergonzará cualquiera que se oponga, pues no podrá decir nada malo de nosotros.”

Estos versículos explican que las ancianas deben animar (o enseñar como dice en algunas versiones de la Biblia) a las mujeres jóvenes en las cosas de Dios; por lo tanto, el esposo no está solo, sino que debe animar a su esposa a buscar a otras mujeres que demuestren los frutos de virtud en cuanto a la forma en que le habla a su esposo y quienes tienen hijos bien comportados y que viven una vida que honra a Dios.

Aunque estos versículos no mandan a que el anciano anime (o enseñe) al hombre joven, está implicito. No cabe duda de que tú, como un hombre mayor, puedes influenciar a los jóvenes en los caminos de Dios. Y si piensas que no eres lo suficientemente mayor, no importa tu edad, tú eres mayor que alguien. Aún un hombre de veinte años puede influenciar a un muchacho adolescente. Y si no nos tomamos el tiempo para animar y enseñar a estos jovencitos, que más pueden hacer sino buscar el punto de vista del mundo y sus estándares y/o ser llevados por quienes su única motivación es el de ganar algo?

Muchos de ustedes están animando y enseñando a los jóvenes y ni siquiera lo saben. Les están enseñando con su ejemplo. A los jóvenes en sus iglesias, en su vecindario, en el trabajo, o miembros de su familia (sus hijos, sobrinos o hermanos menores) —todos ellos están observando. ¿Qué es lo que ven en tu vida? Eres el ejemplo de un hombre piadoso o un hombre que dice ser Cristiano?

“Ustedes mismos son nuestra carta, escrita en nuestro corazón, conocida y leída por todos.” (2 Cor. 3:2).

“Nuestras cartas sois vosotros, escritas en nuestros corazones, conocidas y leídas por todos los hombres” (2 Cor. 3:2. Reina Valera).

Tu vida es una carta, que está siendo leída por hombres que te conocen y también por hombres a quienes quizá no conozcas pero que te observan a distancia. Tu vida le rinde gloria a Dios?

Si no es así, entonces qué vas a hacer al respecto?

Qué Enseñar

Hay muchas cosas que podemos enseñarles a los jóvenes, pero Dios nos da alguna guia o direcciones en cuanto a qué y cómo enseñarles? Dios no nos lo deja a nuestros temas favoritos, ni a nuestras pasiones o preferencias, La Biblia claramente nos da una guía en Tito 2:6-8 (Reina Valera):

Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes;

presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras;

en la enseñanza mostrando integridad,

seriedad,

palabra sana e irreprochable,

de modo que el adversario se avergüence,

y no tenga nada malo que decir de vosotros.

Conoce-Vive-Predica

Ya sea que quieras o no, tu vida le habla a los demás.Nuestras vidas son cartas abiertas “leída por todos.” Erin y yo queremos que nuestras vidas demuestren a Jesús. La gente no se impresiona con tu etiqueta de Cristiano que tienes en el auto o la etiqueta de pez. Ellos no se impresionan con la cruz que llevas en tu cuello o la Biblia que llevas contigo. Están viendo tu vida, tu actitud y tu amor (o la falta de él) por los demás. Nuestra oración es que estos versículos hayan traído convicción a tu corazón y que tomes el siguiente paso hacia una vida que susurre o hasta grite “Jesús!”

Para cambiar tu vida necesitarás hacer estas tres cosas en este orden:

Conocer la Palabra de Dios.

Vivir la Palabra de Dios.

Hablar la Palabra de Dios.

Conócela

“Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.” (2 Tim 2:15). Hasta que conozcas algo, no puedes vivirlo. Si esta es tu primera vez leyendo este libro, has estado aprendiendo la Verdad que te ha mantenido libre en muchas maneras en las que estabas atado. Eso no es el poder de este libro; es el poder de Su Palabra.

Querido amigo, ya has tomado el primer paso hacia una vida que va a animar a los jóvenes. Al tomar este curso, has comenzado a estudiar la Palabra de Dios en lo que se relaciona a los problemas que tienen los hombres. Muchos de nosotros, si no todos, construimos casas en arena movediza. Nuestras opiniones y estilos de vidas fueron resultado de no conocer lo que Dios piensa; en su lugar hemos acumulado maestros que “nos digan lo que queremos oír” (2 Tim. 4:3).

Ahora estamos en el mismo lugar; estamos en el punto glorioso de nuestras vidas en donde estamos abiertos y buscando la Verdad. Lo sabemos porque has buscado este libro que es muy condenador y muy difícil de leer, en especial en nuestros tiempos. Sabemos que mientras hemos renovado nuestras mentes en algunos principios de Dios que antes ignorábamos, hemos vistos grandes cambios en nuestras vidas. Esto nos motiva a querer más. 

