Capítulo 7 Inmoralidades

“No obstante, por razón de las inmoralidades,
que cada uno tenga su propia mujer,
y cada una tenga su propio marido”
—1 Corintios 7:2

ESP_Paperback_Cover-8.25x10.5

Hay tantos hombres que caen en el pecado de la inmoralidad. Los hombres cristianos están cayendo a un ritmo abrumador. La Biblia documenta que este pecado de inmoralidad ha estado plagando a los hombres a lo largo de la historia. ¿Por qué? Veamos las Escrituras para las respuestas. ¿Qué podemos aprender de los que cayeron y de los que permanecieron firmes?

La fundamento, comprada por un precio. El fundamento de nuestra fe y de seguir la Palabra de Dios siempre se reduce a un elemento clave: quiénes somos en Cristo Jesús.  “Porque han sido comprados por un precio. Por tanto, glorifiquen a Dios en su cuerpo” (1 Cor. 6:20).

No tocar a una mujer. “En cuanto a las cosas de que me escribieron, bueno es para el hombre no tocar mujer.” (1 Cor. 7:1).

Pero debido a las inmoralidades. “Por razón de las inmoralidades, que cada uno tenga su propia mujer, y cada una tenga su propio marido.” (1 Cor. 7:2).

Autoridad sobre el propio cuerpo de ella. “Que el marido cumpla su deber para con su mujer, e igualmente la mujer lo cumpla con el marido. La mujer no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino el marido. Y asimismo el marido no tiene autoridad sobre su propio cuerpo, sino la mujer.” (1 Cor. 7:3-4).  Nosotros, como hombres, vemos estos versículos y pensamos: “¡Genial, ahora tengo la prueba que necesito!” Sí, tenemos la prueba escrita de que nuestras esposas deben ser sumisas a nuestros avances, pero ¿qué más nos dice este versículo? ¿Estás cumpliendo y satisfaciendo sus necesidades? ¿Hablas con amor hacia ella constantemente durante el día para que su corazón anhele estar contigo? ¿O debe la intimidad ser su “deber” hacia usted y una carga que debe soportar? “ . . . para santificarla, habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la palabra . . .” (Efe. 5:26).  ¿Has limpiado a tu esposa con palabras amables últimamente?

Falta de autocontrol. “No se priven el uno del otro, excepto de común acuerdo y por cierto tiempo, para dedicarse a la oración. Vuelvan después a juntarse, a fin de que Satanás no los tiente por causa de falta de dominio propio.” (1 Cor. 7:3)

Se ama a si mismo ¿Diría tu esposa que la amas o te amas más? ¿Su propósito en la vida se basa en dar a los demás o conseguirlo por sí mismo? “Así deben también los maridos amar a sus mujeres, como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. . .” (Efe. 5:28).  Si no está satisfecho con su intimidad con su esposa, podría ser porque olvidó una lección importante que Jesús nos enseñó: “Den, y les será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en sus regazos. Porque con la medida con que midan, se les volverá a medir.” (Lucas 6:38). Este es un principio gratificante que debe aplicarse a todas las áreas de su vida.

Sustenta. “ . . . Porque nadie aborreció jamás su propio cuerpo, sino que lo sustenta y lo cuida, así como también Cristo a la iglesia; porque somos miembros de Su cuerpo.” (Ef. 5:29-30) La definición de sustentar es querer, nutrir. ¿Sostienes a tu esposa cariñosamente? ¿La cuidas con tus amables y amorosas palabras?

Ejemplos Bíblicos de Pureza Moral

Daniel era inocente – libre de culpa o pecado. Daniel es un ejemplo de hombre inocente.  Estamos muy al tanto de las continuas pruebas en su vida, pero debido a su inocencia Dios lo libró. “Mi Dios envió Su ángel, que cerró la boca de los leones, y no me han hecho daño alguno porque fui hallado inocente ante El. Y tampoco ante usted, oh rey, he cometido crimen alguno.” (Dan 6:22)

Job no tenía culpa, libre de culpa. Job es un ejemplo de un hombre sin mancha que agradó a Dios. “Y el Señor dijo a Satanás: “¿Te has fijado en Mi siervo Job? Porque no hay ninguno como él sobre la tierra; es un hombre intachable (íntegro) y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.” (Job 1:8). ¿Cuál fue el secreto de la vida sin culpa de Job?

El temía al Señor. “El bendecirá a los que temen al Señor, tanto a pequeños como a grandes.” (Salm 115:13)

Se volvió del mal. “Apartese del mal y haga el bien” (1 Ped. 3:11). Cuando eliminas algo pecaminoso de tu vida, debes reemplazarlo con algo bueno. (Vea también “Armas de nuestra guerra” para obtener más información: “Mi pueblo es destruido por falta de conocimiento” (Os. 4:6).

Por lo tanto, Job fue bendecido por Dios. “Cuán bienaventurados son los de camino perfecto” (Sal. 119:1).

