Capítulo 6 El Hombre Enojado

“Mejor es el lento para la ira que el poderoso,
y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad”
—Proverbios 16:32

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

Pregúntese: “¿Soy un hombre enojado?” Si contestó “No”, ¿qué pasaría si alguien le preguntara a su esposa, a sus hijos o a aquellos en su lugar de trabajo si era un hombre enojado? ¿También dirían “No”? La Ira se menciona 266 veces en la Biblia. La mayoría de estos pasajes están escritos con respecto a la ira de Dios hacia aquellos que pecaron repetidamente sin arrepentirse. La palabra enojado se menciona 87 veces. Algunos predicadores nos dicen que se nos manda a estar enojados. ¿Es esto cierto? Busquemos la sabiduría de Dios en Su Palabra con respecto a la ira.

Hombres Enojados en la Escritura

Caín enojado. Hay muchos relatos de hombres enojados en las Escrituras y las consecuencias sufridas por aquellos que no pudieron superar su enojo. Ellos siguieron tratando de “elevarse por encima” de su ira. Satanás los engañó, porque para vencer la ira debes inclinarte con humildad.”. . . Pero no miró con agrado a Caín y su ofrenda. Caín se enojó mucho y su semblante se demudó. Entonces el Señor dijo a Caín: “¿Por qué estás enojado, y por qué se ha demudado tu semblante? Si haces bien, ¿no serás aceptado? Pero si no haces bien, el pecadoyace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo.” (Gen. 4:5-8) Fue el orgullo de Caín lo que lo puso envidioso y enojado con su hermano.

Moisés. Moisés era un hombre a quien Dios usó poderosamente. Sin embargo, era su ira lo que a menudo se interponía en su camino. “Pero no obedecieron a Moisés . . . Entonces Moisés se enojó con ellos.” (Exod. 16:20). Muchas veces se enojó por la desobediencia y el pecado de aquellos que debían conducir a la Tierra Prometida. ¿Alguna vez te enojas con aquellos a quienes has sido asignado para dirigir? “El hombre lleno de ira provoca rencillas, Y el hombre violento abunda en transgresiones.” (Prov. 29:22).

“Luego Moisés les preguntó qué había sucedido con el chivo de la ofrenda por el pecado. Cuando descubrió que había sido quemado, se enojó mucho con los hijos que le quedaban a Aarón. . .” (Lev. 10:16)

“Entonces Moisés se enojó mucho y le dijo al Señor: No aceptes sus ofrendas de grano! Yo no les he quitado ni siquiera un burro, ni jamás he lastimado a ninguno de ellos”. (Num. 16:15).

Moisés se enojó con los oficiales del ejército . . .” (Num. 31:14).

“Todos estos sus siervos descenderán a mí y se inclinarán ante mí, diciendo: ‘Sal, tú y todo el pueblo que te sigue; y después de esto yo saldré.” Y Moisés salió ardiendo en ira de la presencia de Faraón.” (Exod. 11:8)

“Tan pronto como Moisés se acercó al campamento, vio el becerro y las danzas. Se encendió la ira de Moisés, arrojó las tablas de sus manos, y las hizo pedazos al pie del monte.” (Exod. 32:19) Hombres, ¿alguna vez tiraron algo cuando estaban enojados? No cometa el error de usar la ira de Moisés como excusa para su propia ira. La verdad es que Dios lo usó poderosamente a pesar de su debilidad en esta área; Pero disculpar el pecado es ponerse en un lugar peligroso. Por cierto, ¿es la ira el único pecado en tu vida, o existen otros pecados como la inmoralidad, la codicia, la embriaguez o la burla? “Pero tú, ¿por qué juzgas a tu hermano? O también, tú, ¿por qué desprecias a tu hermano? Porque todos compareceremos ante el tribunal de Dios. ” (Rom. 14:10).

“No se encienda la ira de mi señor,” respondió Aarón; “tú conoces al pueblo, que es propenso al mal. (Exod. 32:22). Todos los que están en nuestros hogares son propensos al mal. Necesitan nuestras oraciones para ayudar a mantener sus caminos rectos; Batalla por ellos de la manera apropiada. Enséñales a luchar de la manera correcta. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes (gobernantes) de este mundo de tinieblas, contra las fuerzas espirituales de maldad en las regiones celestes.” (Efes. 6:12). Si ellos (o usted) no son salvos, ellos (o usted) son esclavos del pecado. “¿No saben ustedes que cuando se presentan comoesclavos a alguien para obedecerle, son esclavos de aquél a quien obedecen, ya sea del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia? (Rom. 6:16)

Moisés fue un hombre bendecido por Dios de muchas maneras, pero su ira hizo que perdiera la bendición de ir a la Tierra Prometida.