Cuando sabes la Verdad, entonces debes reemplazar tus viejos pensamientos y opiniones con la Verdad. Mientras has leído este libro, si has estado haciendo esas tarjetas de 3x5 como se te ha sugerido, entonces estás en camino hacia una vida que cambiará las vidas de otros.

“No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” (Rom. 12:2). La manera en que Dios nos cambia es simple y perfecta. Él nos dice en este versículo que al renovar nuestras mentes seremos transformados. Encima de esto, también nosotros probamos con nuestras vidas que la verdadera voluntad de Dios para un hombre es todo lo bueno, aceptable y perfecto! Aleluya!

Qué tan seguido hemos intentado cambiarnos a nosotros mismos? Y cada vez que lo intentamos, hemos sido derrotados. Luego agregamos más derrota a nuestras vidas e intentamos cambiar a otros, lo que ha fallado aún más. Los caminos de Dios son diferentes. Sus caminos son más altos que los nuestros y que nuestro razonamiento.

“Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!” (Isa. 55:9).

“Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia.” (Prov. 3:5).

La única manera en que podremos cambiar es renovar, o construir de nuevo, nuestra mente. La única manera de cambiar a otros es vivir con ellos en un amor que es paciente, amable, etc. Como mencionamos antes, el método de las tarjetas 3x5 funciona. Lo sabemos porque en nuestras mentes están cientos de Escrituras que han reemplazado nuestros pensamientos y la manera en que solíamos pensar. Si sin ningún esfuerzo de nuestra parte, nuestras vidas comenzaron a cambiar por las Escrituras que leíamos una y otra vez. Muchos hombres y mujeres que ahora tienen matrimonios restaurados nos han dicho que este método cambió sus vidas. Adicionalmente, muchos nos escriben para decirnos que han casi gastado sus libros, al leerlos más de 50 veces! Poner tanta Palabra de Dios en tu mente sin duda resultará en una vida totalmente transformada!

Vívela

Cuando tu mente ha sido renovada por un principio en particular, entonces tu vida comienza a reflejar el cambio. Adicionalmente, debemos estar dispuestos a hacer los cambios necesarios y a no comprometer la voluntad de Dios que ha venido a habitar en nuestras mentes. Los cambios aparecerán en la forma en que actuamos o reaccionamos a las cosas, las prioridades en nuestras vidas, y hasta nuestros deseos y metas. Todas estas cosas comenzarán a reflejar nuestras mentes renovadas. Sin embargo, si intentamos aferrarnos a nuestros viejos hábitos o amistades que no encajan con nuestra nueva mentalidad, entonces caeremos en la trampa del doble ánimo.

Santiago 1:6-8 dice “Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento. Quien es así no piense que va a recibir cosa alguna del Señor; es indeciso e inconstante en todo lo que hace.”

Cuando continuamos asociandonos con quienes no comparten nuestra mentalidad o nos aferramos a viejos hábitos, la duda entra en nuestra mente. Comenzamos a dudar de la validez del principio. En lugar de ello, no debemos dudar en llevar nuestra mente renovada al siguiente nivel al hacer los cambios en nuestras vidas que el Espíritu Santo nos ha dicho.

Desafortunadamente, muchas personas cometen el error de titubear al obedecer la guia del Espíritu Santo el no hacer cambios en nuestras vidas. Es en medio de nuestra vacilación que nos encontramos en un estado peligroso de doble ánimo. Este estado desafortunado es donde, según nosotros, muchos Cristianos están hoy. Es por ello que no reciben  bendiciones abundantes de Dios y no viven Su vida abundante como Él lo ha prometido. Dios nos dice que quienes son indecisos no deben esperar nada de Dios (Santiago 1:8). Todo comenzó con conocer la Verdad, pero fallando vivirla.

Lo vemos muy seguido en nuestro ministerio. Cuando alguien encuentra la Verdad sobre confiar en Dios en cualquier área de su vida, por medio de la renovación de su mente, viene por convicción. Pero debido al miedo, rebeldía o apatía, él falla en alinear su vida con su convicción. Muy pronto hay un patrón de fracaso y la confusión le sigue- el hombre “indeciso” que explica Santiago 1:8 se activa.