También somos muy conscientes de Job y sus difíciles circunstancias. “Entonces su mujer le dijo: ‘¿Aún conservas tu integridad? ¡Maldice a Dios y muérete!’” (Job 2: 9). Un cónyuge que no apoya, como lo había hecho Job, no debería disuadirnos de estas pautas.

El secreto de Job. ¿Cómo pudo Job mantenerse moralmente puro incluso después de haber perdido todo y estar atado a una esposa contenciosa? “Hice un pacto con mis ojos; ¿Cómo podía entonces mirar a una virgen? . . . Si mi paso se ha apartado del camino, si mi corazón se ha ido tras mis ojos. . . ” (Job 31:1–7). Veamos esto también: “Te protegerán de la mujer malvada, de las palabras seductoras de la mujer infiel.  No la desees en tu corazón por su belleza, no te dejes seducir por sus ojos” (Prov. 6:24–25).

Existe el peligro de hacer contacto visual con aquellos a quienes estamos tratando de evitar. Pero, dices, ¡nunca le he sido infiel a mi esposa! “. . . Pero yo les digo que todo aquel que mira a una mujer para codiciarla ya ha cometido adulterio con ella en su corazón” (Mat. 5:28). ¿Cuántas mujeres crees que has visto desde que te diste cuenta del sexo opuesto? ¿Cuánta pornografía has consumido? Si este es el cordón del pecado que te sostiene, Satanás sabe que puede mantenerte inefectivo en tu caminar Cristiano, mantenerte a ti y a tu esposa en luchas continuas y mantenerte en cautiverio como uno de sus esclavos!

Job dijo: “¿¿No ve El mis caminos, Y cuenta todos mis pasos? Si he caminado con la mentira, y si mi pie se ha apresurado tras el engaño, Que El me pese en balanzas de justicia, y que Dios conozca mi integridad.” (Job 31:4–6). ¿Eres un hombre de integridad?

¿Qué dice Su Palabra sobre el adulterio?

El Adulterio es uno de los Diez Mandamientos. El sétimo mandamiento de los Diez Mandamientos es “No cometerás adulterio” (Éxodo 20:14). En el sétimo capítulo de Proverbios, aprendemos en detalle los caminos de la adúltera. Este capítulo de Un Hombre Sabio también es el número siete. Cuando necesites renovar tu mente, ahora podrás encontrar rápidamente el alimento para tu alma, “para mantenerte alejado de la mujer extraña”.

Dios eventualmente traerá Su ira. “Por lo tanto, considera a los miembros de tu cuerpo terrenal como muertos a la inmoralidad, a la fornicación, la impureza, las pasiones, los malos deseos y la avaricia, lo que equivale a la idolatría. Porque a causa de estas cosas vendrá la ira de Dios ”(Col. 3:5–6). ¡No dice “puede venir”, dice “vendrá”! “Porque conocemos a Aquel que dijo: ‘Mía es la venganza, Yo pagaré’, y otra vez, el Señor juzgará a su pueblo. Horrenda cosa es caer en las manos del Dios vivo”(Hebreos 10:30–31). Si has salido con los pecados ocultos hasta ahora, es solo porque servimos a un Dios misericordioso que te ha dado tiempo para arrepentirte. Si esto te está convenciendo, arrepiéntete ahora, ¡no esperes otro día! “Pues no hay nada oculto que no se haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz” (Lucas 8:17).

La adúltera adula. Esperemos que no hayas caído en el pecado de adulterio. Sin embargo, la Biblia nos advierte que la adúltera está ahí fuera, en las calles, adulando y apelando a nuestros egos. “te librará de la mujer ajena, de la extraña de palabras seductoras . . . ” (Prov. 2:16). “Para que te guarden de la mujer extraña, de la desconocida que lisonjea con sus palabras.” (Prov.7:5). Lo que los hombres necesitamos de nuestras esposas es la edificación. ¿Cuál es la diferencia entre halagador y edificante? Cuando alguien adula, su motivación es obtener algo de esa persona. Quien edifica, o construye, está motivado al dar, sin esperar nada a cambio. Dos mujeres pueden estar diciendo básicamente lo mismo, pero sus corazones son diferentes.

Cuando tu secretaria o compañera de trabajo te adula, ¡cuidado! “Con sus palabras persuasivas lo atrae lo seduce con sus labios lisonjeros. Al instante  la sigue, como va el buey al matadero, o como uno en grillos al castigo de un necio, hasta que una flecha le traspasa el hígado; como el ave que se precipita en la trampa, y  no sabe que esto le costará la vida”(Prov. 7:21-23). Pero, puedes decir: “Esas palabras me hacen sentir muy bien, ¡y no las he escuchado por tanto tiempo de mi esposa!”

Entonces necesitas invitar a tu esposa a una cita. Mientras estés vivo, debes salir con tu esposa al menos una vez por semana. Preguntale a ella; no asumas que vas a salir.  Cortejela a ella durante toda la semana con sus amables y amorosas palabras mientras ambos anticipan la “noche de la cita”.