Jonás Enojado. “Pero esto desagradó a Jonás en gran manera, y se enojó. (Jon. 4:1)

“Y el Señor dijo: “¿Tienes acaso razón para enojarte?” (Jon. 4:4).  Muchas veces, después de que te calmas, ¿no te sorprendes cuando te das cuenta de lo estúpido que era enojarte por algo tan pequeño e insignificante?

¿Qué dijo Jesús acerca de estar enojado? “Pero Yo les digo que todo aquél que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga: ‘Insensato’ a su hermano, será culpable ante la corte suprema; y cualquiera que diga: ‘Idiota,’ será merecedor del infierno de fuego.” (Mat. 5:22). ¿Estaba Jesús solo hablando de estar enojado con un hermano? No. Estaba hablando de estar enojado con alguien, incluso con su esposa o sus hijos. ¿Eso significa que eres lo suficientemente culpable para el infierno? Si así es. Pero, si somos cristianos, Cristo nos salvó de las consecuencias de nuestro pecado porque Él continúa limpiándonos de nuestros pecados.

“Si confesamos nuestros pecados, El es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad” (1 Juan 1:9).  El versículo dice si confesamos. Entonces, la pregunta es, si tiene un problema con la ira, ¿ha confesado este pecado al Señor su Salvador? ¿Se lo has confesado a los que has ofendido? “Insensato (Raca) es una palabra que significa “sin valor” en griego. ¿Alguna vez le ha dicho a su esposa o hijos, en muchas palabras, que no valen nada? Eres culpable de infierno ardiente, a menos que te arrepientas. Si crees que perderás su respeto al pedirles que te perdonen, pruébalo y verás. Es posible que solo te den el respeto que has estado deseando de ellos.

Los Temperamentos enojados. “En realidad, me temo que cuando vaya a verlos no los encuentre como quisiera, ni ustedes me encuentren a mí como quisieran. Temo que haya peleas, celos, arrebatos de ira, rivalidades, calumnias, chismes, insultos y alborotos. . .” (2 Cor.12:20). ¿Qué encontrarían sus hermanos en Cristo si entraran sin avisar a su hogar u oficina?

¿Mandado a estar enojado? Muchos predicadores han usado el siguiente versículo para decirles a los que quieren que les hagan cosquillas en los oídos que realmente se nos manda a enojar. Fuera de contexto, esto parecería cierto. Sin embargo, al buscar la Verdad, solo necesita leer todo el versículo: “Enojense, pero no pequen; no se ponga el sol sobre su enojo, ni den oportunidad al diablo. . . No salga de la boca de ustedes ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. . . Y no entristezcan al Espíritu Santo de Dios. . . Sea quitada de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos, insultos, así como toda malicia. Sean más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándose unos a otros, así como también Dios los perdonó en Cristo.” (Ef 4:26-32).  La ira es una reacción natural cuando alguien nos ofende, o deberíamos decir una reacción carnal. ¡Pero como seguidores de Cristo, se nos pide que caminemos en el Espíritu! “Digo, pues: anden por el Espíritu, y no cumplirán el deseo de la carne.” (Gal. 5:16)

Camine en el amor.  “Sean, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y anden en amor, así como también Cristo les amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma” (Ef. 5:1-2)

Familia dispersa.  “Maldita su ira porque es feroz; Y su furor porque es cruel. Los dividiré en Jacob, y los dispersaré en Israel.” (Gen. 49:7) ¿Se ha dispersado tu familia? ¿Salen tus hijos afuera o a la casa de un amigo para jugar cuando estás en casa porque temen tu enojo? ¿Se fueron sus adolescentes o adultos jóvenes debido a su ira? “Y ustedes, padres, no provoquen a ira a sus hijos, sino críenlos en la disciplina e instrucción del Señor.” (Ef. 6:4). (Ver Capítulo 14, “Instrucciones del Padre”)

Lento para la Ira

Dios nos dice que El es lento para enojarse. “Entonces pasó el Señor por delante de él y proclamó: “El Señor, el Señor, Dios compasivo y clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y Verdad...” (Exo 34:6)

“‘El Señor es lento para la ira y abundante en misericordia, y perdona la iniquidad y la transgression . . .” (Num. 14:18)

“Clemente y compasivo es el Señor, lento para la ira y grande en misericordia.” (Sal. 145:8)

“Lento o rápido para la ira – cúal es usted? Dios describe la diferencia entre un hombre quien sigue a Dios y uno que no lo hace.