En este punto, muchos hombres nos escriben y nos preguntan lo que deben hacer en cuanto a sus nuevas convicciones cuando sus esposas no las comparten todavía. Esto es cuando el principio de “Administra su Propio Hogar” debe seguirse. Si tienes cuidado de no manipular o presionar a tu esposa y has dejado de intentar salirte con la tuya al hacer demandas, y si le has demostrado a tu esposa un espíritu de amor y comprensión, entonces cuando una situación se presente tú no sólo vas a poder ser capaz de compartir tu nueva convicción con tu esposa, sino por el amor y comprensión de tu espíritu, ella querrá también actuar dentro de tu nueva convicción.

Si has cambiado radicalmente y maravillosamente tu actitud hacia tu esposa, ella, como mencionamos al principio de este libro, querrá obtener una copia del libro de Una Mujer Sabia. Esto te colocará en una posición perfecta para que toda tu familia sea esa “carta abierta para los hombres”. Tu influencia positiva puede tener un efecto radical en el mundo a tu alrededor cuando no eres sólo tú quien ha cambiado, sino que el cambio se ha expandido hacia las vidas de tu esposa y tus hijos. Ocurre todo el tiempo en nuestro ministerio—que esto ocurra también en tu vida!

Háblala

Cuando tu mente es renovada y tu vida refleja esta mentalidad, entonces Dios comenzará tu ministerio con otros hombres. Una de las grandes necesidades de hoy es que  hombres ministren a otros hombres. Hay muchos jóvenes que están yendo a seminarios para convertirse en pastores. Personalmente, no estoy interesado en oír lo que tienen que decir tanto como de un hombre quien ha vivido la vida que ha sido llamado a vivir (como esposo, padre y proveedor) y ha salido victorioso. Nadie quiere que alguien apunte hacia el camino; queremos que construyan un puente sobre las aguas profundas y los valles que han cruzado personalmente.

Cuando Erin tuvo que enfrentarse a cuidar de su padre quien estaba muriendo, ella buscó a una mujer mayor quien había cuidado de su madre quien estaba en cama. Ella sabía que la mujer comprendía como Erin se estaba sintiendo y la dificultad por la que estaba pasando. Sabiendo que lo había logrado, y que no sólo había sobrevivido sino que era mejor por esa experiencia, le dio a Erin la fuerza y el ejemplo que la ayudaron a seguir adelante, no sólo para cuidar de su padre, sino también después cuando tuvo que cuidar de su madre moribunda. Hay muy pocos quienes vivirán una vida radicalmente diferente, una vida que susurra y hasta grita “Jesús!”. Pero aquellos quienes lo hacen son quienes cambiarán el curso del mundo y no se dan cuenta.

Dios comenzará tu ministerio, en los confines de tu familia, amigos, iglesia y comunidad. Luego, si continúas creciendo, Dios expandirá tu territorio. Quién hubiera soñado que el Señor hubiese tomado a una persona tan quebrantada como Erin y le permitiera ministrar alrededor del mundo? Erin tampoco lo había soñado así!

“El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles.” (2 Cron. 16:9.)

Dios te está buscando. Él quiere usarte. Sólo una persona como tú puede cambiar miles de vidas al buscar la Verdad, sal de tu área de confort, permite que tus convicciones te cambien, y comienza a alinear tu vida con tus nuevos principios. Dios hará el resto!

No te conocemos, pero queremos que Dios le pida al diablo que nos considere como consideró a Job. Queremos que Dios tome a este hombre asustado y a la mujer que se esconde tras una computadora y que los haga “guerreros poderosos” como Gedeón. Queremos tener la fe necesaria para ser como Abraham y ser amigos de Dios. Queremos ser conforme al corazón de Dios como David y caminar con Dios como Enoc tuvo el placer de hacerlo.

Queremos tener la sabiduría de Salomón para ministrar a los hombres y mujeres de este mundo. Queremos ser líderes como Moisés y liberar al pueblo de Dios de las ataduras del mundo y guiarlos a través del desierto hacia la tierra prometida. Queremos que nuestras vidas complazcan a Dios tanto, que nuestros hijos sean bendecidos como los hijos y linaje de David. 

Pueda que digas que es “imposible”, pero sabemos que sí lo es. Dios lo dijo y nosotros lo creemos.

“Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible.” (Marcos 10:27).

Frutos!

“Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los cardos?” (Mateo 7:16).

“Así que por sus frutos los conocerán.” (Mateo 7:20).

Cómo te encuentran los jóvenes? Te encuentran por tus frutos! Cuando los hombres nos buscan por ayuda en cuanto a entrenar a sus hijos, les decimos que busquen a los hombres en sus iglesias que tienen a niños con buen comportamiento. Ellos existen, pero a veces son difíciles de encontrar. Estos son los niños que se sientan en la iglesia con sus padres en vez de ir a la iglesia de niños, pero puede que no lo notes porque no son ruidosos. No los notas porque no están corriendo por todo el lugar con los otros niños. Pero cuando los encuentras, lo sabes!