Asegúrate de tener un plan; no hagas que ella tenga que averiguar qué van a hacer ustedes dos. Tenga en cuenta que no importa a dónde vaya o cuánto dinero gaste; se trata de estar juntos Si a su esposa se le ha privado de ir a algún lugar agradable o si no ha comprado un vestido nuevo en años, anticipe esta necesidad y ofrézcasela antes de que tenga que preguntar (o incluso insinuar). Solo recuerda lo que hiciste hace años para conseguirla; Esto te guiará en cómo mantenerla. Una vez que des de la plenitud de tu corazón, desinteresadamente, volverá a ti. Su motivación no puede ser dar solo para obtener, sino más bien, dar sin esperar nada a cambio.

¿Qué podemos aprender de la Escritura que nos aleje de la adúltera?

Su discurso atrae a los hombres. “Porque los labios de la extraña destilan miel, y su lengua es más suave que el aceite; pero al final es amarga como el ajenjo, aguda como espada de dos filos. Sus pies descienden a la muerte, sus pasos sólo logran el Seol. No considera la senda de la vida; Sus senderos son inestables, y no lo sabe.” (Prov.5:3-6)

Ella usa su discurso para atraer a los hombres a una cierta muerte espiritual. “Con sus palabras persuasivas lo atrae; lo seduce con sus labios lisonjeros. Al instante la sigue com ova el buey al matadero, y no sabe que esto le costará la vida” (Prov. 7:21-23). Muchas esposas cuyos esposos han caído en el pozo de adulterio han informado que advirtieron a sus esposos de la adúltera seductora, ¡pero no escucharon!

Una vez más, es su discurso lo que lleva a un hombre al adulterio. “Para que te guarden de la mujer extraña, de la desconocida que lisonjea con sus palabras.” (Prov. 7:5)

La adúltera causará que un hombre sufra financieramente. “Te protegerán de la mujer malvada, de la mujer ajena y de su lengua seductora. No abrigues en tu corazón deseos por su belleza, ni te dejes cautivar por sus ojos, pues la ramera va tras un pedazo de pan, pero la mujer de otro hombre busca tu propia vida. ¿Puede alguien echarse brasas en el pecho sin quemarse la ropa? Pero al que comete adulterio le faltan sesos; el que así actúa se destruye a sí mismo. No sacará más que golpes y vergüenzas, y no podrá borrar su oprobio.” (Prov. 6:24–33). ¿Cuántos hombres aparentemente inteligentes han encontrado heridas y desgracia de este placer temporal?

Y otra vez Dios dice que el adúltero sufrirá financieramente. “El que frecuenta rameras, derrocha su fortuna” (Prov. 29:3). Muchos hombres piensan que son demasiado exitosos para que esto les suceda. La Palabra de Dios se aplica a todos. Cada hombre finalmente terminará en un colapso financiero. Y los hombres, tu esposa e hijos también sufrirán un colapso financiero. ¡Muchas mujeres de clase media y media alta que están casadas con adúlteros se encuentran en la fila recogiendo cupones de alimentos!

¿Dónde se encuentran la mayoría de los hombres con estas adúlteras? Generalmente se la encuentra o está relacionada con su lugar de trabajo. “Entonces una mujer le sale al encuentro, vestida como ramera y astuta de corazón. Es alborotadora y rebelde, sus pies no permanecen en casa” (Prov. 7:10). “Porque fosa profunda es la prostituta, y estrecho pozo, la mujer ajena. Se pone al acecho, como un bandido, y multiplica la infidelidad de los hombres.” (Prov. 23:27-28).  La adúltera es casi siempre la mujer trabajadora, esté o no casada. La mayoría de los hombres han dejado a sus esposas por mujeres que no son tan atractivas como sus esposas y ni siquiera son su “tipo”. Es sus trabajos lo que los mantiene en estrecho contacto.

Muchas persuasiones. Hombres, cuando compartes tus problemas con otra mujer, ella simplemente te “arrastrará”. A veces se comparte la situación triste de ella y te sientes mal por ella, y una vez más, ella te “atrae”. las persuasiones ella lo seduce; con sus labios halagadores lo seduce. De repente, la sigue, como un buey va a la masacre, o como uno de los encerrados a la disciplina de un tonto. . . ” (Prov. 7:21). Hombres, no necesitas amiga, punto. No importa si nunca te sentiste atraída por ella; ¡No importa si es gorda o demasiado vieja o incluso una perezosa completa!

En los Ministerios de Restauración, hemos visto a cada uno de estos tipos llevar a un hombre aparentemente sano e inteligente a la masacre. Lo diré de nuevo: no tiene nada que ver con mantener conversaciones personales con otra mujer que no sea su esposa, ya sea en persona, por teléfono o por Internet. Es una trampa del diablo que debe evitarse a toda costa, ¡incluso si esto significa encontrar un nuevo trabajo! “Si tu ojo derecho te hace pecar, arráncalo y tíralo; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo sea arrojado al infierno. Y si tu mano derecha te hace pecar, córtala y tírala; porque te es mejor que se pierda uno de tus miembros, y no que todo tu cuerpo vaya al infierno” (Mateo 5:29–30).