¿Exaltas la locura? Si eres de temperamento rápido lo haces. “El lento para la ira tiene gran prudencia, pero el que es irascible ensalza la necedad.” (Prov. 14:29)

¿Usted agita la lucha o pacifica las contenciones? “El hombre irascible provoca riñas, pero el lento para la ira apacigua pleitos.” (Prov. 15:18).

Eres mejor que el todopoderoso? “Mejor es el lento para la ira que el poderoso, Y el que domina su espíritu que el que toma una ciudad.” (Prov. 16:32).

La ira del hombre no logra la justicia de Dios. “Esto lo saben, mis amados hermanos. Pero que cada uno sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para la ira; pues la ira del hombre no obra la justicia de Dios.” (Santiago 1:19)

¿Cómo tomar Control sobre Su Ira?

Teniendo discreción.  “La discreción del hombre le hace lento para la ira, y su gloria es pasar por alto una ofensa.” (Prov. 19:11). Cómo obtiene discreción? “Yo, la sabiduría, habito con la prudencia, Y he hallado conocimiento y discreción.” (Prov. 8:12)

Teniendo sabiduría. “Los provocadores agitan la ciudad, pero los sabios alejan la ira.” (Prov. 29:8).  ¿Dónde encuentra la sabiduría? La encuentra en el temor al Señor.  “El principio de la sabiduría es el temor del Señor . . .” (Salm 111:10)

¿Es usted éste en su hogar? “Como rugido de león es el furor del rey, El que lo provoca a ira pone en peligro su propia vida.” (Prov. 20:2) ¿Tu ira se revuelve constantemente dentro de ti? ¿Se espera que todos caminen sobre cáscaras de huevo porque puedes explotar en cualquier momento?

La Ira produce pelea. “Porque batiendo la leche se saca mantequilla, y apretando la nariz sale sangre, y forzando la ira se produce pleito.” (Prov. 30:33) ¿Tu ira se revuelve constantemente dentro de ti? ¿Se espera que todos caminen sobre cáscaras de huevo porque puedes explotar en cualquier momento? “Mejor es un bocado seco y con él tranquilidad, que una casa llena de banquetes con discordia” (Prov. 17:1).

¿Estás “practicando” las obras de la carne o los frutos del Espíritu? “Ahora bien, las obras de la carne son evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad, idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades, disensiones, herejías, envidias, borracheras, orgías y cosas semejantes, contra las cuales les advierto, como ya se lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley.” (Gal. 5:19-23)

Espíritu Peleón

¿Tienes un espíritu peleón? “Pero rechaza los razonamientos necios e ignorantes, sabiendo que producen peleas. El siervo del Señor no debe ser rencilloso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido.” (2 Tim. 2:23). ¿Eres un “lo sabes todo”? ¿O tienes un comentario contrario para muchas de las cosas que otros dicen? Dios nos dice que “Ponte de acuerdo pronto con tu adversario mientras vas con él por el camino, no sea que tu adversario te entregue al juez” (Mat. 5:25 NBLH)

¿Eres argumentative? “Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos en todo, que sean complacientes, no contradiciendo” (Tito 2:9). ¿Eres esclavo de Jesús? ¿Te ha comprado por un precio? Entonces debes serle agradable a Él

¿Hay pleito en su casa? De Nuevo, “Mejor es un bocado seco y con él tranquilidad, que una casa llena de banquetes con discordia” (Prov. 17:1). ¿Son sus hijos ruidosos y rebeldes? (Consulte el Capítulo 14, “Instrucciones del Padre”, para “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento. Por cuanto tú has rechazado el conocimiento. . .” (Os. 4:6)

¿Alguna vez te peleas con tu esposa? “El comienzo del pleito es como el soltar de las aguas; deja, pues, la riña antes de que empiece.” (Prov. 17:14) El mundo, y los llamados expertos en matrimonio, nos dicen que una buena pelea es saludable para el matrimonio, ¡no lo creas!