Aunque Erin y yo nos equivocamos en nuestro matrimonio debido a nuestra ignorancia sobre los principios del matrimonio, hicimos un mejor trabajo como padres (gracias a Erin y al ejemplo de su madre) y ahora tenemos muchos frutos! Nos elogian continuamente por nuestros hijos y por su comportamiento. Éstos son los frutos en el área de nuestros hijos.

Los jóvenes necesitan ver a un hombre feliz para que deseen tener lo que él tiene. Esta es una herramienta poderosa de evangelización. Las hermanas de Erin, quienes provenían de una familia de Cristianos poderosos, le dijeron que ella era su mayor influencia que las había guiado hacia el Señor. Ellas dijeron “Yo quería lo que tu tenias!”. Ambas dijeron que veían a nuestros hijos, a la vida de Erin y a la vida bendecida que tenía y dijeron “Yo tambien quiero eso!”. Entonces, cuando Erin hablo con ellas, ellas se dieron cuenta de Quien estaba en el centro de la vida de Erin y Quien le daba esas bendiciones. Esto es evangelismo real que funciona!

Muchos hombres y mujeres hablan y sermonean a sus familiares hasta que los aburren y se preguntan por qué ellos no quieren aceptar al Señor ni ninguno de sus consejos. Pero si somos infelices, miserables en nuestro matrimonio, quejándote de tu trabajo, y siempre propensos a estar enojados, quién querrá lo que tengamos que ofrecer? Sin embargo, si quieres vivir una vida que no es libre de lucha, sino que con la bendiciones que siguen a un hombre que alaba al Señor en medio de esas luchas, entonces esa es una vida que vale la pena desear.

Esto no ocurre de la noche a la mañana. Es un proceso. Puedes comenzar al quedar como un loco, un tonto- pero resultarás siendo un “tonto del Señor!” Dios en Su infinita sabiduría “ Pero Dios escogió lo insensato del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.” (1 Cor. 1:27).

Cuando dejas de debatir e intentar hacerlos comprender por qué haces lo que haces—como Erin y yo hicimos cuando nuestra familia nos confrontaba en cuanto al número de hijos en casa en lugar de enviarlos a la escuela, y nuestra regla de no-citas para nuestros adolescentes quienes ahora están en sus veintes—pero en su lugar vivirlo, tú también verás que ellos vienen hacia ti por ayuda. No tomó mucho tiempo para que nosotros viéramos que no los íbamos a convencer ni a nadie más por lo que decíamos- teníamos que vivirlo lo suficiente como para producir frutos.

Jeremías 17:7-8 dice “Bendito el hombre que confía en el Señor y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.”

Cumpliendo con Tu Llamado

Cuando nuestro cuarto hijo nació, Erin estaba en sus treinta. Esta hija, Erin dice que cambió su vida para siempre. Ella sabía que algún día esa hija la vería e intentaría imitarla mientras crecía hacia la adultez. Ella sabía que necesitaría ayuda. Cuando descubrió el pasaje en Tito 2 donde habla sobre las “ancianas enseñando a las jóvenes”, ella fue donde nuestro pastor de ese entonces y le preguntó en dónde podía encontrar a esa “anciana” que le pudiera enseñar. Su respuesta fue un simple “no lo sé.” Si un hombre llega con tu pastor, hoy, y hace esa misma pregunta en cuanto a encontrar a un “anciano”, cuál sería su respuesta?

Desafortunadamente, muchos jovencitos no saben que la Biblia les dice en dónde conseguir ayuda, y aunque lo supieran, ellos te encontrarían? Ha estado en el corazón de Erin desde el día en que su casa se derrumbó, el ser una anciana que ayude a las jóvenes para prevenir que sus casas se derrumben. Ella les dice a todos que ha cometido muchos errores que pudieron ser evitados si ella hubiera tenido una mujer piadosa dispuesta a demostrar lo que la Biblia dice y que la amara lo suficiente como para decirle cuando estaba cometiendo un error fatal, como lo era su contenciosidad, lo que ella humildemente dice que resultó en que su matrimonio fuera destruído.

En estos tiempos, las cosas se complican porque la mayoría de jóvenes no quieren escuchar a nadie sobre nada. Ellos buscan a “expertos” en crianza de niños en vez de un hombre o mujer de Dios que tenga hijos con buen comportamiento. Escuchan a programas de televisión que ofrecen “consejos” de otros hombres tontos, arrogantes quienes están en el mundo y siguen el consejo fatal con sus esposas. Y ellos escuchan y buscan el consejo de los que son de su propia edad por ayuda y consejo, como Roboam (el hijo de Salomón) para su destrucción y la de su nación. (Vea 1 Reyes 12.)