La adúltera es engañada para que piense que ella no ha hecho nada malo. “Así es el proceder de la mujer adúltera: Come, se limpia la boca, Y dice: No he hecho nada malo.” (Prov. 30:20). La excusa de la adúltera es que ella es inocente porque el esposo era tan miserable o que no tenía nada en común con su esposa, ¡aunque hayan pasado veinticinco años juntos o criado una casa llena de hijos! Pero Dios dijo: “Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada.” (Prov. 31:30). Si su esposa no está interesada en un tipo de diversión pecaminosa, agradezca al Señor por su esposa; “Ella (debe) ser alabada” (Prov. 31:28).

¡La adúltera es una enemiga de Dios! “¡Oh gente adúltera! ¿No saben que la amistad con el mundo es enemistad con Dios? Si alguien quiere ser amigo del mundo se vuelve enemigo de Dios.”(Santiago 4:4). Los hombres, como Cristianos, no debemos asociarnos con nadie que Dios dice que es un enemigo Suyo.

¡Dios dará tiempo para arrepentirse y luego causará gran tribulación! “Le he dado tiempo para arrepentirse, y no quiere arrepentirse de su inmoralidad. Por eso, la postraré en cama, y a los que cometen adulterio con ella los arrojaré en gran tribulación, si no se arrepienten de las obras de ella” (Ap. 2:21-22). Hemos visto este testimonio a menudo en nuestro ministerio. Los hombres adúlteros están en “gran tribulación”. También hemos visto al menos cuatro casos en los que la mujer adúltera, que no se arrepentía, después de un tiempo se vio afectada por una enfermedad significativa (es decir, lupus, cáncer). Además, conocemos dos casos en los que murió un niño de la mujer adúltera. “A sus hijos mataré con pestilencia, y todas las iglesias sabrán que Yo soy el que escudriña las mentes y los corazones, y les daré a cada uno según sus obras.” (Ap. 2:23). Una mujer perdió a un hijo por lo que los doctores dijeron que era un “parásito”. También conocemos otro caso en el que la mujer adúltera (una profesante Cristiana) continuó persiguiendo con audacia al esposo de otra mujer después de muchas advertencias. Su hijo mayor murió de un tumor cerebral.

El adulterio es una batalla espiritual rabiosa contra la carne. Esta batalla debe ser peleada y ganada en el Espíritu. Por favor lea el Capítulo 5, “Armas de nuestra guerra”, para entender más acerca de la guerra espiritual. Por favor ignora y resiste la tentación de luchar contra esto en la carne. Es una batalla espiritual. Hay que luchar y ganar en el Espíritu.

¿Cómo puedo evitar caer en el adulterio?

¿Qué puedo hacer para protegerme contra el pozo del adulterio? Primero, reconozca que no está por encima de este pecado solo porque no ha caído. “Por tanto, el que cree que está firme, tenga cuidado, no sea que caiga.” (1 Cor. 10:12) ¡Es la mano de Dios y su misericordia que te han salvado hasta ahora! “Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe.” (Ef. 2:8-9)

Un hombre de excelencia, Pablo. “Y esto pido [Pablo]  en oración: que el amor de ustedes abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo discernimiento, a fin de que escojan (aprueben) lo mejor, para que sean puros e irreprensibles para el día de Cristo” (Filp 1:9-10) ¿Qué atribuyó Pablo a una vida excelente, sincera y sin mancha? Fue el verdadero conocimiento y discernimiento.

Conocimiento real. Pablo nos dice que obtengamos un conocimiento real: el conocimiento de lo que es bueno, no la trivialidad por la que el mundo de hoy está tan preocupado, y no el conocimiento del mal que el periódico nos enseña tan vívidamente. Repase las Escrituras, vuelva a leer este capítulo muchas veces, marque su Biblia y oculte la Palabra de Dios en su corazón. “ En mi corazón he atesorado Tu palabra, para no pecar contra Ti.” (Sal. 119: 11, HBLH). Debe ser el tesoro escondido de tu corazón. “En mi corazón he atesorado Tu palabra, para no pecar contra Ti.” (Sal. 119: 11).

Todo discernimiento. Aprendimos de 1 Pedro a “apartarnos del mal” (Esta acción requiere todo discernimiento, que también estudiaremos más adelante en este capítulo).