¿Acaso No estaba bromeando?

¿Eres un loco? Una de las trampas más comunes en que los hombres caen es bromear con otros cuando están en público. ¿Te mofas de tu debilidad con tu esposa o, a veces, de las cosas que te ha confiado? “Como el enloquecido que lanza Teas encendidas, flechas y muerte, Así es el hombre que engaña a su prójimo, Y dice: “¿Acaso no estaba yo bromeando?

Palabras vacías, palabras tontas o burlas burdas. “Pero que la inmoralidad, y toda impureza o avaricia, ni siquiera se mencionen entre ustedes, como corresponde a los santos. Tampoco haya obscenidades, ni necedades, ni groserías, que no son apropiadas, sino más bien acciones de gracias. Porque con certeza ustedes saben esto: que ningún inmoral, impuro, o avaro, que es idólatra, tiene herencia en el reino de Cristo y de Dios.  Que nadie los engañe con palabras vanas, pues por causa de estas cosas la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia. Por tanto, no sean partícipes con ellos; porque antes ustedes eran tinieblas, pero ahora son luz en el Señor; anden como hijos de luz. Porque el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad.  Examinen qué es lo que agrada al Señor, y no participen en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascárenlas (repróchenlas). Porque es vergonzoso aun hablar de las cosas que ellos hacen en secreto. Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas por la luz, pues todo lo que se hace visible es luz.” (Ef. 5:3-13).

Habla como un niño. ¿Bromeas, bromeas, hablas de tonterías o desperdicias tus palabras con tonterías? ¿Lo que dices es agradable al Señor? La mayoría de las mujeres odian ser burladas. Algunos son buenos deportes al respecto; la mayoría no lo son. Como niño, es posible que haya practicado sus bromas y hablar sin sentido con sus amigos cuando estaba en la escuela o en deportes. Probablemente practicaste tus burlas con los marginados de la escuela y más que probablemente con tus hermanos o hermanas. “Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño; pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño.” (1 Cor. 13:11). Ahora que eres un hombre, deja de lado tus formas infantiles, “tratando de aprender lo que es agradable al Señor.”

Expóngalos. Cuando otros hombres comienzan a bromear sobre sus esposas, o se pronuncian otras palabras vacías, aléjese de estas situaciones o guarde silencio. Cuando otros ven la diferencia en ti, pueden preguntarte sobre eso. Expóngalos a la luz de la verdad. “...sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con mansedumbre y reverencia, teniendo buena conciencia, para que en aquello en que son calumniados, sean avergonzados los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo. Pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad de Dios, que por hacer el mal.” (1 Pet. 3:15-17)

Un calumniador. Nunca debe exponer a los demás una debilidad de su esposa, ni decirle a otros algo en privado.  Recuerda, “El chismoso separa a los mejores amigos” (Prov. 16:28)

La definición de un calumniador en la Concordancia de Strong es chismoso.

Otros pueden pensar que eres gracioso, pero Dios conoce tu corazón. “Destruiré al que en secreto calumnia a su prójimo” (Salm 101:5) “Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo! (Heb. 10:31).

Vamos a alejar este tipo de charla de nosotros. “Sea quitada de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos, insultos, así como toda malicia.” (Ef. 4:31)

La Fuente de Su Ira . . . El Orgullo!

“Ahora yo, Nabucodonosor, alabo, ensalzo y glorifico al Rey del cielo, porque Sus obras son todas verdaderasy justos Sus caminos. El puede humillara los que caminan con soberbia. (Dan 4:37)

¿Por qué hay tantos hombres enojados? ¿Es porque los hombres cristianos imitan el mundo y el pensamiento del mundo? Casi todos los libros que leemos, los consejeros que buscamos y las clases a las que asistimos no reflejan la Palabra de Dios, que es pura y sin compromisos. En cambio, la iglesia continúa presentándonos una visión mundana Cristianizada.