Creemos que este libro es sólo una de las maneras en la que el Señor nos ha dado “los deseos de nuestro corazón.” Nuestro ministerio, en su mayoría, se trata de ayudar a hombres y mujeres desesperados quienes se han enterado de que su cónyuge ha estado durmiendo con su mejor amigo, se ha mudado con él o ella, o ha pedido el divorcio.  Pero durante años, en nuestro corazón ha estado el poder prevenir de alguna manera el dolor y angustia que Erin tuvo que soportar. En lugar de esperar a que el problema se levante, debemos llenar el llamado a nuestras vidas como los “hombres ancianos” e invitar a los hombres a estudiar Un Hombre Sabio con nosotros.

Muchos grupos nacen cuando dos amigos con las mismas ideas se juntan para leer el libro. Luego, he ahí, ellos conocen a alguien que se beneficiaría mucho de la información y ellos lo invitan a ese grupo. Este grupo crece porque va de boca en boca y sus frutos son increíbles: los hombres se salvan y los matrimonios son restaurados. Muy pronto ellos descubren que se convierten en ancianos ministrando a las necesidades reales de los hombres en sus iglesias, en su vecindario, y en su círculo de amistades.

La manera de Dios no siempre pasa por una junta directiva. Su camino comienza con hombres, como tú y tal vez como tu amigo, quienes quieren más de Dios en sus vidas. Ellos quieren que sus vidas sean diferentes, y se topan con Un Hombre Sabio, lo encuentran diferente a lo que sea que hayan leído o escuchado. Es un mensaje difícil de tragar, pero pronto, la “paz” se deja sentir. Son transformados por siempre por el poder de Dios y por los principios y promesas de Su Palabra.

Ha puesto Dios una carga en tu corazón por los hombres en tu vida, en tu iglesia y en tu comunidad? Entonces te urgimos a que comiences a orar para que abras tu hogar a los hombres que el Señor te enviará. Si solamente tienes algunos minutos libres y un poco de café para ofrecer, entonces estás listo para comenzar a cambiar al mundo a tu alrededor. Este puede ser el primer paso en tu ministerio para alcanzar a hombres con el evangelio y para sanar a los quebrantados en la iglesia. Llenarás el llamado que el Señor ha hecho en tu vida?

No Me Avergonzaré

Dios promete que si lo buscamos, si confiamos en  Él, si seguimos Sus mandamientos sobre cómo vivir y ponemos nuestros rostros como pedernal, sin dejar que las críticas y controversia nos lleven a dudar lo que sabemos que es verdad, entonces nosotros tampoco seremos avergonzados.

“Radiantes están los que a él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza.” (Sal. 34:5).

“No tendré que pasar vergüenzas cuando considere todos tus mandamientos.” (Sal. 119:6).

“Dichosos los que llenan su aljaba con esta clase de flechas. No serán avergonzados por sus enemigos cuando litiguen con ellos en los tribunales.” (Sal. 127:5).

“Por cuanto el Señor omnipotente me ayuda, no seré humillado. Por eso endurecí mi rostro como el pedernal,  y sé que no seré avergonzado.” (Isa. 50:7).

No es algo fácil ser un hombre Cristiano poderoso hoy en día y seguir las enseñanzas del Señor y Su Palabra, pero tiene su recompensa. No se trata de vivir una vida “religiosa”. Ser religioso ahuyenta más a las personas de Dios en lugar de ganarlas para Él. Es el vivir una vida llena de frutos que viene de una mente renovada seguida de una vida de morir a uno mismo. Una vida que demuestra por medio de la manera en que irradias el amor del Señor y exhibes los frutos de una vida dedicada a Él. Se trata de vivir el evangelio, no solo con palabras sino hechos. “A la verdad, no me avergüenzo del evangelio, pues es poder de Dios para la salvación de todos los que creen: de los judíos primeramente, pero también de los gentiles.” (Rom. 1:16). Te nos unes?

“Así que no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni tampoco de mí, que por su causa soy prisionero. Al contrario, tú también, con el poder de Dios,

 debes soportar sufrimientos por el evangelio.” (2 Tim. 1:8).

Que Tu Vida Anime y Enseñe a los Hombres Jóvenes!

Compromiso personal: Que mi vida sea una carta abierta que glorifique a Dios. “Basado en lo que aprendí de la palabra de Dios, me comprometo a aprender, vivir, y hablar la Verdad a los hombres jóvenes en mi vida. Comenzaré en casa y comenzaré desde allí conforme el Señor me guíe.”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.