Puro: sin mancha. Hombres, la mayoría de nosotros también somos padres, y como padres es nuestra responsabilidad ayudar a nuestras hijas a permanecer moralmente puras. La mujer en el Canto de Salomón estaba comprometida con la pureza. Quieres eso para tus hijas, pero ¿no es su esposa, la hermana, la nieta o la sobrina de alguien? Canción de Salomón 6: “sin igual es mi paloma, mi perfecta” Nuestro ejemplo como cristianos, “seguidores de Cristo”, es el mismo Jesús, quien fue descrito como “inocente y sin mancha”.  “Porque convenía que tuviéramos tal Sumo Sacerdote: santo, inocente, inmaculado. . .” (Heb 7:26)

Mujer virtuosa. “¿Quién podrá encontrar una mujer virtuosa?” (Prov. 31:10, NTV). Hoy, la virginidad casi se ha extinguido. Ya que una mujer debe ser intacta, las citas deben no son una opción. Si realiza la investigación, encontrará que cuando las citas se convirtieron en la norma, la moral en nuestro país se desplomó. El noviazgo es un invento del siglo XX. Como padre, reconsidere esta idea de salir a la luz de la fruta podrida que ha resultado de esta práctica peligrosa. Fomente el cortejo y salve las citas hasta después del matrimonio. Además, ten mucho cuidado con los grupos de jóvenes de la iglesia y los campamentos juveniles. La manera más importante de renovar su mente es eliminar la etiqueta “adolescente”. En su lugar, refiérase a su hija como una mujer joven o una joven. Si quieres que crezca adecuadamente, debe pasar su tiempo con su madre, y sus amigas deben ser las amigas de su madre y otras mujeres piadosas. Sin duda, una de las relaciones más importantes es su relación con su hija. ¿Dirías que tienes una relación? ¿Que tan bueno es? ¿Ustedes dos tienen un profundo amor el uno por el otro? ¿Tienes su corazón ahora? Si es así, guárdalo y protégelo hasta que le entregues la mano en matrimonio. Si no tiene una relación cercana con su (s) hija (s), comience ahora a ganar su corazón pasando tiempo con ella, escuchándola y demostrando su comprensión.

Virgen: una mujer intacta. Los sacerdotes en la Biblia debían tomar una virgen debido a lo que la impureza les haría a sus hijos. “Al sumo sacerdote se le permite casarse únicamente con una virgen. . . para que no deshonre a los descendientes de su clan . . .” (Lev. 21:13,15). Hombres, si pretenden tener una herencia piadosa, deben proteger a sus hijas de aquellos que robarían su virginidad y, por lo tanto, robarían su herencia piadosa. ¿Cómo puedes lograr esta enorme tarea en esta época?

Hay muchos libros sobre el tema del noviazgo frente a las citas. Otra forma de obtener el conocimiento que necesitará para guiar a su familia es hablando con hombres cuyas hijas se han mantenido moralmente puras. Ahora, todos sabemos que algunos “parecen” puros; algunos incluso pueden jactarse de su pureza porque aún no han “ido hasta el final”. Dios nos dice que una verdadera virgen está intacta. Tu esposa es probablemente un buen juez; los hombres solemos ser “nevados”. ¿Está asumiendo su responsabilidad de proteger a su hija adecuadamente? Usted es en última instancia responsable! Si su esposa y / o su hija están peleando contra usted por su protección, ¡manténganse firme, ahora! No puede recuperar la virginidad de su hija una vez que se haya ido.

¿Por qué cualquier joven querría una mujer virtuosa? Porque “una mujer virtuosa es una corona para su marido. . . ” (Prov. 12:4 NTV). La NVI lo expresa como: “La mujer ejemplar es corona de su esposo...” (Prov. 12:4). ¿Quieres la Verdad sobre la mujer virtuosa?

Virtud: excelencia. Un ejemplo de una mujer excelente y virtuosa en la Biblia es Ruth: “Y ahora, hija mía, no tengas miedo. Haré por ti todo lo que me pidas. Todo mi pueblo sabe que eres una mujer ejemplar.” (Rut 3:11). ¿Pueden tus hijos esperar encontrar este tipo de esposa? “Mujer ejemplar, ¿dónde se hallará?” (Prov. 31:10). ¿Estás entrenando a tus hijos para que se alejen de la mujer adúltera y la ramera? ¿O su falta de entrenamiento o ejemplo los dejó abiertos a las seducciones de una “Dalilah”? ¿Cuáles son tus esperanzas para tus hijos? ¿Te importa? ¿O estás demasiado involucrado en tu trabajo o deporte?

Llegarán tiempos difíciles. “Pero debes saber (comprender) esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios; teniendo apariencia de piedad (religión), pero habiendo negado su poder. A los tales evita. Porque entre ellos están los que se meten en las casas y se llevan cautivas a mujercillas cargadas de pecados, llevadas por diversas pasiones, que siempre están aprendiendo, pero nunca pueden llegar al pleno conocimiento de la verdad.” (2 Tim. 3:1–7).

¿Es esta una descripción tuya? ¿Has presionado a tu esposa para que viva las maneras pecaminosas del mundo para satisfacer tus deseos? ¿Le has dicho que esto te evitará el adulterio? El mundo nos dice que una esposa debe actuar como una ramera, antes y después del matrimonio. Incluso los libros Cristianos sobre el matrimonio alientan a una mujer a actuar como una ramera o como una “amante”. Esto no nos evitará el adulterio.  Lo opuesto es verdadero. ¿Cómo lo sabemos?