El veneno bañado en chocolate sigue siendo veneno! Hombres, las visiones mundanas mortales son más peligrosas cuando se sumergen en el cristianismo porque nos lo comemos! Nos han lavado el cerebro para pensar que el “amor propio” y la “autoestima” son cosas buenas; Sin embargo, estas actitudes son la raíz de nuestro problema. Es el “sabelotodo” quien discute y quiere su propio camino, porque sabe (en realidad piensa) que tiene razón. Y cuando se equivoca, su autoestima necesita ser protegida. Nunca hay una palabra humilde o un “Lo siento”. El hombre enojado ha sido condicionado a pensar que dar una disculpa sería demasiado humillante, un signo de debilidad. Su “amor propio” lo entrenará para continuar subiendo en su pedestal de orgullo, solo para caer una y otra vez.

¿Cuál es la cura? “Cuando llegaron a Mara no pudieron beber las aguas de Mara porque eran amargas. Por tanto al lugar le pusieron el nombre de Mara” (Ex. 15:23).  Moisés arrojó un árbol al agua, una representación de la cruz del Calvario. También debes lanzar la cruz a tu mar de amargura. Cristo murió para liberarte de todo pecado, incluida la ira, el orgullo y el comportamiento de auto-absorción.

Aquí está la prescripción de Dios. Dios nos dijo que si nosotros, como nación, nos humillábamos, buscabamos su rostro y nos apartabamos de nuestros malos caminos, Él sanaría nuestra tierra. En cambio, nosotros “andamos en el consejo de los impíos” (Salm 1:1) y “confiamos en el hombre” (Jer. 17:5) ¡Por eso tendremos curación superficial! “Curan a la ligera el quebranto de Mi pueblo,” (Jer. 8:11).

Psicología en la iglesia. Es extremadamente peligroso para los cristianos actuar como si las ideas o la psicología del hombre fueran la Palabra de Dios. También es peligroso usar la Palabra de Dios para promover los puntos de vista mundanos actuales en la iglesia. “El profeta que tenga un sueño, que cuente su sueño, pero el que tenga Mi palabra, que hable Mi palabra con fidelidad. ¿Qué tiene que ver la paja con el grano?” declara el Señor. . . ‘Por tanto, estoy contra los profetas’, declara el Señor, ‘que usan sus lenguas y dicen: ‘El Señor declara’” (Jer.23:28, 30, 31) ¿Qué tiene en común la psicología (paja) con la Palabra de Dios (grano)?

Autoestima

¿Estás entrenando y animando a tus hijos a tener autoestima? La palabra “autoestima” debería hacer que un cristiano se estremezca, ya que es solo una palabra más para “orgullo”. ¡Esta es una palabra de lobo con ropa de oveja! Pronto serás testigo de un niño que actúa tan arrogante y absorto en sí mismo que a otros ni siquiera les gustará. ¡Es absurdo pensar que un niño necesita ser construido para sentirse bien consigo mismo, como si ya no estuviera completamente absorto en sí mismo! Desde el nacimiento, un niño quiere su propio camino, por eso llora. ¿Acaso un niño de dos años no gritará ni lanzará un ataque hasta que consiga lo que quiere?

Construyendo la autoestima de su hijo. Hay libros y libros y más libros escritos para Cristianos por Cristianos, pero muchas de las enseñanzas no son lo que Dios enseña en su Palabra. Veamos lo que Dios nos dice acerca de cómo construir nuestra autoestima o la autoestima de nuestros hijos. Averigüemos por qué debemos tener cuidado de no decir “¡Tengo mi orgullo!” Y “Estoy muy orgulloso de ti”.

El orgullo es un pecado. El orgullo fue el primer pecado cometido por el ángel Lucifer, quien más tarde se convirtió en Satanás. “Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura; Corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Te (Dios) arrojé en tierra” (Eze. 28:17). Satanás dijo también “Me haré semejante al Altísimo.’ (Isa 14:14) Sin embargo, alabamos a nuestros hijos por su belleza y les enseñamos a “ir a la cima”, a “alcanzar las estrellas” y a “creer en si mismo”.

La “autoestima” comenzó como una mentira, formada al retorcer las Escrituras. Satanás usó las Escrituras cuando tentó a Jesús en el desierto; él lo usa hoy. Solo lo tuerce un poco y lo convierte en una verdad a medias. Pero sabemos que cualquier cosa que sea a medias es una mentira, para que no olvidemos a Abraham y Sara (“ella es mi hermana”, Gen. 12:19).

“Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39). Aquellos que tienen títulos de psicología tratarán de decirte que este versículo significa que debes amarte a ti mismo antes de poder amar a alguien más. En otras palabras, el “amor propio” es necesario primero porque algunos de nosotros, o la mayoría de nosotros, nos odiamos a nosotros mismos. ¿Es esta la verdad o una mentira? ¡Es una mentira! Por qué, porque contradice la Palabra de Dios. “Porque nadie aborreció jamas su cuerpo,  sino que lo sustenta y lo cuida...” (Efesios 5:29).

Jesús enseña que si somos humildes seremos bendecidos. Debemos pensar en los demás como más importantes que nosotros mismos. El mundo les dice a aquellos que contemplan o amenazan con suicidarse que se odian a sí mismos, pero eso contradice la Palabra de Dios. Recuerda, Dios dijo: “¡Nadie jamás odió su propia carne!” Satanás los ciega de dolor hasta que no están pensando claramente. Si hay un “espíritu de muerte” en su hogar, vea si este pecado ha sido transmitido por un miembro de la familia. Una persona que amenaza con suicidarse está pidiendo ayuda. Ayúdalos con amor y consuelo. Comparte la verdad. Satanás quiere que se sientan sin esperanza, ¡dales un poco de esperanza! (Vea el Capítulo 10, “Diversas Pruebas”). Luego, aliéntelos a orar con “acción de gracias”, agradeciéndole a Dios por todo, incluidas las pruebas, “sabiendo que están trabajando juntos para el bien” (Rom. 8:28).

El egoísmo o la presunción vacía. “No hagan nada por egoísmo (rivalidad) o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de ustedes considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. (Filip 2:3). “Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra.” (Mat. 5:5). Estos versículos de las Escrituras son tan contrarios a la manera en que los Cristianos hablan en estos días debido a la influencia de la psicología entre los creyentes. Si esta complacencia a la Palabra de Dios no te hace estremecer, ¡debería hacerlo!

El último será el primero. Muchos les enseñan a sus hijos que el primer objetivo debe ser su meta y que no podemos complacer a nadie a menos que nos agrademos a nosotros mismos. La Verdad es: “Pero muchos  primeros serán los últimos; y los últimos primeros” (Mat. 19:30). “Si alguien desea ser el primero, será el último de todos y el servidor de todos.” (Marcos 9:35). ¡Ayude a sus hijos a alcanzar la semejanza a Cristo compartiendo estos versículos en lugar de divagar sobre los clichés mundanos que todos hemos escuchado!

El mundo nos dice que hablemos bien de nosotros mismos, pero Jesús dijo: “Y cualquiera que se engrandece, será humillado, y cualquiera que se humille, será engrandecido.” (Mat. 23:12)

Aprende de Nabucodonosor, su nieto no lo hizo. Nabucodonosor (ver la Escritura de apertura de esta sección), que estaba orgulloso de su poder y riqueza, fue hecho para ser como el ganado del campo y para comer pasto. Sin embargo, su nieto optó por exaltarse a sí mismo. “Pero usted, su hijo (descendiente) Belsasar, no se ha humillado su corazón aunque sabía todo esto, sino que se ha ensalzado usted. . .” (Dan 5:22-23)

El orgullo es malo, hará que Dios te humille. Puedes pensar que ciertas cosas por las que pasas son humillantes, pero Dios lo hace para tu bien. Él no quiere humillarte; Él quiere hacerte humilde. Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos . . . orgullo” (Marcos 7:21-22). “Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos, y la arrogancia de la vida (las riquezas), no proviene del Padre, sino del mundo.” (1 Juan 2:16). El Orgullo no es de Dios!

¿Por qué te jactas? “Porque ¿quién te distingue? ¿Qué tienes que no recibiste? Y si lo recibiste, ¿por qué te jactas . . .?” (1 Cor. 4:7)

En cambio, debemos morir al yo. “Porque ustedes han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios.” “ . . . por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para Aquél que murió y resucitó por ellos.” (2 Cor. 5:15)

Al humillarnos, Dios es libre de exaltarnos. “ . . . revístanse de humildad en su trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El los exalte a su debido tiempo. . .” (1 Ped.5:5-6) Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes. Humíllense en la presencia del Señor y El los exaltará.” (Sant. 4:6-11). “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filip 4:13) Exhalte a Cristo sobre usted mismo.