¡Por los frutos! “Por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:16). ¿Cuáles son los frutos de nuestras esposas imitando a las rameras y sus caminos? ¿No hay más hombres en adulterio que nunca? ¿No corre el adulterio incluso en la iglesia? Si nuestras esposas participan en fiestas de lencería, compran en tiendas como Victoria's Secret o se toman una foto en Glamour Shots (para que parezcan posar para Playboy) para tratar de mantenernos y complacernos, entonces están imitando a las prostitutas y sus costumbres. . ¡Incluso Wal-Mart, la tienda totalmente estadounidense, muestra y vende artículos que solo se podían comprar en Frederick´s de Hollywood hace solo unos años! Recordemos: “Oh almas adúlteras, ¿no saben ustedes que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo se constituye enemigo de Dios ”(Santiago 4: 4).

El lecho matrimonial. La próxima vez que tenga la tentación de comprar, o anime a su esposa a comprar una prenda de vestir que usaría una ramera, pregúntese si no la está convirtiendo en una adúltera y a usted por cierta infidelidad. Más bien, elevémonos por encima de aquellos en el mundo, así como aquellos que están siendo engañados en la iglesia. Cuando te comprometes a mantener tu cama sin mancha, Dios te recompensará a ti y a tu esposa con una intimidad más placentera de lo que puedas imaginar. “Sea el matrimonio honroso en todos, y el lecho matrimonial sin deshonra. . . ” (Heb. 13:4). Por supuesto que te vendrán pruebas y tentaciones; pero, si eres firme, la recompensa estará al alcance de la mano.

Advertencia: nunca le digas a tu hijo que mire a una mujer vestida de manera indecente o atractiva; Le estás animando a la lujuria. Incluso si no le dices que mire, él seguirá tu ejemplo; tú ves?  Algunos hombres miran inconscientemente sin siquiera pensar. Hombres, comiencen a pensar en ello y conscientemente aparten la vista.  Da vergüenza a tu esposa si miras a otra mujer, ya sea que esté contigo o no.

La discreción de José. La definición de discreción es la acción basada en precaución. La discreción en el tesauro es: atento, cuidadoso, cauteloso, considerado, discernidor, prudente. Muchos hombres piadosos han caído en el hoyo del adulterio, tanto hoy como en los tiempos bíblicos. Uno de los hombres en las Escrituras que no cayó fue José. Veamos esta situación con la esposa del jefe para aprender “acción basada en la precaución”.

Discernidor y sabio. Debido a la vida de pruebas y tribulaciones de José, él adquirió discernimiento y sabiduría.  “Y Faraón dijo a José: “Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan prudente ni tan sabio como tú.” (Gen 41:39)

“Sucedió después de estas cosas que la mujer de su amo miró a José con deseo y le dijo: ‘Acuéstate conmigo.’ Pero él rehusó y dijo a la mujer de su amo ‘. . .¿cómo entonces, podría yo hacer este gran mal y pecar contra Dios?’” (Gen. 39:7-9). José pudo discernir que el pecado siempre está contra Dios. David recordó esto después de su pecado de adulterio. “Contra ti, contra ti, solo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos, de manera que eres justo cuando hablas, y sin reproche cuando juzgas” (Sal. 51:4). Si crees que tu esposa merece tu infidelidad debido a su frialdad o porque nunca puedes llevarte bien, piensa otra vez: “Contra Dios, solo Dios” ¡has pecado!

“Pero, un día sucedió que él entró en casa para hacer su trabajo, y no había ninguno de los hombres de la casa allí dentro” (Gen. 39:11). Billy Graham ha declarado que nunca está solo con otra mujer, ¡punto! Él dice que a veces es bastante difícil, pero vale la pena el problema o inconveniente que causa. Nunca está solo en un automóvil, solo en su oficina, o solo en un restaurante con una mujer. Una vez dijo que se le había asignado a una mujer que lo recogiera en el aeropuerto para asistir a uno de sus discursos. Llamó a la iglesia para ver si se podían hacer otros arreglos. Cuando no pudieron, tomó un taxi. Tal vez sientas que esto va a ser extremo, pero la prueba está en los frutos. ¡No le encantaría a Satanás destruir el ministerio de este hombre de la manera en que ha destruido a tantos otros! ¿Cuántos pastores se han escapado con uno de sus rebaños? ¿Cuántos hombres se han ido con sus secretarias? ¡Vamos, hombres, esto es la guerra! Cúbrase; ¡No dejes tu guardia baja y a tí mismo abierto para un ataque!

“Entonces ella tomó a José de la ropa, y le dijo: “¡Acuéstate conmigo!” Pero él le dejó su ropa en la mano, y salió huyendo afuera.” (Gen 39:12) “Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo.” (1 Cor 6:18).  ¡Hombres, no esperen hasta que deban salir desnudos, literal o en sentido figurado! Cuando te encuentras con una situación que podría convertirse en un problema, ¡huye! Este no es el momento de mantenerse firme. Muévete, consigue otro trabajo, pide una transferencia o despídela. Si no lo haces, estás cometiendo un terrible error.

“Cuando ella vio que él había dejado su ropa en sus manos y había huido afuera, llamó a los hombres de su casa y les dijo: “Miren, Potifar nos ha traído un Hebreo para que se burle de nosotros; vino a mí para acostarse conmigo, pero yo grité a gran voz. Cuando él oyó que yo alzaba la voz y gritaba, dejó su ropa junto a mí y salió huyendo afuera.” Ella dejó junto a sí la ropa de José hasta que su señor vino a casa. (Gen 39:13) Si te acuestas con otra mujer, o si te estas a punto de acostarte con otra mujer, algún día, de alguna manera, se lo contará todo a las demás.

En los Ministerios de Restauración, hemos escuchado numerosos relatos de la adúltera que llama a la esposa para contarle cada pequeño detalle pervertido. Esto usualmente sucede cuando el esposo está tratando de romper con su pecado de adulterio; La adúltera se siente rechazada y responde de esta manera. (¿Se ha dado cuenta de que este manual nunca ha llamado al adulterio una “aventura”? El adulterio no es una aventura; la palabra “aventura” connota una fiesta. Esta no es una fiesta, no para nadie involucrado. El adulterio es un pecado que trae gran dolor y destrucción a la vida de todos los involucrados. También destruye el testimonio Cristiano al burlarse de Dios y de su Palabra si el adúltero se ha proclamado Cristiano.)

“Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; cualquiera que la toque no quedará sin castigo. . .” (Prov. 6:29) “El que comete adulterio no tiene entendimiento; El que lo hace destruye su alma. Heridas y vergüenza hallará, Y su afrenta no se borrará. Porque los celos enfurecen al hombre, Y no perdonará en el día de la venganza. No aceptará ningún rescate, Ni se dará por satisfecho aunque le des muchos presentes.” (Prov. 6:32-35)

La discreción (definida como prudencia, prudencia exigente) es ciertamente lo que se necesita. Dios nos dice que si carecemos de discreción, podemos adquirirla leyendo el libro de Proverbios. “[Los Proverbios]. . . dar a los simples prudencia, y a los jóvenes conocimiento y discreción” (Prov. 1:4). Lee los Proverbios a diario, un capítulo cada día del mes (por ejemplo, el día doce del mes, lee el capítulo doce de los Proverbios).

Y al tener discreción, está protegido. “La discreción velará sobre ti, El entendimiento te protegerá, para librarte de la senda del mal. . .” (Prov. 2:11–12).

La discreción es también el salvavidas de tu alma. “Hijo mío, no se aparten estas cosas de tus ojos; guarda la prudencia y la discreción, Y serán vida para tu alma Y adorno para tu cuello. Entonces andarás con seguridad por tu camino, Y tu pie no tropezará. Cuando te acuestes no tendrás temor, Sí, te acostarás y será dulce tu sueño” (Prov. 3:21–25).

La base para la discreción es la sabiduría y la comprensión. Cuando las hayas obtenido, podrás utilizar la discreción. “Hijo mío, presta atención a mi sabiduría, Inclina tu oído a mi prudencia, para que guardes la discreción y tus labios conserven el conocimiento” (Prov. 5:1-2)

Si he caído en adulterio, podré ser perdonado por complete?

¿Qué dijo Jesús? Jesús dijo a la mujer sorprendida en adulterio: “¿Ninguno te ha condenado? . . . Yo tampoco te condeno; vete y desde ahora no peques más ” (Juan 8:10–11). El pecado, cualquier pecado que sea confesado y verdaderamente arrepentido, será perdonado por Dios. Jesús pagó el precio por todos nuestros pecados yendo a la cruz. Pero recuerda, Jesús no solo perdonó, sino que también dijo: “De ahora en adelante, no peques más”.

No se apresure a juzgar a otros hombres que están luchando o han caído. Jesús también dijo a las personas que querían que esta mujer en el adulterio fuera castigada: “El que de ustedes esta sin pecado,  sea el primero en tirarle una piedra” (Juan 8:7). ¿Estás sin pecado? ¿Estás listo para lanzar la primera piedra a los demás porque no has cometido adulterio físicamente? “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la Verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8). Como hemos visto, la verdad es que la mayoría de nosotros hemos cometido adulterio a la luz de las Escrituras: “Todos los que miran a una mujer para codiciarla han cometido adulterio”.

Cuando Dios se refiere a los adúlteros y fornicarios, dice: “Y esto eran algunos de ustedes; pero fueron lavado, pero fueron santificados, pero fueron justificado en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios ” (1 Cor. 6:11).