Siempre y en todas las cosas, Jesús debe ser nuestro ejemplo en la forma en que caminó en esta tierra. “Haya, pues, en ustedes esta actitud (esta manera de pensar) que hubo también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, sino que Se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y hallándose en forma de hombre, se humilló El mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.  Por lo cual Dios también Lo exaltó hasta lo sumo, y Le confirió el nombre que es sobre todo nombre” (Filip 2:5-9)

¿Qué debemos hacer si hemos sido orgullosos?

Aprende del Señor. “Tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de , que Yo soy manso y humilde de corazón. . .” (Mat 11:29)

Jactarse en el señor. “Pero el que se gloria, que se glorie en el Señor. Porque no es aprobado el que se alaba a sí mismo, sino aquél a quien el Señor alaba.” (2 Cor. 10:17–18).

No se alabe a usted mismo. “Que te alabe el extraño, y no tu boca; el extranjero, y no tus labios.” (Prov. 27:2)

Y si no te humillas a tí mismo?

“Ay de los sabios a sus propios ojos E inteligentes ante sí mismos!” (Isa 5:21)

“¿Has visto a un hombre que se tiene por sabio? Más esperanza hay para el necio que para él.” (Prov. 26:12).

“Porque si alguien se cree que es algo, no siendo nada, se engaña a sí mismo.” (Gal. 6:3)

“Ciertamente el clamor vano no escuchará Dios, El Todopoderoso (Shaddai) no lo tomará en cuenta.” (Job 35:13)

“El hombre arrogante provoca rencillas, Pero el que confía en el Señor prosperará. El que confía en su propio corazón es un necio, pero el que anda con sabiduría será librado.” (Prov. 28:25-26)

“Y Jesús les dijo: “Ustedes son los que se justifican a sí mismos ante los hombres, pero Dios conoce sus corazones, porque lo que entre los hombres es de alta estima, abominable es delante de Dios.” (Lucas 16:15) “El te humilló, y te dejó tener hambre. . .” (Deut. 8:3)

¿Puedes ver en algún lugar de las Escrituras donde Dios nos instruye a construir nuestra autoestima? ¿O encuentra algún lugar en las Escrituras donde Dios nos instruye para que enseñemos a nuestros hijos a tener autoestima? ¿Debemos enorgullecernos de lo que hemos hecho,  o logrado? ¿Qué hará nuestro halago a los demás, especialmente a nuestros hijos?

¿Cómo empezar el Cambio?

Confiesa tus pecados. “Por tanto, confiésense sus pecados unos a otros, y oren unos por otros para que sean sanados. La oración (súplica) eficaz del justo puede lograr mucho.” (Sant.5:16) Ore por la oportunidad de hablar con su esposa para que pueda pedir perdón por su ira. No divague una y otra vez, justificándose o culpándola por su enojo. Solo dile honestamente que Dios te ha convencido de estar enojado y discutiendo. Dile que con la ayuda del Señor puedes cambiar. Dale un beso, y luego ve y pide el perdón de tus hijos y explica a tus hijos cómo Dios te ayudará a cambiar. Cada vez que explote, confiese a los que han sido heridos por su ira. Continúa pidiendo perdón.

Primero reconcíliate. Si no se siente “guiado” para ir y arreglar las cosas con su esposa e hijos, nunca regrese a la iglesia. “Por tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar, y allí te acuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar, y ve, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.” (Mat. 5:23-24)

Gracia a los humildes. Sé humilde; no seas demasiado orgulloso para admitir que eres un hombre enojado. “Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a los humildes. Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El los exalte a su debido tiempo,” (1 Ped 5:5-6)

Tropiezos Este versículo separa a los hombres de los niños, o, en realidad, a los justos de los impíos. ¿Cuál demostrarás ser? “Porque el justo cae siete veces, y vuelve a levantarse, pero los impíos caerán en la desgracia.” (Prov. 24:16). Tropezará incluso después de humillarse y confesar sus fallas pasadas. “Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga.” (1 Cor. 10:12). La única forma de salir victorioso es continuar levantándose y confesar una y otra vez. Cada confesión traerá más humildad; por lo tanto, más gracia abundará. Esto llevará a la victoria sobre esta área de pecado en tu vida.

Compromiso personal: Para deshacerme de mis caminos enojados. “Basándome en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a rechazar la excusa de mi enojo y culpar a otros por ello. Me comprometo a renovar mi mente todos los días y ser un hacedor de la Palabra al dejar de lado mis caminos enojados.”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.