Lo más importante es el arrepentimiento. Arrepentirse significa alejarse del mal y hacer el bien. La mayoría de los hombres permanecen en el pecado de adulterio porque están demasiado profundo. De alguna manera se sienten responsables de la mujer adúltera. ¡Muchas veces son más leales a ella que a sus propias esposas y familias! Aquí hay una explicación bíblica para este comportamiento: “De sus propias iniquidades sera presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado” (Prov. 5:22). Muchos hombres intentan alejarse de su situación inmoral, pero las cuerdas pecaminosas de la lujuria y el egoísmo los sostienen. “Y no participen en las obras estériles de las tinieblas, sino más bien, desenmascáren. . . Pero todas las cosas se hacen visibles cuando son expuestas por la luz. . . ” (Ef. 5:11–13).

Para librarse del pecado, debe exponerlo a la luz, la luz de las Escrituras y la luz de la Verdad. Tu lealtad debe ser hacia el Señor y hacia la esposa de tu juventud. Pero ¿qué pasa con la otra mujer que básicamente has usado? ¿Qué supones que diría tu esposa que hagas con tu adúltera? Debes romper todo contacto con ella, ¡para siempre! Probablemente fuiste muy grosero y poco amable con tu esposa cuando te engañaron para que pensaras que ya no la querías. ¡Tienes que ser igual de firme con la adúltera y cortar la situación inmediatamente! No vuelvas a encontrarte o hablar de nuevo; Aléjate de cualquier conversación y cuelga cuando escuches su voz. Si no te arrepientes y lo manejas de esta manera, caerás una y otra vez. ¡Levántate y sé un hombre de Dios ahora o probablemente pagarás el precio por tu pecado y la falta de agallas en el infierno!

“No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien” (Rom. 12:21). Dios le pidió específicamente a Su profeta Oseas que se volviera a casar con su esposa Gomer, incluso después de que ella fue descaradamente infiel con él. “Porque ella no es mi mujer, y yo no soy su marido. . . Entonces ella dirá: ‘Iré y volveré a mi primer marido, porque mejor me iba entonces que ahora’. Entonces el Señor me dijo [Oseas]: ‘Ve otra vez, ama a una mujer amada por otro y adúltera’” (Oseas 2:2–3: 1). Dios usó la historia de Oseas y Gomer para mostrar su compromiso con los suyos. Esta historia de amor de Oseas y Gomer está escrita en forma de historia en Cómo Salvar su Matrimonio usted Solo. (Ver la lectura recomendada.)

Otro ejemplo se encuentra en Lucas 15:30. El hijo mayor le dijo a su padre, “. . . Pero cuando vino este hijo tuyo, que ha consumido tus bienes con rameras, mataste para él el becerro engordado” (Lucas 15:30). El padre le dijo a su hijo mayor: “Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque éste tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido hallado” (Lucas 15:32). Hay un verdadero perdón para ti si has sido infiel, ciertamente de parte de Dios y, finalmente, de tu esposa. Si no está experimentando el perdón, debe asegurarse de haber sido humilde en su arrepentimiento y de haber puesto su capacidad para vencer este pecado con Su fuerza. Tu parte es ser obediente al romper la relación y mantenerte alejado de cualquier contacto con la adúltera. Si esto significa mudarse, cambiar de trabajo, o lo que sea, ¡hazlo!

¿Puedo volver a confiar en mí? No. Dios dijo que confiara en Él y solo en Él. “Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza. . . Bendito es el hombre que confía en el Señor y cuya confianza es el Señor ” (Jer.17:5–7).

¿Qué puedo hacer para trabajar con Dios? “Jesús mirándolos, les dijo: ‘Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible’” (Mat. 19:26). Aquí hay una fórmula bíblica que puede ayudarte a combatir la tentación. “Velen y oren para que no entren en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil” (Marcos 14:38). Dios puede permitir que muchas pruebas entren en nuestras vidas, para estar seguros, pero cuando Dios sana, se termina. Sin embargo, ten en cuenta que si siembras la carne, cosecharás la carne. “Porque el que siembra para su propia carne, de la carne segará corrupción, pero el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna” (Gál. 6:8). Las bendiciones espirituales no tienen tristeza añadida a ellos: “La bendición del Señor es la que enriquece, y Él no le añade tristeza con ella” (Prov. 10:22).

Compromiso Personal: Ser constantemente consciente de las posibles trampas de la inmoralidad en mi vida. “Basado en lo que acabo de aprender de la Palabra de Dios, me esfuerzo por ser moralmente puro. Eliminaré elementos que me harían tropezar. Y lo que es más importante, me alejaré de las situaciones de las que debo huir, independientemente de los problemas o inconvenientes que pueda causar y de lo que piensen los demás.”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Curso 2: UHS "Un Hombre Sabio”. 

Cuanto más vierta su corazón en estos formularios, más Dios y nosotros podremos ayudarlo. Estos formularios de la lección se envían a su Equipo de Ministerio para que las lea y le ayuden a evaluar su progreso, ore por usted y más adelante, para que su Ministro de Compañerismo determine a quién elegir para su Compañera de Animo cuando comience la Reconstrucción.